Jueves, 21 de marzo de 2019

Religión en Libertad

El nombre de Jesús (I)

ReL

 

LAS  MARAVILLAS  DEL  SANTO  NOMBRE ( I )

Por  el  Rvdo.  Paul  O`Sullivan,  O.P.  (E.  D.  M.) 

 “Por  lo  cual  Dios  le  exaltó  y  le  otorgó  un  nombre  sobre  todo  nombre,  para  que  al  nombre  de  Jesús  doblen  la  rodilla  todas  las  criaturas  del  cielo,  tierra  e  infierno  .  .  .”  -Filipenses  2:9-10

 La  frecuente  repetición  de  este Nombre  te  salvará  de  muchos  sufrimientos  y  grandes  peligros. 

El  mundo  ahora  está  amenazado  con  las  más  graves  calamidades.  Cada  uno  de  nosotros puede  hacer  mucho  para  salvarse  de  los  males  que  van  a  venir,  y  ayudar  mucho  al  mundo,  a la  Iglesia,  y  a  nuestro  Santo  Padre,  el  Papa,  simplemente  repitiendo  con  frecuencia  “Jesús, Jesús,  Jesús.”    (El autor)

 

Capitulo 1

LAS  MARAVILLAS DEL  SANTO  NOMBRE 

 He  oído  y  repetido  desde  la  infancia  el  Santo Nombre  de  Jesús,  pero  muchos,  demasiados,  no tienen  una  idea  adecuada  de  las  grandes  maravillas  de  este  Santo  Nombre. 

¿Qué  sabes,  querido  lector,  del  nombre  de  Jesús?  Sabrás  que  es  un  nombre  santo  y  que habría  que  inclinar  la  cabeza  cada  vez  que  se  dice.  Es  muy  poca  cosa.  Es  como  si  uno  viera  un libro  cerrado  y  se  fijara  solamente  en  el  titulo  de  la  portada.  No  sabes  nada  de  los  preciosos pensamientos  que  el  libro  contiene. 

Así  es,  cuando  pronuncias  el  nombre  de  Jesús,  sabes  muy  poco  de  los  tesoros  que  en  Ello  se oculta. 

Este  divino  nombre,  en  verdad,  es  una  mina de  riquezas,  es  un  manantial  de  la  más  alta santidad  y  el  secreto  de  la  felicidad  más  grande  que  un  hombre  puede  esperar  y  gozar  en  esta tierra.  Lee,  y  lo  verás. 

Es  tan  poderoso,  tan  seguro,  que  nunca  deja  de  producir  en  nuestras  almas  los  más maravillosos  resultados.  Consuela  al  más  triste corazón  y  hace  fuerte  al  más  débil  pecador. 

Nos  obtiene  todo  tipo  de  favores  y  gracias,  tanto  espirituales  como  temporales. 

Debemos  hacer  dos  cosas. 

Primero,  entender  claramente  el  significado  y  el  valor  del  Nombre de  Jesús. 

Segundo,  debemos  habituarnos  a  decirlo  devota  y  frecuentemente  cientos  y  cientos  de  veces todos  los  días.  Lejos  de  ser  algo  aburrido,  será  algo  de  inmenso  gozo  y  consolación. 

 Capitulo  2 

 ¿QUÉ  SIGNIFICA  EL  NOMBRE  DE  JESÚS? 

 El  santo  Nombre  de  Jesús  es,  primero  que  todo,  una  oración  todopoderosa.  El  mismo  Nuestro  Señor  solemnemente  promete  que  todo  aquello  que  pidiéramos  al  Padre  en  Su  Nombre  lo  recibiríamos.  Dios  nunca  falla  en  Su  palabra. 

Cuando  decimos  “Jesús”,  pedimos  a  Dios  todo  lo que  necesitamos  con  la  absoluta  confianza  de  ser  oídos. 

Por  esta  razón,  la  Iglesia  termina  sus  oraciones  con  estas  palabras:  “Por  Jesucristo”,  que  da  a la  oración  una  nueva  eficacia  divina. 

Pero,  el  Santo  Nombre  es  algo  aún  más  grande. 

Cada  vez  que  decimos  “Jesús”,  glorificamos  a  Dios  con  un  gozo  y  gloria  infinito  porque  le  ofrecemos  todos  los  infinitos  méritos  de  la Pasión  y  Muerte  de  Jesucristo. 

San  Pablo  nos  dice  que  Jesús  mereció  el  nombre  de  “Jesús”  por  su  Pasión  y  Muerte. 

 Cada  vez  que  decimos:  “Jesús”,  claramente  deseamos  ofrecer  a  Dios  todas  las  Misas  dichas  en todo  el  mundo  por  nuestras  intenciones.  Nosotros  verdaderamente  participamos  en  aquellas cientos  de  misas. 

