Martes, 17 de septiembre de 2019

Religión en Libertad

En Australia los ciudadanos se expresarán en una consulta por correo no vinculante

Llevan 15 años como pareja homosexual y se oponen al matrimonio gay: «¿Hasta dónde se llegará?»

Mark y Ben se expresan contra la redefinición del matrimonio - esa postura no es homofobia, dicen
Mark y Ben se expresan contra la redefinición del matrimonio - esa postura no es homofobia, dicen

P.J.G./ReL

Ben Rogers y Mark Poidevin son una pareja homosexual en Wollongong, Australia, que lleva 15 años juntos ("con nuestros altibajos, como todos"). Se conocieron en una web de temática gay y se declaran comprometidos en su relación. 

Pero se oponen a redefinir el matrimonio en Australia, uno de los pocos países de cultura occidental anglohablante que legalmente sigue considerando que el matrimonio es una unión de hombre y mujer.

Hace cinco años, Mark defendía el "matrimonio gay" y propuso a Ben que se casaran. Pero él le dijo que no creía que las parejas del mismo sexo debieran ser consideradas como matrimonio. Ben defendió entonces, y sigue defendiendo hoy, en pleno debate sobre la redefinición de esta institución, que el matrimonio debe mantenerse como una unión de personas de distinto sexo. 

Renunciar a los hijos 
"Nunca hemos vivido ninguna discriminación en nuestras familias, ni dramas por revelar nuestra sexualidad", explica Ben Rogers. "Cuando me revelé como homosexual pienso que una de las consecuencias era renunciar al matrimonio y a los hijos". 

Hoy Mark Poidevin también se opone a la redefinición del matrimonio, y más en un país como Australia con muchos inmigrantes de culturas muy diversas, incluso llegados de países con poligamia legal.

"Si hacemos una excepción con una comunidad, como las parejas del mismo sexo, ¿dónde pararemos? ¿Permitiremos matrimonios múltiples a comunidades de otras culturas? ¿Bajaremos la edad de consentimiento a otras minorías? A mí me preocupa dónde se puede llegar", explica Mark.



Defender el matrimonio real no es ser homófobo
Mark lamenta que a ellos y a cualquiera que hable contra la redefinición del matrimonio se les acuse de homófobos.

"Oigo comentarios que dicen que eres homófobo si no apoyas el matrimonio gay, pero yo soy un gay que dice que no es así, que tienes derecho a tu visión y que las personas deben ser respetadas. No apoyar una postura no significa que seas un intolerante", añade Mark. 

La peculiar consulta por correo
El gobierno australiano ha dedicado 100 millones de dólares (USA) a organizar una consulta ciudadana por correo, que además no es vinculante: los mayores de 18 años inscritos en el censo electoral podrán votar por correo si desean el matrimonio gay en el país.

No es lo mismo que convocar a la gente a las urnas en un referéndum. Los activistas LGTB se oponían a un referéndum porque decían que sería "divisivo" para el país y esperando forzar la ley en el Parlamento; las entidades conservadoras también temían perder un referéndum bajo presión mediática.

El Gobierno puso en marcha entonces la peculiar consulta por correo, que tiene detractores, pero al menos permite expresarse a los ciudadanos: a los españoles, alemanes y canadienses nadie les preguntó si querían que una institución antiquísima como el matrimonio fuese completamente redefinida para convertirse en otra cosa muy distinta: los políticos lo hicieron sin contar con la ciudadanía.

Las respuestas por correo postal deben recibirse antes del 7 de noviembre a las seis de la tarde.  

¿Y el derecho de los niños a crecer con padre y madre?
La pregunta formulada es: "¿Apoya usted un cambio en la ley que permita a las parejas del mismo sexo casarse?" Como se ve, la pregunta no comenta nada sobre temas más complejos todavía, como la entrega de niños en adopción, impidiéndoles tener un padre y una madre, por ejemplo.  

Aunque las encuestas consideran que el "sí" al matrimonio gay puede lograr un 63% de respuestas, Mark y Ben consideran que, como en la votación del Brexit o las elecciones que dieron el poder a Trump, las encuestas pueden fallar. Y más en un procedimiento tan peculiar de voto por correo. 

Incluso si Australia llegara a aprobar el matrimonio gay, Ben Rogers y Mark Poidevin declaran en Abc.net.au que ellos no se casarán. "Nos mantendremos en nuestro compromiso mutuo, no necesitamos matrimonio en nuestras vidas, definitivamente no", dicen. 
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Por favor ayúdanos a poder seguir adelante

DONA AHORA