Miércoles, 28 de octubre de 2020

Religión en Libertad

La joven Josephine Martin Tamras, un año presa de los yihadistas

Secuestrada por Estado Islámico, le pidieron abrazar el Islam: respondió con la señal de la cruz

La familia de Josehine y Caroline, cristianos del valle del río Khabur, feliz al reunirse tras un secuestro de un año en manos de yihadistas
La familia de Josehine y Caroline, cristianos del valle del río Khabur, feliz al reunirse tras un secuestro de un año en manos de yihadistas

AsiaNews / ReL

“Era terrible, no sólo por la pérdida de la libertad. En cada momento corríamos riesgo, víctimas de la maldad de ellos, prisioneros preparados para ser asesinados; trataban también de imponernos sus extraños credos. Pero lo que es peor, es que estábamos obligados a vivir en un ambiente que no nos pertenece. La oración era la única cosa que nos daba la fuerza para seguir adelante y creer".

Es el dramático testimonio, confiado a la agencia misionera AsiaNews, de Josephine Martin Tamras, joven cristiana asiria que durante un año estuvo secuestrada con otros cristianos por los yihadistas de Daesh en Siria. Después de un año, fueron liberados cuando se pagó un gran rescate por ellos.

La muchacha era parte del grupo de cristianos secuestrados por Estado Islámico en las aldeas del río Khabur, más de doscientos treinta cristianos -hombres, mujeres, niños, ancianos- que vivían en la región de Al-Hasakah, en el nordeste de Siria.

Su madre, colaboradora de Cáritas
Josephine es hija de una colaboradora de Cáritas de la región de Hassakeh, Caroline Hazkour. También fueron secuestrados su marido, tres hijos, el suegro y otros familiares. Caroline vivió meses de angustia y terror, pero siempre recibió el apoyo de sus colegas de Cáritas y se dio fuerza gracias a la fe. Hace pocas semanas, el 22 de febrero de 2016, a un año exacto del inicio de la pesadilla, pudo abrazar a sus seres queridos.

La joven Josephine ha querido explicar su experiencia en manos de Daesh. “No usaron la violencia física contra mí- cuenta la joven- pero los sufrimientos psicológicos que nos han infligido son mucho peores. Por ejemplo, uno de los jefes vino un día y eligió a una joven asiria, que tenía menos de 16 años, como su esclava. El hombre tenía más de veinticinco años más que ella. Y todavía hoy, no sabemos qué le sucedió a esta joven. Este es uno de los ejemplos de lo que hemos presenciado” en manos de los yihadistas.

Debilitarles y convertirles al Islam
El objetivo de ellos, continúa Josephine, “era convertirnos” y para hacerlo usaban “las armas y trataban de debilitarnos” desde el punto de vista psicofísico. “Para ellos fue un shock –agrega- cuando dije que jamás abandonaría mi fe e hice la señal de la Cruz delante de ellos, invocando el poder del Espíritu Santo para que me sostuviese y me diese la fuerza hasta el final”.

La reacción de la joven para los yihadistas fue “un acto de blasfemia” que “merecía la ejecución”, pero Josephine no se dejó atemorizar porque “siempre sentía que Dios me estaba protegiendo”.

“Cuando hacíamos preguntas nos respondían siempre con nuevas mentiras. Incluso cuando íbamos en el autobús que nos llevaría a casa, no sabíamos nada sobre nuestro destino”, recuerda.

Aprender a esperar y confiar en Dios
“Esta experiencia me ha marcado mucho; me ha enseñado a tener paciencia, a tener firme la fe en el corazón, especialmente cuando se está sola. De hecho, enseguida me separaron de mis hermanos y de mi padre, porque según ellos, los varones y las mujeres deben estar separados y divididos”.

La lejanía de la familia, prosigue, “me ha enseñado a ser independiente en todo, a pedir a Dios la sabiduría para salir indemne de esta tempestad”. Una experiencia que “me ha transmitido aún más el valor del amor incondicional que ya había experimentado a través de mi trabajo en Caritas”, en el cual se trabaja para las personas “sin distinción de sexo, raza, secta o religión”.

Y no obstante la terrible experiencia, concluye, “siento que no odio a nadie, no deseo venganza y rezo para que pueda siempre encontrar el camino que conduce al Señor”.

La madre se salvó por casualidad
La experiencia del secuestro también marcó profundamente a la madre de Josephine, Caroline Hazkour, directora del centro Caritas de Hassakeh, que sólo por pura casualidad no fue raptada también ella la noche del 22 de febrero de 2015. Habría tenido que volver al pueblo de Tel Jazireh, pero siguiendo el consejo de unos colegas se quedó en Hassakeh.

Siguió trabajando en Caritas con la sonrisa en su rostro y el mismo entusiasmo de antes. “Esta experiencia-cuenta a AsiaNews- me hizo comprender la fuerza del Evangelio”, cuando Jesús está en el mar en medio de la tempestad con sus discípulos y éstos le piden que los salve. Jesús los reprende por su poca fe. “Saqué fuerzas de estas palabras y decidí tener paciencia, continuando con amor mi trabajo, estando segura de que Dios estaba conmigo”.

“Rezar y vivir el Evangelio- explica- era el único modo para superar este tormento, más allá del miedo y del dolor, siempre he advertido una paz profunda en mi corazón, sabía que no debía tener miedo, porque Jesús estaba conmigo”.

Recordando el Jubileo de la Misericordia proclamado por el Papa Francisco, esta responsable de Caritas subraya que “la misericordia tiene un valor enorme para nosotros, porque cuanto está sucediendo en Siria es el resultado de una política contaminada que produce guerras y muertes”.

Siria tiene una enorme necesidad de misericordia, advierte, “sea que provenga de Dios, o que venga de los hombres. Muchos me han preguntado si tenía sentimientos de venganza hacia aquellos que le hicieron tanto mal a mi familia- cuenta- y que han arrasado con todos los recuerdos de mi infancia (la casa fue destruida por los milicianos, como también la iglesia del pueblo). Pero mi respuesta es que si encontrase a uno de ellos, mi objetivo no sería la venganza, porque estas personas no conocen ni la ley divina ni las reglas que determinan la convivencia civil…”.

La familia se ha reunido
Ahora que la familia volvió a la casa y todos los parientes están bien, su objetivo es garantizar un futuro a los hijos partiendo justamente del estudio universitario, de la escuela, de la educación. “He alquilado un apartamento- agrega- para recibir a toda la familia, porque ahora somos evacuados en toda sentido, como mucha gente del país que perdió la casa propia”.

Lo que ahora cuenta es ayudar a la familia a superar el trauma vivido, en particular el marido, que “estaba entre quienes se vistieron con la divisa naranja (que Estado Islámico reserva para los condenados a muerte) y ha vivido en primera persona la ejecución de tres amigos suyos.

Negociar con terroristas...dando Biblias
“Mientras mis familiares estaban prisioneros, tuve que negociar en primera persona su liberación con uno de los terroristas. Con él entablé una discusión acerca de la religión, incluida la fe cristiana y traté de explicarle qué es el cristianismo. Por eso, le regalé cinco copias de la Biblia explicada, para introducirlo en la fe cristiana y hacerle entender nuestro acercamiento en la paz”.

Cuanto está sucediendo en Siria, afirma, es “una conspiración del exterior, para difundir el caos, para hacer escapar a los cristianos y para desarraigar la presencia de la región así como el rol de la Iglesia de la historia de esta nación”.

La mitad de los cristianos han huido
Hasta marzo de 2011, cuando se inició la revuelta contra el presidente Bashar al-Assad, que se transformó con el tiempo en una guerra sangrienta, en Siria vivían casi unos 40.000 cristianos asirios, junto a 1,2 millones de cristianos de otras denominaciones. Se calcula que hoy quedan en Siria menos de la mitad de todos ellos.

Caroline recuerda que en el pasado Siria “era un ejemplo de coexistencia y hermandad entre todas las religiones” y espera que pueda volver a ser “como antes”. Al final, Caroline quiere dirigir un agradecimiento al Papa por su cuidado y por la atención hacia su país y sus habitantes. “Espero poder encontrarme con él - se augura- este es el sueño mío y de mi familia”.
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sólo si tu nos ayudas podremos continuar haciendo noticias como esta

DONA AHORA