Domingo, 26 de septiembre de 2021

Religión en Libertad

Militares españoles acuden la Colina de las Cruces a dejar la suya al concluir su misión en Lituania

Los militares españoles junto a la cruz ofrecida por la Fuerza Aérea en la Colina de las cruces
Los militares españoles junto a la cruz ofrecida por la Fuerza Aérea en la Colina de las cruces

Javier Lozano / ReL

La Fuerza Aérea Española abandonó el pasado 31 de agosto la misión de Policía Aérea en el Báltico (BAP) encomendada por la OTAN. Desde el 30 de abril pilotos españoles al mando de siete Eurofighter del Ala 14 vigilaron las fronteras bálticas ante posibles intrusiones rusas. Ahora han sido relevados por los F-16 de Dinamarca y Portugal, que pasan a liderar esta misión de alerta de reacción rápida.

Sin embargo, los militares españoles no quisieron despedirse de su misión en Lituania sin visitar la Colina de las Cruces, donde la Fuerza Aérea Española dejó allí una gran cruz con la bandera española en señal de su apoyo al pueblo lituano.

Con este acto en un lugar simbólico para el pueblo lituano y que muestra su herencia cristiana quedaba concluida la rotación de estos pilotos del Ejército del Aire en esta misión.

La colina de las cruces está situada doce kilómetros al norte de la ciudad industrial de Siauliai y se ha convertido en el gran lugar de peregrinación del pueblo lituano. Desde hace siglos, la colocación de cruces en esta colina ha representado la resistencia pacífica de los católicos ante la opresión.

Experimentó un auge en el siglo XIX cuando en una rebelión campesina contra el Zar, éste no permitió a las familias honrar a sus muertos. Colocaron cruces en su honor pese a la oposición de las autoridades. Poco a poco el número de cruces y el tamaño de éstas iban creciendo paulatinamente.

Sin embargo, este ejemplo de resistencia se mostró de manera más clara durante la ocupación soviética y la represión del régimen comunista hacia los cristianos. Cuando Lituania fue anexionada a la URSS la colina de las cruces ya era un lugar sagrado para los lituanos. Miles de cruces llenaban la pequeña montaña.

Soldados españoles colocan una cruz en la colina de las cruces

La Unión Soviética no podía permitir que la cruz brillase por lo que se empeñó en destruir cualquier atisbo de cristianismo. Y esta colina representaba un desafío a su poder y un problema de orden público.

En aquel momento, la URSS deportó a una quinta parte de los lituanos a Siberia e instauró un férreo sistema ateísta que pretendía arrancar la fe del alma de este pueblo. Por ello, los lituanos se agarraron a la fe y convirtieron esta colina como un signo de su lucha por conservar lo más profundo de su ser.

Pese a la ocupación soviética y la prohibición de colocar cruces, poco a poco la colina iba teniendo cada vez más. De noche y de manera sigilosa conseguían colocarlas en aquel lugar sacro.

La KGB, irritada ante esta manifestación de fe decidió el 5 de abril de 1961 arrasar con el lugar. Aquel día bulldozers soviéticos destruyeron todas las cruces. Las de madera fueron quemadas, las de metal se utilizaron como chatarra y las de piedra fueron troceadas y enterradas. Con esto creían que habían vencido pero se equivocaron y mucho.

Siempre aparecían más cruces

Para gran sorpresa de la inteligencia soviética a la mañana siguiente una especie de milagro había ocurrido. La colina volvía a amanecer repleta de cruces. Los lituanos volvieron de noche y de manera cuidadosa y sigilosa plantaron de cruces la colina.

Colina de las cruces en Lituania

Ni las amenazas ni las detenciones pudieron parar esta motivación de los católicos lituanos. Sin embargo, la URSS no se dio por vencida y volvió a arrasar varias veces el lugar. Pese a estar custodiado por el Ejército y agentes de KGB, la colina amanecía de nuevo repleta de cruces.

Ante estos inesperados fracasos, las autoridades soviéticas probaron con otras estratagemas. En una ocasión las destruyeron alegando la falta de valor artístico, en otras alertaron de varias epidemias en la zona que impedían acercarse a las colinas e incluso llegaron a bloquear las carreteras.

En vano. No pudieron apagar la manifestación de fe del pueblo lituano. Cada vez que las cruces eran destruidas, aparecían más; cuando el Ejército bloqueaba los accesos inexplicablemente los vecinos se las ingeniaban para introducir enormes cruces en el lugar. Incluso, la URSS en 1978 trató de anegar de agua el lugar y hundirlo acabando así con la colina. Tampoco lo consiguieron.

La KGB se da por vencida

El culmen de esta expresión de fe se produjo en 1979 cuando un sacerdote se atrevió a desafiar al régimen comunista y fue en procesión hasta allí junto a toda la parroquia.

Finalmente, la KGB se dio por vencida y dejó en paz la colina de las cruces pues su odio a la fe alimentaba aún más el amor a Cristo de los lituanos. Así, el lugar descansó tranquilo hasta la caída de la URSS, lo que supuso el fin de la tiranía convirtiendo este lugar en el gran santuario de Lituania.

Visita de Juan Pablo II en 1993 a la colina de las cruces

Visita de Juan Pablo II en 1993 a la colina de las cruces

Miles de cruces de todos los tamaños y tipos permanecen allí. Por los mártires, por familiares, por intenciones o simplemente como agradecimiento a Dios. Las hay de todos los tipos y tamaños. Las que van de varios metros de altura a las que apenas suponen un par de centímetros.

La visita de Juan Pablo II

En 1993 el Papa Juan Pablo II visitó este lugar y lo dio a conocer al mundo entero. Quedó impresionado por esta enorme manifestación de fe y conmovido al hallar una gran cruz clavada en 1981, en plena dictadura, tras sufrir el atentado y que tenía inscrito: “Cristo ten piedad del Papa, Lituania te lo suplica de rodillas”.

Tras volver a Roma de este viaje dijo en la Audiencia pública que “el encuentro en la colina de las cruces fue una experiencia conmovedora. Ese lugar nos recuerda que continuamente el hombre ‘completa lo que falta a las tribulaciones de Cristo’, según las palabras de San Pablo. Después de esa visita, a todos nosotros nos parecía más clara la verdad que expresó el Concilio Vaticano II, a saber, que el hombre no puede comprenderse profundamente a sí mismo sin Cristo y sin su cruz".

Tan impresionado quedó Juan Pablo II con esta visita que un año después durante una visita a un monasterio franciscano en Italia, el Papa alentó a los hermanos a construir un monasterio en la colina de las cruces. En 2000 quedó consagrado y allí hay ahora un noviciado y una casa de retiro.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda