Domingo, 15 de diciembre de 2019

Religión en Libertad

Blog

Una conversión a la misericordia de Cristo

por Isabel Warleta

La historia de conversión que hoy os traigo me impactó muchísimo cuando la leí, no solo por la vida que durante años llevó Diane Kramer antes de su regreso a casa, sino por su experiencia de conversión real en el momento en que optó libremente por regresar a la Iglesia Católica de verdad.
Os llamará la atención cómo en el proceso previo a su conversión real ella acudía de manera periódica a una Iglesia Católica, después de haber pasado por iglesias episcopalianas y evangélicas, pero siempre tuvo la impresión de que faltaba algo. El problema real estaba en que en esa pequeña iglesia local, formada en su mayor parte por gentes que habían vivido la “revolución hippie” y eran en producto del baby-boom, había gran cantidad de lo que ella llama “buenos sentimientos y camaradería” al tiempo que la consideraba “relajada” porque no era estricta en cuestiones morales y el sacerdote que dirigía las celebraciones e impartía los sacramentos en ella se había acomodado a éste tipo de feligresía. ¿Qué es lo que ella considera poco estricta en cuestiones morales? Pues sencillamente, que convenía con la contracepción, con las relaciones prematrimoniales,... En cierta forma el tipo de comunidad que buscan algunos católicos que quieren seguir “estando” pero a su manera, haciendo un catolicismo a la carta. Y la que algunos sacerdotes mantienen con tal de no perder su “clientela”. 
 
Pues bien, éste tipo de comunidad hubiera sido perfecta para una católica de nacimiento que practicó las relaciones prematrimoniales, que utilizaba métodos anticonceptivos y que había llegado a abortar por no cortar su carrera profesional y había creado un “catolicismo a medida” para poder sobrellevar todo eso; si no fuera porque el Señor la tocó y experimentó un proceso de conversión profunda que la llevó a tener un enorme sentido de culpabilidad.
 
¿Qué es lo que sanó completamente a Diane? Sencillamente la Misericordia Divina. El conocimiento de que “todo puede ser perdonado si se entrega”.
Hay dos cosas que han llamado poderosamente mi atención en ésta conversión, en primer lugar la enorme atracción que sienten muchos de los que han nacido católicos y se han alejado de la Iglesia hacia la tradición y la liturgia, en definitiva hacia las muestras de devoción y a las formas de realizar el ritual, que no encuentran en otras denominaciones y echan de menos.
En segundo lugar la reacción del joven internauta que se corresponde con ella vía e-mail, cuando afirma que un pecado que nosotros no reconocemos como tal no puede ser perdonado, concretamente dice: El pecado es el pecado, dijo. Debemos ser honestos en reconocer nuestro pecado a fin de recibir la Divina Misericordia. Dios no puede perdonar un pecado si insistimos en que ni siquiera existe”.
El testimonio es una lección única que nos lleva a pensar que “rebajando” las exigencias no conseguimos llenar iglesias, ni sanar corazones, ni traer paz a miles de seres humanos atormentados por el pecado,... eso solo lo puede hacer el Señor con su amor y su misericordia, nuestra labor es, únicamente, transmitir su mensaje sin contaminarlo, sin tratar de disfrazarlo para “venderlo” mejor, el mensaje se vende por si solo.

Tomado de:
La verdadera historia de una joven mujer católica que abandonó la Iglesia y cayó en un desierto espiritual durante años. Con paradas en el aborto, la anticoncepción y la Iglesia Esperanza Evangélica, y que finalmente fue guiada de regreso a casa, a la Iglesia de Cristo y a sus sacramentos siguiendo las señales de las autopistas de la información.

Nacida católica, me pasé mis primeros años en un ghetto irlandés-americano en el centro de la ciudad de Boston. Allí, durante los piadosos años 50, desarrollé una maravillada fascinación por la cultura católica. Me encantaba el ambiente de misterio: las estatuas, las velas votivas y las vidrieras... los himnos en latín, las procesiones y novenas de mayo... las iglesias poco iluminadas, llenas de incienso durante la misa y la bendición. Me empeñé en leer "Vidas de los Santos", que tomé prestado de la biblioteca pública móvil. Y al igual que muchas chicas de esa época, soñaba con ser monja.

Pero después nos mudamos a los suburbios cuando yo tenía ocho años, y la influencia católica se desvaneció. Mi madre, que siempre se había inclinado hacia el escepticismo, poco a poco se apartó de la participación en la parroquia. En mi adolescencia, yo también me convertí en una escéptica. Dejé de ir a misa y derivé en un irreflexivo agnosticismo. Luego, al final de mi adolescencia, algo ocurrió. Después de un semestre desastroso en una universidad "experimental", estaba viviendo en casa, buscando un trabajo sin mucho entusiasmo. En las noches de fin de semana, mis amigos hippies y yo quedábamos en un café patrocinado por la Iglesia Congregacional local. Pronto varios amigos me invitaron a un estudio de Biblia en la casa de una vecina que había ayudado a montar la cafetería. Yo no tenía nada mejor que hacer, así que me enganché. En las semanas que siguieron, navegamos a través de los Evangelios sinópticos, y me encontré poderosamente atraída por Jesús. Argumenté, me resistí, me opuse, pero siempre volvía a por más. Por último, nuestra anfitriona nos llevó un día de viaje a otro café cristiano al oeste de Massachusetts. Allí, cuando los jóvenes ministros me preguntaron si estaba dispuesta a recibir a Jesús, me sorprendí a mí misma respondiendo que sí. A la mañana siguiente, durante el viaje de vuelta a casa, me sentí eufórica, liberada. Sabía poco acerca de la fe que había abrazado, pero estaba convencida de que había pasado un punto sin retorno. Todo parecía fresco y nuevo. Unos meses después, cuando volví a la universidad, descubrí que algunos de mis compañeros también "habían aceptado a Jesús". Pero después de coquetear con el pentecostalismo, éstos amigos anhelaron una tradición más rica, más litúrgica. Empezaron a asistir a una parroquia local episcopaliana de la High-Church. Bajo su influencia, yo también viajé desde el fundamentalismo al anglicanismo - y, finalmente, regresé al catolicismo.

Antes de mi regreso a la Iglesia Católica, recibí el "Bautismo en el Espíritu Santo" en un Encuentro Evangélico de Hombres de Negocios. Comencé a orar en lenguas, y pronto me involucré mucho en la renovación carismática católica local. Por desgracia, mi comprensión de la espiritualidad católica era casi nula. Aunque yo estaba estudiando Historia Medieval, conocía y me preocupaba poco sobre de las oraciones tradicionales que precedieron al Vaticano II. Atrapada en el espíritu post-conciliar, me olvidé de devociones como el Rosario y de otras antiguas devociones en favor de formas de culto más espontáneas. Y, por hambre de una experiencia más profunda de Dios, me centré en los "sentimientos" - lo que los místicos llaman "consuelos"- en lugar de hacerlo en Jesucristo. Terminada la universidad, de vuelta en la gran e impersonal Boston, colgué mi fe por un tiempo. Gradualmente, bajo la presión de la revolución sexual, abandoné tanto mis creencias como mi castidad. Recuerdo una ocasión, estaba sentada en el asiento del pasajero con un colega con quien compartía una carrera que se realizó en la carretera 128. "Vamos a chocar", pensé, "y me voy a morir en pecado mortal". La idea me asustó, pero no lo suficiente como para llevarme de vuelta a la Confesión.

Irónicamente, llegué al punto más bajo a mitad de mi veintena, mientras estudiaba Historia de la Iglesia en la Harvard Divinity School. Supongo que debía creer todavía en algo, de lo contrario ¿por qué estudiar Historia de la Iglesia? Pero ciertamente no vivía mi fe. Estuve sólo un año en Harvard, antes de decidir volver al mundo real. Pero el Señor estaba cumpliendo su voluntad en mí incluso entonces, porque en la Universidad de Harvard me encontré con el hombre que se convertiría en mi esposo.
 
