Sábado, 07 de diciembre de 2019

Religión en Libertad

Dos sacerdotes asesinados y nueve secuestrados: balance en 2019 en Enugu, pequeña región de Nigeria

ReL

Los sacerdotes de esta región nigeriana han pedido mayor protección ante los ataques que están sufriendo.
Los sacerdotes de esta región nigeriana han pedido mayor protección ante los ataques que están sufriendo.

Ser sacerdote en algunos puntos de Nigeria es una misión de gran riesgo. La inseguridad y la persecución contra los cristianos empiezan a convertirse en una tónica habitual. Es lo que está ocurriendo en el estado de Enugu, de algo más de tres millones de habitantes, situado en el sur del país.

De hecho, en lo que va de 2019 han sido asesinados dos sacerdotes de este estado y han secuestrado hasta nueve religiosos más. El último ha sido el padre Malachy Asadu, liberado tras varios días de secuestro, tal y como informó la Policía el pasado 27 de noviembre.

Según recoge la agencia Fides, el padre Asadu fue secuestrado el 25 de noviembre a lo largo de la carretera Imilike-Nsukka Road cuando regresaba de una reunión diocesana en la Catedral de Santa Teresa, en Nsukka. Su secuestro tuvo lugar exactamente nueve días después de que fuese secuestrado otro sacerdote, el padre Teófilo Ndulue, que desapareció el 16 de noviembre y fue liberado tres días después.  Entre los últimos casos están también el del padre Arinze Madu, vicerrector del seminario "Reina de los Apóstoles" en Imezi-Owa, estado de Enugu, secuestrado el 28 de octubre y liberado el 30 de octubre.

Más casos que demuestran la indefensión de los sacerdotes

Lamentablemente, los secuestros no siempre concluyen con la liberación del rehén. El 20 de marzo, encontraron el cuerpo sin vida de don Clement Rapuluchukwu Ugwu, párroco de la iglesia de San Marco, en Obinofia Ndiuno.

En esa ocasión, monseñor Callistus Onaga, obispo de Enugu, expresó su pesar por el hecho de que la policía no pudiese salvar al padre Ugwu a pesar de que le habían asegurado que estaban siguiendo a los secuestradores, mientras que estos últimos, por el contrario, continuaban sacando dinero de la cuenta del sacerdote con la tarjeta del cajero automático.

El clero de la diócesis de Enugu había salido a las calles para exigir más seguridad después del asesinato del padre Paul Offu asesinado en la tarde del jueves 1 de agosto. El sacerdote, párroco de la iglesia de Santiago el mayor en Ugbawka, fallecio por los disparos de arma de fuego de un grupo de “pastores Fulani” mientras conducía el automóvil por la carretera Ihe-Agbudu Road hacia Awgu.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Por favor ayúdanos a poder seguir adelante

DONA AHORA