Cada  vez  que  decimos:  “Jesús”  ganamos  indulgencias que  podríamos aplicar  por  las  ánimas  del  Purgatorio,  con  lo  que  se  verán  muchas  de  estas  ánimas  aliviadas  y liberadas  de  sus  horribles  penas.  Ellas  serán  verdaderamente  nuestras  mejores  amigas  y  rezarán  por  nosotros  con  increíble  fervor. 

Cada  vez  que  decimos:  “Jesús”,  es  un  acto  de  perfecto  amor,  por  el  cual  ofrecemos  a  Dios  el  infinito  amor  de  Jesús. 

El  Santo  Nombre  de  Jesús  nos  salva  de  innumerables  males,  y  nos  rescata  especialmente  del poder  del  demonio  que  está  constantemente  buscando  la  ocasión  de  hacernos  daño. 

El  Nombre  de  Jesús  gradualmente  irá  llenando  nuestras  almas  con  una  paz  y  un  gozo  que  nunca  tuvimos  antes. 

El  Nombre  de  Jesús  nos  refuerza  de  una  manera tal,  que  nuestro  sufrimientos  parecen  ligeros  y  fáciles  de  soportar. 

 ¿QUÉ  DEBEMOS  DE  HACER? 

 San  Pablo  nos  dice  que  debemos  de  hacer  todo  lo  que  hacemos  tanto  sea  en  palabras  o  en trabajo  en  Nombre  de  Jesús.  “Todo  cuanto  hacéis,  sea  de  palabra  o  de  obra,  todo  en  nombre de  nuestro  Señor  Jesucristo  .  .  .*  (Col.  3:17). 

De  esta  manera  todos  los  actos  se  hacen  en  un  acto  de  amor  y  mérito.  Y  más  aún,  recibimos  la  gracia  y  la  ayuda  para  hacer  todas  nuestras  acciones  perfectamente  bien. 

Debemos,  sin  embargo,  hacer  lo  que  mejor  podamos  en  acostumbrarnos  en  decir  “Jesús,  Jesús,  Jesús”  muy  a  menudo,  todos  los  días.  Podemos  hacerlo  cuando  nos  vestimos,  en  el  trabajo  –no  importa  lo  que  estamos  haciendo-  paseando,  en  momentos  de  tristeza,  en  casa  y en  la  calle,  en  todas  partes. 

No  hay  nada  más  fácil  si  nos  esforzamos  en  hacerlo  con  regularidad.  Lo  podemos  hacer  muchísimas  veces  al  día. 

Piensa  en  cada  vez  que  decimos  “Jesús”  devotamente,  1)  damos  gran  gloria  a  Dios,  2)  recibimos  grandes  gracias,  3)  y  ayudamos  a  las  almas  del  purgatorio. 

Pongamos  ahora  algunos  ejemplos  que  demuestran  el  poder  del  Santo  Nombre. 

 Capítulo  3 

 EL  MUNDO  EN  PELIGRO SALVADO  POR  EL  SANTO  NOMBRE

 En  el  año  1274  grandes  males  amenazaron  al  mundo.  La  iglesia  fue  asaltada  por  furiosos  enemigos  desde  adentro  y  fuera.  Fue  tan  grande  el  peligro  que  el  Papa  Gregorio  X,  que  reinaba  por  entonces,  convocó  un  concilio  de  obispos  en  Lyon  para  determinar  la  mejor  manera  de  salvar  a  la  sociedad  de  la  ruina  en  la  que  estaba  cayendo.  Entre  las  muchas  formas  propuestas,  el  Papa  y  los  obispos  eligieron  la  que  ellos  consideraron  más  fácil  y  eficaz  de todas,  es  decir,  la  frecuente  repetición  del  Santo  Nombre  de  Jesús. 

El  Santo  Padre  entonces  pidió  a  los  obispos  del  mundo  y  a  sus  sacerdotes  que  invocaran  el  Nombre  de  Jesús  y  urgieran  a  sus  fieles  el  poner  su  confianza  en  éste  poderoso  Nombre,  repitiéndolo  constantemente  con  ilimitada  confianza.  El  Papa  encargó  especialmente  a  la Orden  de  Santo  Domingo  la  gloriosa  tarea  de  predicar  las  Maravillas  del  Santo  Nombre,  trabajo  que  ellos  cumplieron  con  ilimitado  celo. 

Sus  hermanos  Franciscanos  les  secundaron.  San  Bernardino  de  Siena  y  San  Lorenzo  de  Puerto-Mauricio  fueron  ardientes  apóstoles  del  Santo  Nombre  de  Jesús. 

Sus  esfuerzos  fueron  coronados  con  el  éxito.  Fueron  barridos  los  enemigos  de  la  Iglesia  y  desaparecieron  los  peligros  que  amenazaban  a  la  sociedad  y  la  paz  reinó  una  vez  más. 

Esta  es  la  lección  más  importante  para  nosotros  porque,  en  nuestros  días,  terribles sufrimientos  están  aplastando  muchas  naciones.  Y  aún mayores  tribulaciones  están amenazando  a  todas  las  demás. 

Ningún  gobierno  o  gobiernos  parecen  lo  bastante  fuertes  y  hábiles  como  para  detener  este  tremendo  torrente  de  males.  No  hay  más  que  un  remedio  y  es  la  oración. 

Todo  cristiano  debe  volver  a  Dios  y  pedirle  misericordia.  La  oración  más  fácil  de  todas  las  oraciones,  como  hemos  visto,  es  el  Nombre  de  Jesús. 

Todos,  sin  excepción,  pueden  invocar  este  Santo  Nombre  cientos  de  veces  al  día,  no  solamente  por  sus  propias  intenciones,  sino  también  para  pedir  a  Dios  que  libere  al  mundo  de una  inminente  ruina. 

Es  asombroso  lo  que  una  persona  que  reza  puede  hacer  para  salvar  a  su  país  y  a  la  sociedad. 

Leemos  en  la  Sagrada  Escritura  cómo  Moisés  salvó  por  sus  oraciones  al  pueblo  de  Israel  de  la  destrucción  y  cómo  una  piadosa  mujer,  Judit  de  Betulia,  salvó  su  ciudad  y  su  gente  cuando  los  gobernadores  estaban  desesperados  y  a  punto  de  rendirse  a  sus  enemigos. 

De  nuevo  notamos,  que  las  dos  ciudades  Sodoma  y  Gomorra,  que  Dios  destruyó  con  fuego,  por  causa  de  sus  pecados  y  crímenes,  les  hubiera  perdonado  si  hubieran  habido  solamente  diez  personas  que  rezaran  por  ellos! 

Una  y  otra  vez  leemos  de  reyes,  emperadores,  hombres  de  estado  y  famosos  comandantes  militares  que  pusieron  toda  su  confianza  en  la  oración,  y  así  obraron  maravillas.  Si  las oraciones  de  un  hombre  pueden  hacer  tanto,  ¿cuánto  más  harán  las  oraciones  de  muchos? 

 El  Nombre  de  Jesús  es  la  más  corta,  más  fácil,  y  más  poderosa  de  las  oraciones.  Todos  pueden  decirlo  incluso  en  medio  de  su  trabajo  diario.  Dios  no  puede  rehusar  de  oírlo. 

Invoquemos  el  nombre  de  Jesús  pidiéndole  que  nos  salve  de  las  calamidades  que  nos amenazan.

 Capitulo  4 

 LA  PLAGA  DE  LISBOA: LA  CIUDAD SALVADA  POR  EL  SANTO  NOMBRE 

 Una  devastadora  plaga  aparece  en  Lisboa  en  1432.  Todos  los  que  pudieron  hacerlo,  huyeron  aterrorizados  de  la  ciudad  y  de  este  modo  se extendió  por  todos  los  rincones  del  país  de  Portugal. 

Miles  de  hombres,  mujeres  y  niños  de  todas  clases  fueron  barridos  por  la  cruel  enfermedad. 

Fue  tan  virulenta  la  epidemia  que  los  hombres  caían  muertos  en  todas  partes,  en  la  mesa,  en  las  calles,  en  sus  casa,  en  las  tiendas,  en  los  mercados,  en  las  iglesias.  Usando  las  palabras  de  los  historiadores,  estalló  como  rayo  de  hombre  a  hombre,  por  un  abrigo,  un  sombrero,  o cualquier  prenda  que  hubiera  sido  tocada  por  la  sacudida  plaga.  Sacerdotes,  médicos  y  enfermeras  fueron arrastrados  en  tal  número  que  muchos  cuerpos  yacían  en  las  calles,  sin enterrar.  Los  perros  lamían  la  sangre  de  los  muertos,  como  resultado  fueron  estos  contagiados  con  la  terrible  enfermedad  que  se  extendió  aún  más  entre  la  infortunada  gente. 

