Sábado, 18 de septiembre de 2021

Religión en Libertad

Aquel 11 de septiembre bajo las murallas de Viena

Cuadro de Juan Sobieski en Viena, obra de Jan Matejko.
El Rey Juan III Sobieski manda un mensaje al Papa con la noticia de la victoria sobre los turcos, en un cuadro de Jan Matejko (1883) que se conserva en los Museos Vaticanos.

por Angela Pellicciari

Opinión

El 11 de septiembre de 1683, Viena está asediada por un inmenso ejército turco al mando del gran visir Kara Mustafá y, reducida al hambre, está próxima a rendirse. Los turcos, detenidos por mar en Lepanto en 1571, han continuado por tierra su avance, que parece irrefrenable, y después de Viena ya vislumbran Roma y San Pedro. Todo está dispuesto para el acontecimiento para el que trabaja el islam desde hace mil años. Las fuerzas turcas son claramente superiores a las cristianas, pero sucede lo imprevisto. Marcan la diferencia un genial capitán polaco, el rey Juan Sobieski, y el padre capuchino Marcos de Aviano. Encargado por Inocencio XI de formar una Liga Santa contra los turcos, consejero y confesor del emperador Leopoldo I, Marcos consigue unir los esfuerzos de España, Portugal, Polonia, Florencia, Venecia y Génova.

La víspera del enfrentamiento, tras confiar a la Virgen María el destino de Viena, el capuchino se dirige a Dios con esta súplica: “¡Oh gran Señor de los Ejércitos! Contémplanos, postrados aquí a los pies de tu Majestad, para implorarte el perdón de nuestras culpas. Sabemos bien que hemos merecido que los infieles empuñen las armas para oprimirnos, porque las iniquidades que cometemos todos los días contra tu bondad han provocado justamente tu ira... No olvides, ¡oh Señor!, que si permites que los infieles prevalezcan sobre nosotros, ellos blasfemarán tu Santo Nombre y se burlarán de tu poder, repitiendo miles de veces: ‘¿Dónde esta su Dios, ese Dios que no pudo librarles de caer en nuestras manos?’ No permitas, ¡oh Señor!, que se te reproche haber permitido la furia de los lobos justo cuando te invocábamos en nuestra miserable angustia. ¡Ven a socorrernos, oh gran Dios de las Batallas!”

Mientras Viena está en oración, y tras haber celebrado misa en la colina de Kahlenberg ante todo el ejército, Marcos grita, dirigiéndose a Sobieski: Iohannes vinces! [¡Juan, vencerás!] La victoria del ejército cristiano sobre el ejército turco es una debacle de proporciones tan incalculables como imprevistas. Hasta el punto de que Mehmed IV enviará a su gran visir una cuerda de seda verde invitándole a poner fin a su vida con ella. Al día siguiente, mientras los pasteleros vieneses inventan los croissants, dulce en forma de medialuna, en la iglesia de la Virgen de Loreto se celebra el solemna Te Deum de agradecimiento, e Inocencio XI, atribuyendo la victoria a la intercesión de la Virgen María, decide festejar la salvación ante ese peligro instituyendo el 12 de septiembre la festividad del Santo Nombre de María.

Al contrario que el Occidente cristiano, que ya no sabe quién es y que, en consecuencia, ha perdido la memoria, el islam recuerda bien la historia. Trescientos dieciocho años después, un 11 de septiembre, el 11 de septiembre de 2001, el islam pudo tomarse la revancha y las torres de Manhattan se derrumbaron. Al frente de la Iglesia católica hay entonces un Papa polaco que sí conoce la historia y la recuerda, y en 2002 Juan Pablo II restablece la festividad del Santo Nombre de María, que entretanto había sido suprimida.

La lucha por liberarse de la pesadilla del islam turco duró siglos. Siglos de matanzas, secuestros, violencias.

¿Y ahora?

Publicado en La Nuova Bussola Quotidiana.

Angela Pellicciari es autora de Una historia única. De Zaragoza a Guadalupe.

Traducción de Carmelo López-Arias.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda