Domingo, 26 de septiembre de 2021

Religión en Libertad

Las monjas deciden quedarse en Afganistán pese al gran peligro y la marcha de las tropas extranjeras

En Kabul, los atentados y explosiones son un problema diario
En Kabul, los atentados y explosiones son un problema diario

ReL

Tras dos décadas con presencia de tropas extranjeras para intentar frenar la violencia, Afganistán se queda sin tropas internacionales y con el temor de que los talibán tomen en el poder y el caos se apodere de este país tan inestable. Y pese a todo hay unas religiosas que han decidido quedarse.

"En Afganistán, la violencia es la norma y la situación empeora día a día”, este es el dramático el testimonio de sor Shahnaz Bhatti, una religiosa paquistaní que lleva varios años viviendo en la capital afgana. En Kabul, a dos décadas del inicio de la misión encabezada por EEUU que se suponía traería paz y democracia, “la sangre corre por las calles como si fuese agua”.

Tal y como recuerda Asia News, el 11 de septiembre los últimos soldados estadounidenses dejaron el país: el acuerdo firmado el año pasado por Washington y los talibanes en Doha preveía la retirada de las fuerzas militares extranjeras a cambio del cese de los atentados terroristas; los militares islamistas afganos también se habían comprometido a no dar refugio a agrupaciones yihadistas como al-Qaeda. Sin embargo, se han vuelto cotidianas las noticias sobre bombas y homicidios de funcionarios, periodistas, abogados e incluso de trabajadores sanitarios, estudiantes y sobre todo, colegialas.

“Además de la violencia, lo que azota al pueblo es la pobreza: el desempleo está por las nubes y para vivir, la gente se ve obligada a mendigar”. El relato forma parte de una entrevista que será publicada en el próximo número de Mondo e Missione. Quien habla es una religiosa de 45 años, hermana de la Caridad de Santa Juana Antida. Ella trabaja en un Centro de Día para niños con discapacidad mental, un establecimiento que surgió gracias a la labor de la asociación Por los Niños de Kabul (Pro Bambini di Kabul, PBK), que fue fundada para responder al llamado a “salvar a los niños afganos” que lanzó el Papa Juan Pablo II en su discurso de Navidad del 2001.

Es la única escuela de este tipo en todo Afganistán y junto con sor Shahnaz trabaja como administradora sor Teresia Crasta, de 50 años. La hermana Teresia es india y pertenece al Instituto de la Virgen Niña, se encuentra en el país desde 2018 y es la actual directora del establecimiento.

El Centro PBK acoge a 50 niños de entre 6 y 12 años con retrasos en el desarrollo y algunos con síndrome de Down. "Nuestro objetivo es desarrollar su potencial y, cuando sea posible, permitir su inclusión en el sistema educativo", explica sor Teresia. "Estos niños pertenecen a familias muy pobres, que no tienen medios para cuidarlos. En Afganistán, los niños suelen sufrir traumas en el vientre materno y no es raro que nazcan con problemas, malformaciones o algún tipo de discapacidad”.

La obra de Pro Bambini en Kabul

Los alumnos proceden de barrios "donde no pasa un día sin que haya una explosión", dice sor Shahnaz. "A pesar de los riesgos, decidimos no instalarnos en la zona verde, más segura, porque queríamos vivir entre la gente común y corriente". Los profesores y el personal de la escuela, que es gratuita e incluye el almuerzo para los niños, son todos afganos.

"La pandemia de coronavirus impuso algunos periodos de cierre, pero nunca hemos dejado de asistir a nuestros niños y a las familias más necesitadas del barrio: proporcionamos alimentos, ropa, libros escolares, medicamentos y artículos de higiene". Durante muchos años, las organizaciones internacionales nos han apoyado con sus donaciones para brindar estas ayudas, pero ahora "nos están dejando solos", explica la religiosa.

Las hermanas no ven una mejora en la condición de las mujeres: "En lo que respecta a la situación de las mujeres, es cierto que hoy las niñas pueden ir a la escuela, pero no en las zonas controladas por los talibanes. Es más, incluso en la ciudad, en el último periodo, las colegialas se han convertido en el blanco privilegiado de atentados".

A pesar de todo, "las mujeres ya son y quieren ser una parte cada vez más activa de la sociedad, especialmente las más jóvenes, que podrían contribuir al crecimiento del país. Lo mismo sucede con muchos jóvenes afganos llenos de buena voluntad y recursos". PBK ha lanzado un programa de becas de estudio para apoyar a algunos de estos jóvenes.

Pero el escenario político parece sombrío. La posibilidad de un gobierno dirigido por los talibanes asusta a quienes han trabajado por una sociedad más liberal y democrática. Y existe el riesgo de un nuevo conflicto civil. "Estamos muy preocupadas", reconocen las dos religiosas, que, sin embargo, se proponen redoblar sus esfuerzos: a partir del próximo ciclo lectivo, el número de alumnos aumentará a 60.

Mientras todos abandonan Afganistán, una nueva monja llegará al Centro PBK en las próximas semanas. "Vivimos el día a día, con serenidad. Como decía San Francisco, predicamos el Evangelio sin usar palabras. Fuera de nuestra casa no podemos profesar nuestra fe, pero todos saben que somos cristianas, nos respetan y aprecian el modo en que acogemos a quien necesita ayuda. Tenemos muchos amigos aquí; y en todo lo demás, nos encomendamos a Dios".

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda