Jueves, 26 de mayo de 2022

Religión en Libertad

Esta mujer, auténtica influencer en Instagram, muestra cómo es una familia cristiana

Irene tiene 10 hijos y dice ser «una madre normal»: «Debemos reivindicar la belleza de lo cotidiano»

Irene e Israel con sus diez hijos
Irene e Israel tienen 10 hijos además de Nazaret, que falleció poco después de nacer. En la imagen la familia celebra la confirmación de uno de los hermanos

ReL

Irene Alonso tiene 10 hijos además de Nazaret, que falleció minutos después de nacer, pero pese a tener una familia tan numerosa se considera “una madre normal”. Precisamente, este es el objetivo que se ha marcado como instagramer, con casi 80.000 seguidores en esta red social. Muestra al mundo que no es ninguna heroína y que tener una familia numerosa no tiene por qué ser algo extraordinario o destinado a superhéroes.

Esta madrileña ha publicado un libro donde habla de la realidad de su familia y se titula Soy una madre normal (Ciudadela) ahondando en ese concepto que pretende mostrar a través de las redes sociales.

En una entrevista en ABC explica los motivos por los que se considera una madre normal: “pues en que no llego a todo, ¡como todas las madres! Llevo a los niños al cole, paso noches sin dormir, hago comidas, llevo citas de médicos, cambio pañales, limpio vómitos... Es decir, lo de todas las madres, con la diferencia de que lo hago para más gente. Hay que destacar lo bueno que tiene 'lo normal' porque parece que estamos en una sociedad en la que hay que destacar por lo bueno o por lo malo. Debemos reivindicar la belleza de la normalidad, de lo cotidiano, que es lo que hacemos la mayoría de nosotros”.

Los diez hijos que tiene Irene son ciertamente algo extraño a día de hoy. Pero insiste en que no se siente ni una valiente ni alguien que esté por encima de otras madres. En su opinión, “esta generosidad nace del agradecimiento. Veo que tengo una vida estupenda. Somos católicos y vivimos nuestra fe día a día. Hay tantas cosas tan estupendas, como los hijos que no son un adorno ni una carga en mi vida... ¿Cómo no voy a recibirlos si es lo que Dios quiere para mí? Yo lo recibo como una gracia, un don. Estoy muy agradecida. Es un don increíble”.

Irene Alonso, con algunos de sus hijos

Profundizando en esta idea, esta madre instagramer hablaba en Hacer Familia de los problemas que muchas familias observan a la hora de tener hijos. “Yo entiendo que es súper difícil.  A nosotros nos mueve algo que es mucho más potente que cualquier problema económico, de conciliación o laboral. Nosotros tenemos nuestra base de nuestra fe, que es mucho más potente que todo esto. Entiendo los miedos, pero, de verdad, os prometo que nosotros hemos vivido situaciones totalmente diversas económicamente hablando, laboralmente hablando, hemos estado arriba y abajo, y siempre hemos tirado para adelante. También con la confianza que tenemos un Padre que cuida de nosotros, pero de verdad, que no sea excusa, que hay soluciones siempre, que te organizas, que yo me organizo mejor con diez que con uno, os lo prometo, y que es una hermosura tener una familia grande. Cuando te ves inmersa en ella te das cuenta de que nada de lo que te preocupaba era tan importante y que vas saliendo con una facilidad asombrosa”, explicaba.

Sobre el aspecto más concreto de su fe, esta madre de 10 hijos señalaba que “Dios está muy presente en nuestra familia, en nuestras conversaciones y en nuestro día a día, entre nosotros  con nuestros hijos, como algo muy natural. Para nosotros no es ir a Misa el domingo y ya está. O lo vives, o no lo vives. No se trata de ser medio monje ni de hacer cosas raras, sino de la alegría de saber que hay Uno que nos cuida y que siempre está con nosotros. Y eso sucede aunque no lo veas o no seas consciente permanentemente”.

En consecuencia, esta faceta de su vida que muestra también en sus redes sociales ha servido también en muchas ocasiones para ayudar a otras personas. De este modo, contaba que su familia había llegado “a muchos corazones, personas que han vuelto a rezar después de ver algún comentario, conversaciones profundas… Este tema lo trato con mucha normalidad en mi cuenta, sin necesidad de andar predicando todo el día. Quiero mostrar la vida de una familia que tiene un poquito de fe, que vive con Cristo en medio”.

Nada de lo que cuenta podría hacerlo sin la ayuda de su marido, Israel. Un matrimonio fuerte y unido es fundamental. E Irene tiene su opinión particular, que relata en ABC:  “A mí, en este asunto, siempre me ponen verde, pero mi marido es más importante que mis hijos. Mis hijos llegaron un día, y algún día se marcharán y yo seguiré con mi marido. A la única persona que he elegido en mi vida es a él, pero para mí es fundamental. Al final, el cimiento de la familia es el matrimonio y hay que tenerlo fortalecido: la comunicación, estar juntos, buscar tiempo para estar solos, ser un poco novios toda la vida..., es fundamental. Si nosotros dos estamos bien, alrededor puede pasar lo que sea porque podremos con todo. Por eso es importante trabajar para estar fuertes los dos juntos”.

Irene, con su marido Israel y una de sus hijas

En estos años no le han faltado pruebas a esta familia, algunas de ellas muy duras. Su tercer hijo nació muy prematuro y llegó a estar en la UCI. Pero el acontecimiento más duro fue la muerte de Nazaret, que murió unos minutos después de nacer.

Irene cuenta que “su muerte fue un hito. Es un shock para la vida, para la familia. Aún así, pienso que es algo precioso tener un hijo en el cielo, yo lo digo siempre. Un hijo quiere estar con su mamá y el día que yo esté con ella, el encuentro va a ser la pera limonera. Pero es muy duro porque no estamos preparados para esto. Nunca piensas que un embarazo vaya terminar así, y menos siendo un caso tan raro como que naciera enferma de cáncer. Sientes que no es tu vida, que no te está pasando. Nunca pensábamos que algo así podría ocurrir. El día que enterramos a nuestra hija nos dimos cuenta de que qué mejor que acoger a nuestros hijos, los que Dios quiera, como una bendición. Te das cuenta de que la vida no te pertenece. Pensamos que lo controlamos todo, pero no es así. Se supera con mucho amor de la familia y con mucha oración”.

Religión en Libertad contó en su momento el testimonio en profundidad de Irene sobre la muerte de Nazaret y cómo este acontecimiento de sufrimiento de manera paradójica salvó a su familia.

Este es el último que decía esta madre al relatar el papel de la pequeña Nazaret: “mi hija murió, sí. Pero como consecuencia de aquello, nacieron Yago, Francisco, Mateo, Israel, Esteban... Ellos lo saben, y hablan de su hermana con naturalidad, y cuentan con ella cuando la necesitan, y cada día la tenemos presente. Mi marido y yo nos queremos…con nuestras crisis y nuestros problemas, pero gracias a aquello, sabemos que, si se pide, se tienen fuerzas para superar hasta lo más impensable. Ella llegó a una familia destruida, y dejó una familia unida. Su vida vale. Su paso por este mundo fue indeleble”.

Puedes leer aquí el testimonio íntegro que ofreció Irene Alonso 

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda