Sábado, 04 de julio de 2020

Religión en Libertad

Carmen Fernández de la Cigoña dirige el Instituto de Estudios de la Familia del CEU San Pablo

«En nuestra sociedad todo es muy efímero, pero familia y matrimonio requieren constancia y empeño»

Carmen Fernández de la Cigoña dirige el Instituto de Estudios de la Familia CEU San Pablo
Carmen Fernández de la Cigoña dirige el Instituto de Estudios de la Familia CEU San Pablo

Pablo J. Ginés/ReL

Los cambios en la estructura familiar en España, y en Occidente, son vertiginosos. Los españoles se casan muy mayores y, por lo tanto, poco fértiles: las mujeres a los 35 y los hombres a los 38. Hay apenas 1,3 hijos por mujer en edad fértil, y solo gracias a la aportación de las inmigrantes. Una sociedad sana necesitaría 2,1 hijos por mujer fértil, pero hace 30 años que eso no pasa en España. Desde 2016 hay más muertes que nacimientos en el país.

Además, hace apenas diez años la mitad de las bodas en España aún se hacían por la Iglesia. Hoy son aproximadamente un 20%. Jaén, la provincia más pobre de España, es la única en que las bodas católicas superan el 50%. En algunas provincias las bodas católicas son anecdóticas, un 3 o 4%. De hecho, pocas parejas se atreven a casarse, incluso por lo civil: apenas unas 160.000 bodas al año, mientras que en el año 2000 superaban las 200.000.

En este panorama desconcertante, más gaseoso que líquido, resulta imprescindible estudiar qué sucede con la institución familiar y como afecta a la sociedad en su conjunto. Esa es una de las tareas del Instituto CEU de Estudios de la Familia, con sede en Madrid.

El instituto tiene 3 líneas de actuación:

- el trabajo académico sobre la familia como institución: estudios, publicaciones, formación para profesores y académicos...

- el trabajo transversal con los alumnos: incluye el Gabinete de Atención psicológica y acompañamiento, pero también iniciativas para promover la reflexión entre los jóvenes (concursos de cortos o de ensayos, propuestas de estudios, etc...), reflexiones sobre la familia en distintas disciplinas...

- la colaboración con otras entidades: las asociaciones de familias numerosas, el Foro de la Familia, la Fundación Renacimiento Demográfico, etc...

"La sociedad necesita cada vez más revalorizar la familia", exhorta Carmen Fernández de la Cigoña, la directora del Instituto CEU de Estudios de la Familia. "En nuestra sociedad todo es muy efímero, todo depende de cada momento... pero para proteger y fortalecer nuestra familia debemos estar convencidos de que merece la pena esforzarse en ella, con constancia".

 

Carmen-Fernandez_de_la_cigonya_640_interior

"Son muchas las presiones hoy que debilitan el proyecto de una vida matrimonial, de estar juntos para siempre, abiertos a la fecundidad. Tenemos que volver a proponer el matrimonio indisoluble, su estabilidad y su permanencia. Al descender el número de matrimonios, también civiles, habrá menos estabilidad familiar y eso tendrá efectos en toda la sociedad", advierte.

Acompañar, y tener testimonios

En 2018, con motivo del Sínodo de la Familia, una y otra vez voces en la Iglesia hablaban de la importancia de acompañar a los novios, a los matrimonios novatos y también a los veteranos. ¿Cuánto de eso se ofrece en la Iglesia española?

"Cada diócesis española presenta un panorama distinto", señala Fernández de la Cigoña. "Hay más acompañamiento familiar en algunos movimientos de Iglesia que tienen más conciencia de esa importancia. Los laicos debemos reclamar a la Iglesia este acompañamiento. Es necesario que las familias tengamos referentes. Ya se hace, y es bueno, que en los cursillos prematrimoniales haya matrimonios cristianos experimentados que cuenten su testimonio, su experiencia de alegría y dificultades. Pero no sólo los cristianos tienen que pedir a la Iglesia que se implique. También la sociedad civil debe reclamar más protección y apoyo para la institución familiar".

parejas

La formación es importante, "con los pies en la tierra"

Recientemente, la Conferencia Episcopal ha publicado materiales de un curso muy largo, de hasta 3 años, para parejas de novios. ¿Es realista un itinerario tan largo? La directora del Instituto CEU de la Familia cree que hay que dar formación adaptada a la realidad de la gente.

 "Casarse, el compromiso matrimonial, ¡es la mayor aventura de la vida! Así que es muy importante formarse, conocer lo que implica la vida en común. Pero puede haber noviazgos cortos que 3 años antes no tenían ni idea de que se casarían, y pueden lograr matrimonios muy buenos. Mejor formación no necesariamente es más tiempo. Cada pareja de novios es distinta. Y la fe de cada pareja cristiana ha de ir creciendo, antes y después de casarse. La formación es importantísima, pero con los pies en la tierra. La vida cotidiana va a ser complicada, va a afectar a nuestra relación familiar, y vale la pena prepararse".

Se necesita el apoyo de otras familias

La familia cristiana no puede ser aislacionista. En un entorno muy hostil, necesitará el sostén y el ejemplo de otras familias cristianas, explica esta experta. "Una familia necesitará crecer acompañada en un ambiente donde reciba apoyo, formación, y no se sienta continuamente juzgada o presionada. La familia combina mucha libertad con mucha conciencia y empeño en tirar adelante, en mejorar. La vida familiar no sale sola: requiere trabajo y constancia. Habrá momentos mejores y momentos peores, pero sin tirar nunca la toalla".

Si ser fiel y trabajador implicó un esfuerzo para los matrimonios de todas las épocas, en nuestro siglo XXI digitalizado se suman retos nuevos. "La tecnología hay que saber usarla bien. Hoy la pérdida de relaciones personales, presenciales, es un problema. Hay cosas que no se aprenden en tutoriales en YouTube, sino en el trato personal: solidaridad, empatía, compartir, ¡lo que hace una familia! En la vida presencial, real, hay peleas y perdón, risa y llanto... lo que aprendes viviéndolo en casa es lo que te afectará toda tu vida".

juan_pablo_ii_novios

25 años de la Evangelium Vitae

En 2020 el Instituto CEU de Estudios de la Familia está atento a un aniversario especial. Se cumplen 25 años desde que San Juan Pablo II publicó su Encíclica Evangelium Vitae. En ella, el Papa expresaba un deseo: "que resurja o se refuerce a cada nivel el compromiso de todos por sostener la familia, para que también hoy —aun en medio de numerosas dificultades y de graves amenazas— ella se mantenga siempre, según el designio de Dios, como santuario de la vida".

El Instituto aún examina el formato concreto con el que celebrará este aniversario, pero incluirá actividades para recordar sus enseñanzas, "tanto entre profesores y académicos como entre un público más amplio", adelanta su directora.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Miles de personas han leído esta misma noticia. Sólo con tu ayuda podremos seguir adelante

DONA AHORA