Entre  aquellos  que  asistieron  a  los  moribundos  con  inquebrantable  tenacidad,  fue  un  venerable  obispo,  Monseñor  André  Días,  que  vivió  en  el  Convento  o  Monasterio  de  Santo  Domingo.  Este  santo  varón,  viendo  que  la  epidemia,  lejos  de  disminuir,  crecía  a  diario  en  intensidad  y perdiendo  la  esperanza  en  la  ayuda  humana,  urgió  a  la  infeliz  gente  a  que  invocaran  el  Santo  Nombre  de  Jesús.  Donde  quiera  que  la  enfermedad  fuera  más  furiosa,  se  le  había  visto,  urgiendo,  implorando  a  los  enfermos  y  moribundos  y  a  aquellos  a  los  cuales  no  les  había tocado  la  enfermedad,  el  repetir:  “Jesús,  Jesús”.  “Escribidlo  en  estampas”  decía  “y  guardadlas dentro  de  vosotros.  Ponedlas  por  la  noche  debajo  de  las  almohadas.  Ponedlas  en  las  puertas, pero  por  encima  de  todo,  invocad  constantemente  con  vuestros  labios  y  en  vuestros  corazones este  Nombre  que  es  de  lo  más  poderoso”. 

Él  fue  como  ángel  de  paz,  llenando  a  los  enfermos  y  moribundos  con  coraje  y  confianza.  Los pobres  dolientes  sentían  dentro  de  ellos  una  nueva  vida,  y  nombrando  a  Jesús,  ponían  las  estampas  en  sus  pechos  o  en  sus  bolsillos. 

Entonces  citándoles  en  la  gran  iglesia  de  Santo  Domingo,  les  habló  una  vez  más  del  poder  del  Nombre  de  Jesús  y  bendijo  agua  en  el  mismo  Santo  Nombre.  Ordenando  que  toda  la  gente  se  salpicara  con  ella  y  que  salpicaran  las  cara  de  los  enfermos  y  moribundos.  ¡Maravilla  de  maravilla!  Los  enfermos  sanaron,  los  moribundos resucitaron  de  sus  agonías,  la  plaga  cesó  y  la  ciudad  fue  librada  en  pocos  días  del  más  espantoso  azote  que  jamás  la  había  visitado. 

Las  noticias  se  extendieron  por  todo  el  país  y  todos  empezaron  al  unísono  a  invocar  el  Nombre  de  Jesús.  En  un  increíble  y  corto  período  de  tiempo,  todo  Portugal  se  vio  libre  de  la  horrorosa enfermedad. 

 La  gente  agradecida,  teniendo  presente  las  maravillas  que  había  presenciado,  continuaron  su  amor  y  confianza  en  el  Nombre  de  nuestro  Salvador.  Así  que  en  sus  problemas,  en  todos  los  peligros,  cuando  males  de  cualquier  clase  les  amenazaban,  ellos  invocaban  el  Nombre  de  Jesús.  Fueron  fundadas  confraternidades  en  las  iglesias,  fueron  hechas  procesiones  del  Santo  Nombre  mensualmente,  fueron  levantados  altares  en  honor  de  este  bendito  nombre.  Así  que  la  mayor  maldición  que  jamás  había  caído  en  el  país  fue  transformada  en  una  de  las  más grandes  bendiciones. 

Por  siglos,  esta  confianza  en  el  Nombre  de  Jesús  continuó  en  Portugal  y  así  mismo  se  extendió  a  España,  Francia  y  al  resto  del  mundo. 

 Capitulo  5

 GENSERIC  EL  GODO

 En  el  reino  de  Genseric,  el  Rey  arriano  de  los  Godos,  uno  de  los  favoritos  cortesanos  del  Rey,  el  Conde  de  Armogasto,  fue  convertido del  arrianismo  a  la  Iglesia  Católica. 

El  Rey,  oyendo  el  hecho,  se  enfureció  de  tal  manera  que  llamó  al  joven  noble  a  su  presencia  y trató  por  todos  los  medios  en  su  poder,  inducirle  a  rechazar  su  Fe  y  volver  a  la  secta  arriana. 

Ni  las  amenazas,  ni  las  promesas  le  importaron.  El  Conde  rehusó  toda  insinuación  y  conservó  su  nueva  Fe.  Genseric  dio  rienda  suelta  a  su  furia  y  ordenó  que  ataran  al  joven  con  fuertes  cuerdas  y  que  los  fornidos  verdugos  las apretaran  con  todas  sus  fuerzas.  El  tormento  era inmenso  pero  la  víctima  no  mostraba  señales  de  dolor.  Repitió  por  dos  o  tres  veces  “Jesús, Jesús, Jesús”,  y  las  cuerdas  se  ablandaron  como  telas  de  araña  y  cayeron  a  sus  pies. 

Enfurecido  sin  medida  el  tirano,  ordenó  ahora  que  fueran  traídos  tendones  de  bueyes,  tan  fuertes  como  el  alambre.  El  Conde  fue  atado  de  nuevo  y  el  rey  pidió  a  los  verdugos  que  usaran  todas  sus  fuerzas.  Una  vez  más,  su  víctima  invocó el  nombre  de  Jesús.  Y  las  nuevas  ligaduras como  las  viejas  se  aflojaron  como  hilos.  Echando  espuma  por  la  boca  de  odio,  ordenó  que  el mártir  fuera  atado  por  los  pies  y  colgado  de  la  rama  de  un  árbol,  cabeza  abajo. 

Sonriendo  a  esta  nueva  moda  de  tortura,  el  Conde  Armogasto  cruzó  los  brazos  en  su  regazo  y repitiendo  el  Santo  Nombre,  se  durmió  tranquilamente  como  si  estuviera  echado  en  el  más suave  y  cómodo  sofá. 

 Capitulo  6 

 MELCHIOR SONRÍE  A  SUS  VERDUGOS 

 Tenemos  otro  incidente  parecido  de  la  misma  clase  narrado  por  el  mártir  chino,  el  Venerable  Dominico  y  obispo,  Don  Melchior. 

En  una  de  las  muchas  persecuciones  que  atacaron  a  China,  y  que  dio  tantos  santos  a  la  Iglesia,  este  santo  obispo  fue  perseguido  y  después  de  haber  resistido  los  más  brutales  tormentos,  era  condenado  a  una  muerte  cruel.  

Fue  arrastrado  al  mercado  en  medio  del  populacho,  los  cuales  vinieron  a  satisfacerse  con  sus sufrimientos. 

Le  desnudaron  y  cinco  verdugos  armados  con  afiladas  espadas  empezaron  a  cortar  sus  dedos, uno  por  uno,  coyuntura  por  coyuntura,  después  sus  brazos,  luego  sus  piernas,  causándole  una  agonía  extremadamente  dolorosa.  Finalmente  rajaron  su  encarnadura  y  le  rompieron  los  huesos. 

Durante  ese  prolongado  martirio,  sin  visibles  signos  de  dolor  por  parte  del  obispo,  sonreía  y  decía  despacio  y  en  alta  voz,  “Jesús,  Jesús,  Jesús”.  Esto  le  daba  una  maravillosa  fuerza  ante  el asombro  de  sus  verdugos. 

No  hubo  una  lágrima  o  queja  que  se  escapara  de   sus  labios,  hasta  que  finalmente,  después  de  horas  de  tortura,  calladamente,  expiró  con  la  misma  dulce  y  pacifica  sonrisa  en  su  cara. 

Que  maravillosa  consolación  no  sentiríamos  cuando,  confinados  en  cama  por  una  enfermedad  o  desgarrados  por  el  dolor,  repitiéramos  el  Nombre  de  Jesús. 

Muchas  gentes  que  no  pueden  dormir encontrarán  ayuda  y  consolación  si  invocan  en  estos  momentos  de  insomnio  el  Santo  Nombre  y  muy  probablemente  caerían  en  un  tranquilo  sueño. 

 SAN  ALEJANDRO Y  LOS  FILOSOFOS  PAGANOS 

 Durante  el  reinado  del  Emperador  Constantino, la  religión  cristiana  estaba  progresando constante  y  rápidamente. 

En  Constantinopla,  los  filósofos  paganos  se  sintieron  agraviados  al  ver  que  muchos  de  sus  adeptos  desertaban  de  su  vieja  religión  y  se  unían  a  la  nueva.  Ellos  rogaron  al  mismo  Emperador  pidiendo,  en  justicia,  deberían  de  ser  escuchados  y  permitirles  convocar  una  conferencia  publica  con  el  obispo de  los  cristianos,  San  Alejandro,  que  por  aquel  entonces  gobernaba  la  sede  de  Constantinopla.  Era  un  hombre  santo  pero  no  un  agudo  lógico. 

No  tuvo  miedo,  por  esta  razón,  de  conocer  al  representante  de  los  filósofos  paganos  que  era  un astuto  dialéctico  y  un  elocuente  orador.  En  el  día  señalado,  delante  de  una  vasta  asamblea  de  hombres  doctos,  el  filósofo  empezó  muy  cuidadosamente  preparado  a  atacar  las enseñanzas cristianas.  El  santo  obispo  escuchó  por  algún  tiempo  y  entonces  pronunció  el  Santo  Nombre  de  Jesús,  el  cual  confundió  al  filósofo  de  tal  manera,  que  no  solamente  perdió  el  hilo  de  su  discurso,  sino  que  le  fue  inútil,  aun  con  la  ayuda  de  sus  colegas,  volver  al  ataque. 

 Santa  Cristiana era  una  joven  esclava  en  el  Kurdistan,  una  región  casi  enteramente  pagana. 

Era  costumbre  en  ese  país  que,  cuando  un  niño  estaba  gravemente  enfermo,  su  madre  le  llevaba  en  brazos  a  la  casa  de  sus  amigos  y  preguntaba  si  ellos  sabían  de  algún  remedio  que  pudiera  beneficiar  al  pequeño.  En  una  de  esas  ocasiones,  una  madre  trajo  a  su  hijo  enfermo  a la  casa  donde  Cristiana  vivía. 

Preguntándole  si  sabía  de  algún  remedio  de  esa  enfermedad,  miró  al  niño  y  dijo:  “Jesús, Jesús”. 

En  un  instante,  el  niño  moribundo  sonrió  y  se  levantó  con  gozo.  Estaba  completamente  curado. 

Este  extraordinario  hecho  pronto  fue  conocido  y  llegó  a  los  oídos  de  la  reina  que  estaba  invalida.  Dio  órdenes  para  que  trajeran  a  Cristiana  a  su  presencia. 

Llegando  a  palacio,  la  reina  paciente  preguntó  a  Cristiana  si  podía,  con  el  mismo  remedio,  curar  su  enfermedad  en  la  que  habían  fallado  los  médicos.  Una  vez  más  Cristiana  pronunció  con  gran  confianza:  “Jesús,  Jesús”.  Y  de  nuevo,  ese  divino  Nombre  fue  glorificado.  La  reina recobró  instantáneamente  la  salud. 

Una  tercera  maravilla  más  estaba  por  suceder.  Algunos  días  después  de  la cura  de  la  reina,  el  rey  se  encontró  cara  a  cara  con  una  muerte  certera.  La  escapatoria  parecía  imposible. 

Sabiendo  el  poder  del  Divino  Nombre,  el  cual  él  había  sido  testigo  con  la  cura  de  su  esposa,  su  Majestad  invocó:  “Jesús,  Jesús”,  y  sucedió  que  fue  arrebatado  de  tan  horrible  riesgo. 

Llamando  de  la  misma  manera  a  la  pequeña esclava,  aprendió  de  ella  las  verdades  del  cristianismo.  Él,  así  como  una  gran  multitud  de  su  gente,  abrazó  la  Fe. 

Cristiana  es  santa  y  su  fiesta  se  celebra  el  15  de  Diciembre. 

 San  Gregorio  de  Tours relata  que  cuando  él  era  un  muchacho  su  padre  cayó  gravemente  enfermo  y  se  estaba  muriendo.  Gregorio,  rezó  fervientemente  por  su  recuperación.  Cuando  Gregorio  estaba  durmiendo  por  la  noche,  su  Ángel  de  la  Guarda  se  le  apareció  y  le  dijo: 

Escribe  el  Nombre  de  Jesús  en  una  tarjeta  y  colócalo  debajo  de  la  almohada  del  enfermo. 

A  la  mañana  siguiente,  Gregorio  contó  a  su  madre  el  mensaje  del  Ángel,  la  cual  le  aconsejó  que  obedeciera.  Así  lo  hizo,  poniendo  la  tarjeta  debajo  de  la  cabeza  de  su  padre.  Para  regocijo  de  la  familia,  el  paciente  se  mejoró  rápidamente. 

Podríamos  llenar  páginas  y  páginas  con  los  milagros  y  maravillas  que  ha  obrado  el  Santo  Nombre  en  todos  tiempos  y  lugares,  no  solamente  por  los  Santos,  sino  por  todo  el  que  invoque  este  Divino  Nombre  con  reverencia  y  Fe. 

Marchese  decía:  “Intervengo  aquí  para  relatar  las  maravillas  obradas  y  las  gracias  concedidas  por  Nuestro  Señor  a  aquellos  que  son  devotos  a  su  Santo  Nombre  porque  San  Juan  Crisóstomo  me  recuerda  que  Jesús  es  siempre  nombrado  cuando  los  milagros  están  hechos 

por  los  hombres  santos;  enumerarlos  desde  aquí  sería  tratar  de  dar  una  lista  de  los incontables  milagros  que  Dios  ha  hecho  a  través  de  todos  los  siglos,  para  incrementar  la  gloria  de  Sus  Santos  o  para  crear  y  reforzar  la  Fe  en  los  corazones  de  los  hombres”. 

 ESTAMPAS  DEL  SANTO  NOMBRE

Estampas  con  el  Santo  Nombre  en  ellas  inscritas  han  sido  usadas  y  recomendadas  por  los grandes  amantes  del  Santo  Nombre  como  Monseñor  André  Días,  San  Leonardo  de  Puerto-Mauricio  y  San  Gregorio  de  Tours  arriba  mencionados. 

Nuestros  lectores  harían  bien  en  usar  estas  estampas,  llevándolas  consigo  durante  el  día  y poniéndolas  debajo  de  la  almohada  por  la  noche,  colocándolas  en  las  puertas  de  las habitaciones.

 Capítulo  7

 LOS  SANTOS  Y  EL  SANTO  NOMBRE

 Todos  los  Santos  tienen  un  inmenso  amor  y  confianza  en  el  Nombre  de  Jesús.  Ellos  vieron  en este  Nombre  con  una  clara  visión,  todo  el  amor  de  Nuestro  Señor,  todo  su  poder,  todas  las cosas  bellas  que  dijo  e  hizo  en  la  tierra. 

Hicieron  todas  sus  obras  maravillosas  en  el  Nombre  de  Jesús.  Obraron  milagros,  echaron demonios,  curaron  enfermos  y  confortaron  a  todos  usando  y recomendándoles  que se acostumbraran  a  invocar  al  Santo  Nombre.  San  Pedro  y  los  Apóstoles  convirtieron  al  mundo con  este  Nombre  Todopoderoso. 

El  Príncipe  de  los  Apóstoles  empezó  su  gloriosa  carrera  predicando  el  Amor  de  Jesús  a  los judíos  en  las  calles,  en  el  Templo,  en  sus  sinagogas.  Su  primer  gran  milagro  ocurrió  el  primer domingo  de  Pentecostés  cuando  iba  a  entrar  en  el  Templo  con  San  Juan.  Un  hombre  cojo,  bien conocido  por  los  judíos  que frecuentaba  el  Templo,  estrechaba  su  mano  esperando  recibir limosna.  San  Pedro  le  dijo: “No  tengo  plata  ni  oro;  pero  te  doy  lo  que  tengo:  En  el  Nombre  de Jesucristo  Nazareno,  levántate  y  anda”.  (Hechos  3-6). 

Instantáneamente,  el  cojo  se  levantó  y  brincó  de  júbilo. 

Los  judíos  estaban  atónitos,  pero  el  gran  apóstol  les  dijo:  “¿Por  qué  os  maravilláis  de  esto  .  .  .  como  si  por  nuestro  propio  poder  o  piedad  le hubiésemos  hecho  andar?  El  Nombre  de  Jesús por  la  Fe  en  él,  ha  devuelto  la  fuerza  a  este  hombre”.

 Innumerables  veces  desde  esos  días  de  los  Apóstoles  el  Nombre  de  Jesús  ha  sido  glorificado. 

Citaremos  algunos  de  los  incontables  ejemplos  que  nos  muestran  cómo  los  Santos  derivan toda  su  fuerza  y  consolación  en  el  Nombre  de  Jesús. 

 SAN  PABLO 

San  Pablo  era  de  una  manera  muy  especial,  el  predicador  y  el  doctor  del  Santo  Nombre.  Al principio,  fue  un  furioso  perseguidor  de  la  Iglesia,  movido  por  un  falso  celo  y  odio  hacia  Cristo. 

Nuestro  Señor  se  le  apareció  en  el  camino  de  Damasco  y  le  convirtió,  haciendo  de  él  el  apóstol de  los  gentiles  y  dándole  su  gloriosa  misión,  que  era  predicar  y  dar  a  conocer  su  Santo Nombre  a  príncipes  y  reyes,  a  judíos  y  gentiles,  a  todas  las  gentes  y  naciones. 

 San  Pablo,  lleno  con  ardiente  amor  por  Nuestro  Señor,  empezó  su  gran  misión  –desarraigando el  paganismo,  derribando  falsos  ídolos,  confundiendo  a  filósofos  de  Grecia  y  Roma,  temiendo  a enemigos  y  conquistando  todas  las  dificultades-  todo  en  el  Nombre  de  Jesús. 

 Santo  Tomas  de  Aquino  dice  de  él:  “San  Pablo  llevó  el  Nombre  de  Jesús  en  su  frente  porque  se gloriaba  en  proclamarlo  a  todos  los  hombres.  Él  lo  llevaba  en  sus  labios  porque  adoraba invocarlo,  en  sus  manos  ya  que  le  encantaba  escribirlo  en  sus  Epístolas;  en  su  corazón,  porque  su  corazón  ardía  por  su  amor.  Él  mismo  nos  dice:  “Yo  no  vivo,  es  Cristo  quien  vive  en mí”. 

San  Pablo  nos  dice  en  su  propia  y  bella  manera   las  dos  grandes  verdades  acerca  del  Nombre de  Jesús. 

Primero  que  todo,  nos  dice  el  infinito  poder  de  Su  Nombre.  “Al  Nombre  de  Jesús  doblan  las rodillas  todas  las  criaturas  del  cielo,  la  tierra  e  infierno”. 

Todas  las  veces  que  decimos  “Jesús”,  damos  una  infinita  alegría  a  Dios,  a  todo  el  Cielo,  a  la Bendita  Madre  de  Dios  y  los  Ángeles  y  a  los  Santos. 

En  segundo  lugar,  nos  dice  cómo  usarlo.  “Lo  que  sea  que  hagas,  cuando  hablas  o  trabajas, hazlo  todo  en  el  Nombre  de  Nuestro  Señor  Jesucristo”,  y  añade:  si  comes  o  bebes  o  cualquier cosa  que  hagas,  hazlo  todo  en  el  Nombre  de  Jesús. 

Este  consejo  lo  siguieron  todos  los  Santos,  así  que  todos  sus  actos  fueron  hechos  por  amor  a  Jesús  y  por  esto  todos  sus  actos  y  pensamientos  ganaban  o  les  hacían  ganar  gracia  y  méritos. 

Era  por  este  Nombre  que  ellos  se  hacían  santos.  Si  seguimos  este  mismo  consejo  del  Apóstol, nosotros  también  podemos  alcanzar  un  grado  muy  alto  de  santidad. 

¿Cómo  lo  haremos  todo  en  Nombre  de  Jesús?  Acostumbrándonos,  como  ya  hemos  dicho,  a repetir  el  Nombre  de  Jesús  frecuentemente  durante  el  día.  Esto  no  presenta  dificultad, solamente  se  necesita  buena  voluntad. 

 San  Agustín,  el  gran  Doctor  de  la  Iglesia,  encontró  sus  delicias  en  repetir  el  Santo  Nombre.  Él mismo  nos  dice  que  encontraba  mucho  placer  en  los  libros  que  hacían  mención  frecuente  de  este  Nombre  todo-consolador. 

 San  Bernardo  sentía  un  maravilloso  gozo  y  consolación  en  repetir  el  Nombre  de  Jesús.  Lo sentía,  dice,  como  miel  en  su  boca  y  una  deliciosa  paz  en  su  corazón.  Nosotros  también sentiremos  paz  aun,  en  nuestra  alma  si  imitamos  a  San  Bernardo  y  repetimos  frecuentemente el  Santo  Nombre. 

 Santo  Domingo  pasó  sus  días  predicando  y  discutiendo  con  herejes.  Él  siempre  fue  a  pie  de  sitio  en  sitio,  tanto  en  los  opresivos  calores  del  verano  como  en  el  frío  y  la  lluvia  del  invierno. 

Los  herejes  Albigenses,  a  quienes  él  trataba  de  convertir,  eran  más como demonios  salidos  del  infierno  que  hombres  mortales.  Sus  doctrinas  eran  infames  y  sus  crímenes  innumerables.  Aun así,  como  otro  San  Pablo,  convirtió  cien  mil  de  estos  hombres  malvados,  así  que  muchos  de  ellos,  se  hicieron  destacados  por  su  santidad.  Cansado  por  las  noches  por  sus  trabajos,  él  pidió  solamente  un  premio  que  era  pasar  la  noche  delante  del  Santísimo  Sacramento  derramando su  alma  en  amor  de  Jesús.  Cuando  su  pobre  cuerpo  no  pudo  resistir  más,  apoyó  la  cabeza  en el  altar  y  descansó  un  poco,  después,  empezó  una  vez  más  su  íntima  conversación  con  Jesús. 

 A  la  mañana  siguiente,  celebró  Misa  con  el  ardor  de  un  serafín,  así  que  a  veces  su  cuerpo  se  levantaba  del  suelo  en  un  éxtasis  de  amor.  El  Nombre  de  Jesús  llenaba  su  alma  de  gozo  y  deleite. 

 Beato  Jordan  de  Sajonia,  que  sucedió  a  Santo  Domingo  como  Padre  General  de  la  Orden,  era  un  predicador  de  gran  renombre.  Sus  palabras  iban  directas  al  corazón  de  sus  oyentes  pero  sobre  todo  cuando  les  hablaba  de  Jesús. 

Sabios  profesores  de  ciudades  universitarias  venían  con  deleite  a  oírle  y  muchos  de  ellos  se  hacían  Dominicos. 

Otros  frailes  temían  venir  porque  serían  inducidos  también  a  unirse  a  su  Orden.  Tantos  fueron  arrastrados  por  la  irresistible  elocuencia  del  Beato  Jordán  que  cuando  su  visita  era  anunciada  en  una  ciudad  el  prior  del  Convento  traía  enseguida  gran  cantidad  de  tela  blanca  para  hábitos para  aquellos  que  solicitarían,  por  seguro,  entrar  en  la  Orden.  El  mismo  Beato  Jordán  recibió mil  postulantes  al  hábito,  además  de  los  más  destacados  profesores  de  las  universidades europeas. 

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sólo si tu nos ayudas podremos continuar haciendo noticias como esta

DONA AHORA