Lunes, 26 de septiembre de 2022

Religión en Libertad

L'esprit de l'escalier

Escalera.
"L'esprit de l'escalier [El espíritu de la escalera]" es una expresión francesa para referirse a la sensación que se tiene al abandonar una conversación de que se dejaron cosas importantes por decir. Foto: Yura Lytkin / Unsplash.

por Enrique García-Máiquez

Opinión

Como aspiro a espiritual, soy muy poco espiritista. Sin embargo, hay un espíritu que sí se me aparece: el de la escalera. Tiene nombre francés, porque es su lengua materna. Los franceses, muy de salones literarios, acuñaron esa expresión cuando, al salir del sarao, bajando la escalinata, se les ocurría lo que tendrían que haber dicho antes pero no se les pasó por la cabeza.

A mí el espíritu de la escalera me acaba de poner una zancadilla que casi acabo rodando en el rellano, de la rabia que me ha dado. Estaba en unas jornadas sobre el debate público en España. Antes de mí, el profesor Armando Zerolo, gran experto en el vizconde de Chateubriand, había subrayado debates serios que, en una sociedad tan debatiente como la española, sin embargo no tenemos. Puso el ejemplo dramático de la epidemia de soledad. Jóvenes que se sienten aislados, ancianos a los que nadie escucha, maduros que vamos de nuestra introspección a nuestros asuntos, agobiados de trabajos y eventos, sin tiempo para pararnos y charlar, etc. Todo eso deviene en crisis personales, en trastornos alimentarios, en depresión e, incluso, en unas tasas de suicidio que deberían hacer saltar todas las alarmas.

Después, yo hablé del relativismo y de cómo, aunque debería servir en teoría para facilitar la convivencia y el debate público, los hace imposibles. A la larga, produce cancelaciones y boicots. La razón, resumida: la falta de razón. Si no dejamos que la verdad sea la que decida qué argumentos y propuestas son más valiosos, se impone la imposición. Pero yo entonces tendría que haberme vuelto a la brillante denuncia de Zerolo y coger su guante.

Entre las causas de la epidemia de soledad están lógicamente la tecnología que te une al lejano y te aleja del prójimo, la sobreestimulación paralizante, el oxímoron de la realidad virtual, etc., pero también la incomunicación que produce el relativismo. Si nada de lo que diga nadie se puede discutir ni puede afectarme porque lo que yo digo también es estanco, creamos una sociedad de burbujas opinadoras que se evitan con mucho cuidado ni rozarse. ¡No vayamos a explotar! Consecuencia inmediata: la soledad.

Esos pellizcos y cachetes que a veces damos a los que queremos, y nos dan, o una palmadita en el culete, o un empujoncillo… nos quieren decir que los límites entre el cariño y la riña son sutiles y porosos. ¿Quieren querer a alguien? Discútanle. Peleémonos, por caridad.

Publicado en Diario de Cádiz.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda