Viernes, 23 de agosto de 2019

Religión en Libertad

En «Cáncer y debilidad del sistema inmunitario según Santa Hildegarda», del doctor Wighard Strehlow

Santa Hildegarda señala cómo prevenir el cáncer: 5 síntomas a los que hay que prestar atención

Santa Hildegarda habla de medicina con sus discípulas en la película Visión, de 2009 - es doctora de la Iglesia
Santa Hildegarda habla de medicina con sus discípulas en la película Visión, de 2009 - es doctora de la Iglesia

ReL

Hay un consenso científico en la actualidad acerca de que una mala alimentación y una serie de factores psicosociales debilitan el sistema inmunitario humano y lo hacen más vulnerable. 

El doctor alemán Wighard Strehlow, experto en la medicina de la abadesa y doctora de la Iglesia Santa Hildegarda de Bingen (1098-1179), señala que ella detectó 5 señales o síntomas que van relacionados con lo que hoy llamamos "fase de precancerosis": 

- Trastornos del corazón
- Problemas de garganta y vías respiratorias
- trastornos hepáticos;
- trastornos del estómago y del intestino
- trastornos reumáticos.

Wighard Strehlow, a partir de los textos médicos de la abadesa alemana del siglo XII, de los datos modernos y de su experiencia médica, constata que trabajar sobre estos síntomas en su "fase de precancerosis", especialmente reforzando el sistema inmunitario, ayuda a prevenir o impedir el "salto al cáncer" y la formación de tumores malignos. Strehlow expone sus experiencias y las enseñanzas de Santa Hildegarda en  Cáncer y debilidad del sistema inmunitario según Santa Hildegarda” (LibrosLibres), de reciente publicación en español.

cancer_santa_hildegarda_portada_strehlow

Puede adquirirse aquí 

El precáncer en los textos de Santa Hildegarda

En sus textos, Santa Hildegarda describe la precancerosis y su relación con los tumores. Escribe sobre la difusión de los virus por todo el cuerpo, describe incluso como desarrollan una doble hélice y la forman otra vez y como se reproducen estos virus en el ADN del núcleo celular. En su terminología medieval, a estos virus ligados al cáncer los llama “gracillimi vermiculi” (gusanitos pequeñísimos).

La bilis negra: un síntoma revelador

Un síntoma o detector en esta fase de precancerosis es lo que Santa Hildegarda llamaba "bilis negra" o melanche, que es un exceso de ácido biliar, segregado por el hígado. La santa abadesa relaciona esta bilis negra con factores psico-patológicas, debidas al estrés, las preocupaciones, la angustia o el miedo. Los pigmentos de esa bilis negra provocan una especie de envenenamiento que invade todo el cuerpo.

Estas toxinas y sustancias al fermentar se fijan, en un primer momento, en focos aislados (focos reumatoides) encerrados o encapsulados en una especie de bolsa o cápsula dentro del tejido conjuntivo. De cuando en cuando, originan oleadas de dolores violentos cuando el enfermo se encuentra en una fase desfavorable o de débil resistencia. El cuerpo se siente agredido y lacerado de tal modo como si lo mordieran o se lo comieran desde dentro.

hildegarda_pelicula

Santa Hildegarda protagonizó una película alemana en 2009 ("Visión") y fue declarada Doctora de la Iglesia por Benedicto XVI

Del oncógeno inactivo a su peligrosa activación

A los virus que desencadenan tumores los llamamos hoy oncógenos. Se trata todavía de focos dispersos de virus que están en la llamada fase de virus cristalinos porque todavía no tienen vida autónoma. Necesitan un lugar de acogida para crecer y multiplicarse: en ese estadio todavía prácticamente no se propagan. Por ejemplo, si se producen pequeñas heridas sangrantes en el tracto intestinal, esos oncógenos pueden dar el peligroso salto al cáncer, ya que se activan y pueden emigrar a todo el cuerpo y formar tumores.

Cambiar el estilo de vida y la alimentación para reforzar las defensas

La salud, tal como la entiende y explica Santa Hildegarda, no es una "casualidad" sino un proceso dinámico sobre el que cada uno de nosotros puede influir diariamente mediante un estilo de vida razonable y una alimentación adecuada, de lo cual cada uno es responsable.

En la base del Arte de Curar de Santa Hildegarda se ofrece un programa con seis Reglas de Oro de la Vida con las cuales se puede influir sobre los procesos que fortalecen la capacidad inmunitaria y curativa del cuerpo. Como religiosa, ella animaba al  enfermo a preocuparse por activar todas las posibilidades ocultas en su interior y a ponerse en sintonía con el plan divino que Dios pensó para su vida al crearlo y poder así realizarlo.

hildegarda_libro_aleman

Santa Hildegarda escribió de música, teología y mucho de medicina

34 años, ante un tumor cerebral inoperable

El doctor Strehlow, que es hoy la máxima autoridad mundial en la medicina hildegardiana, explica en su libro Cáncer y debilidad del sistema inmunitario según Santa Hildegarda” (LibrosLibres), casos de pacientes que han pasado por su consulta a lo largo de los últimos 40 años y que han experimentado mejorías asombrosas siguiendo las indicaciones del “Arte de Curar" de Santa Hildegarda. 

Un ejemplo que da es el de un enfermo de 34 años que sufría de un tumor cerebral inoperable. Había perdido la voz y el sentido del equilibrio. Tenía vértigos y titubeaba al moverse de manera que tenía que agarrarse continuamente. El hospital regional buscó una asistencia externa de medicina natural porque no disponían de ningún recurso médico u opción terapéutica hospitalaria para ese caso. Se realizó un tratamiento específico para el tratamiento del cáncer según el Arte de Curar de Santa Hildegarda: alimentación a base de espelta, dos análisis de sangre hildegardiano (ASH) al año, cura de bebida de lentejas de agua y Anguillán en dosis progresivas. Al cabo de un año el tumor dejó de crecer y su voz y su estado general habían mejorado. Hoy el enfermo vuelve a caminar y recupera el equilibrio. El pronóstico después de cada ASH es muy esperanzador.

Quimioterapia que no logra frenar la inflamación de linfomas

Otra paciente sufrió una operación abdominal hace 10 años. Desde entonces sufre inflamación en los nódulos linfáticos de la región inguinal. El análisis de una muestra de esos nódulos era benigno para un primer laboratorio, y maligno para otro distinto. Durante dos años de dudas los linfomas se desarrollaron y, de forma urgente, le propusieron a la enferma un tratamiento de quimioterapia tradicional o una terapia con rayos. En realidad, para este caso solo una quimioterapia intensiva y muy agresiva podía ofrecer una pequeña oportunidad de mejoría de su estado. La enferma, por su parte, adoptó una alimentación a base de espelta. Con la toma de bebida de lentejas de agua y Anguillán, los análisis de sangre según Santa Hildegarda y untratamiento intestinal mediante el electuario de peras (tenía una infección por cándidas) los nódulos linfáticos se redujeron en tres meses de 10 cm a 2 cm. Su enfermedad evoluciona de manera satisfactoria, en general, con una reducción espontánea de los nódulos linfáticos y un buen estado clínico general.

hildegardis

Hildegarda asegura que lo que escribía sobre ciencia y medicina también se lo iluminaba Dios con sus dones

Un tumor maligno que reaparece a los cinco años…

A los 40 años tuvieron que amputarle los dos pechos a una enferma (en 1986 el pecho izquierdo y 1988 el derecho). A pesar de la quimioterapia y una serie de 24 sesiones de rayos el tumor maligno hizo una recidiva y reapareció en junio de 1991. En el mes de mayo de 1992 tuvo que ser operada de nuevo. La lesión no quería cicatrizar y continuaba sangrando. A pesar de la quimioterapia el tumor continuó creciendo: aparecieron metástasis en el hígado, los pulmones y en los vasos linfáticos. A partir de abril de 1994 la enferma descubrió la medicina de Santa Hildegarda: ASH, bebida de lentejas de agua y Anguillán. Al cabo de nueve meses ya se observaba una regresión de las metástasis. La tomografía por ordenador  ya no detectaba metástasis ni en el hígado ni en los pulmones, solo trazas de cicatrices. Ya no se ha descubierto ninguna otra metástasis.

Por supuesto, el enfermo no debe dejar nunca de ir a los médicos especialistas ni de atender las ofertas y tratamientos de la medicina moderna; sin embargo, el doctor Strehlow destaca los asombrosos resultados de las recetas hildegardianas que él relaciona, como indica el título de su libro, con un fortalecimiento del sistema inmunitario. 

La medicina de Santa Hildegarda, para el lector de hoy

Ahora LibrosLibres traduce al español“Cáncer y debilidad del sistema inmunitario según Santa Hildegarda”, el libro del doctor Strehlow que explica los casos que ha podido estudiar y las ventajas del estilo de vida hildegardiano. Puede adquirirse en librerías o encargarse aquí en OcioHispano.

libros_santa_hildegarda

Wighard Strehlow ha publicado también en español otros 4 libros sobre las enseñanzas médicas de Santa Hildegarda aplicadas a otros campos de la salud:

- La salud del corazón y la circulación según Santa Hildegarda
- La salud del aparato digestivo según Santa Hildegarda
- Adiós tristeza: cómo superar la depresión según Santa Hildegarda de Bingen
- Manual de Medicina de Santa Hildegarda

Todos pueden encargarse aquí en OcioHispano

***

arte_de_curar_hildegarda

En lengua española es posible conocer el pensamiento y la medicina de Santa Hildegarda también mediante un curso online de 6 meses, con 26 vídeo-tutoriales que organiza el centro de cursos online AulaMuchaVida. Más información del curso en: aulamuchavida.com/santa-hildegarda/

 

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Esta noticia sólo la podemos hacer con tu ayuda

DONA AHORA