Steve estaba trabajando en su doctorado en Historia Bizantina en la Harvard Graduate School of Arts and Sciences. Estuvimos juntos en una clase, y luego perdimos el contacto. Un año después de dejar la Universidad, nos encontramos saliendo del metro en el centro de Harvard Square. Intercambiamos números de teléfono, a continuación, pusimos en marcha una relación de pareja bastante tormentosa. Algunos meses más tarde, nos fuimos a vivir juntos y formamos un hogar. En el otoño de 1980, mientras trabajaba en una conocida casa editorial de Boston, me quedé embarazada. En ese momento, Steve estaba ganando un sueldo escaso como profesor no-residente en la Leverett House de Harvard. Yo ganaba casi lo mismo en mi trabajo editorial. Deprimida y preocupada por mi carrera, opté por el aborto. Steve me acompañó a una clínica gestionada por feministas y sostuvo mi mano mientras me retorcía de dolor durante el angustioso procedimiento de succión. Después no sentí ningún remordimiento, solamente alivio. Pasarían años antes de que me enfrentara a las consecuencias de mi "elección".
 
Sin embargo, el Señor se negó a renunciar a mí. A pesar de que insistía en los pecados más terribles, continuó dibujándome suavemente para Él. Un año más tarde, me uní formalmente a la Iglesia Episcopaliana. Aquí, pensaba, encontraría el ritual católico y la riqueza, sin las restricciones de la "rígida" moral católica. Traducción: podría ser una buena episcopaliana y seguir viviendo con mi novio. En 1982, Steve y yo nos casamos en una ceremonia episcopaliana en la Memorial Church de Harvard. El verano siguiente, nos mudamos a una zona rural del noroeste de Luisiana, donde Steve había aceptado un trabajo de profesor. Durante los siguientes seis o siete años, nos movimos arriba y abajo de la Costa Este: en primer lugar hacia el centro-norte de Vermont, luego a sur de Vermont y luego de nuevo hacia el sur, hacia Carolina del Norte. Desde el principio habíamos acordado tener "hijos por elección", a través de los años hemos practicado sistemáticamente el control de la natalidad -con un método barrera, el diafragma, ya que tenía miedo de la píldora-.
 
De tanto en tanto, seguíamos asistiendo a iglesias episcopales. Otras veces, hartos de la teología anglicana políticamente correcta, nos dejábamos caer en la iglesia católica local. Sin embargo, siempre nos sentíamos como intrusos. Normalmente me deslizaba por el pasillo en el momento de la Comunión. Asegurándome de recibir la Sagrada Forma del ministro laico de la Eucaristía, no del sacerdote. Supersticiosamente, temía que el sacerdote pudiera mirar en mi alma y ver mi pecado mortal, mi aborto en el pasado y mis prácticas anticonceptivas presentes. A pesar de mi fachada de valentía, sentía vergüenza interior. Incluso cuando una amiga católica me dijo secamente que sus objeciones al control de la natalidad eran una "tontería", en el fondo sabía que estaba pecando. En el momento en que nos establecimos cerca de Winston-Salem, North Carolina, sabía que no podía volver al anglicanismo. Steve y yo nos sentíamos desmotivados por nuestras experiencias en la Iglesia Episcopal. Estábamos cansados de enseñanzas de baja cota y de corte progresista. Pero, ¿dónde podríamos ir?
Steve comenzó a explorar el evangelismo -una cosa fácil de hacer aquí en Piedmont, Carolina, un bastión de los Bautistas del Sur. Pero mientras que yo también sentía la tentación de la teología Bautista -una vez salvos, ya está- no me encontraba cómoda en una iglesia austera, desnuda, sin liturgia ni tradición.
 
Durante una enfermedad, Steve experimentó una profunda conversión a Cristo. Comenzó a leer la Biblia con avidez y a escuchar la radio evangélica. Un día se sintió golpeado por las palabras de Cristo: "El que reciba a uno de éstos pequeños por causa mía, a mí me recibe". Poco después, el día de Año Nuevo, anunció que podríamos tratar de concebir un hijo. Yo estaba encantada. A los 40 años, ya no sentía mi vieja aversión a la maternidad. Ahora anhelaba un bebé. Yo sufría una enfermedad grave aún no diagnosticada -hipertiroidismo- por lo que me tomó un tiempo quedar embarazada. Pero, finalmente, ese noviembre, experimenté síntomas inequívocos. La prueba de embarazo resultó positiva. Los recuerdos de mi aborto inundaron mi mente y mi corazón. Profundamente arrepentida, me sentía indigna de este nuevo don precioso que el Señor me había dado por su gracia. Empecé a anhelar el regreso a la Confesión. En ese tiempo, estábamos asistiendo a una pequeña iglesia misional católica no demasiado lejos de nuestra casa en Backwoods. En gran parte llevada por sus miembros laicos, era extremadamente "relajada". Sin vidrieras, ni reclinatorios. Sin rigurosas exigencias morales. Sólo un montón de buenos sentimientos y de camaradería.

Durante el servicio penitencial de adviento, hice mi primera confesión en al menos 15 años. El Padre escuchó con simpatía comó confesaba el aborto. Entonces vacilante planteé la cuestión del control de la natalidad con medios artificiales. Yo sabía Steve tenía previsto regresar a la anticoncepción una vez nacido el bebé. ¿Cómo podría confesar algo que yo honestamente tenía toda la intención de seguir haciendo? El Padre me dejó fuera de juego. La Planificación Familiar con métodos naturales, dijo, era "el ideal de la Iglesia", pero no siempre podemos estar a la altura de los ideales. Además, mi relación con Steve era de primordial importancia. El Señor no nos quiere peleando por el control de la natalidad. Si creemos sinceramente que no podemos abstenernos durante la época fértil, que así sea. La Anticoncepción artificial, dio a entender, es el menor de dos males, es preferible a la discordia civil. Salí de la Confesión convencida de que podía seguir usando el diafragma.
 
Mirando en retrospectiva, sin embargo, no puedo culpar completamente al Padre por ello. Él me había dicho lo que quería oír, pero fue mi culpa querer escucharlo. Ahora estaba de regreso "oficialmente" en la Iglesia Católica, pero todavía no me sentía en casa. Mi vida de oración era un desastre. No podía conectar con Dios. Mi fe parecía hacer poca o ninguna diferencia en mi vida. ¿Por qué no podría yo vivir como una "nueva criatura" en la alegría, la paz y la libertad del Señor? Esta pregunta me perseguía. Sin embargo, nunca se me ocurrió que la respuesta era mi desobediencia. Como tantos otros, me había convertido en una católica de cafetería. En el fondo, lo sabía bien, pero no me atreví a entregar todo el corazón a las enseñanzas de la Iglesia. Lamentablemente, Steve creía con más fuerza que yo que no estaba mal escoger y elegir entre las creencias católicas. Se rió de mi sugerencia de que quizá deberíamos jugar con las reglas -seguir todas las normas- en lugar de decidir por nosotros mismos aquellas a las que obedecer.

Una vez más, sin embargo, la culpa es sólo mía. El punto de vista de Steve sólo era su adaptación a mis propias inclinaciones, así que tomé el camino de no oponer resistencia. Nuestro hijo John Michael nació en julio de 1992, en la Fiesta de Nuestra Señora del Monte Carmelo. En cuanto me recuperé, volví al diafragma. Pero ahora era madre, y eso hizo una diferencia. Cuando tuve a mi bebé en mis brazos y me perdí en su mirada, adquirí una nueva perspectiva sobre el control de natalidad. ¿Quién era yo para impedir el milagro de la vida? ¿Cómo me atrevo a frustrar el designio del Creador? Poco a poco, empecé a creer que la anticoncepción estaba equivocada.
 
Dividida entre Steve y Dios, empecé a correr riesgos en secreto. A veces me "olvidaba" de aplicar el espermicida en el diafragma. De vez en cuando, simplemente "olvidaba" el diafragma. Pensé que a mi edad, el riesgo de concepción era bajo. Sin embargo, 19 meses más tarde, estaba embarazada de nuevo. Nuestro hijo Paul Stephen nació en octubre de 1994. Una vez más volví al diafragma, pero esta vez con una fuerte resistencia. Empecé a rezar para que Steve estuviera de acuerdo con la Planificación Familiar Natural. Sin embargo, había pocas esperanzas de ello. Cada vez que abordaba el tema, él se negaba rotundamente ¡Y quiero decir rotundamente!

Fue en éste contexto que empecé a explorar el ciberespacio. En esos momentos, yo todavía amamantaba a Paul de vez en cuando, a pesar de que había vuelto a mi trabajo de redacción de textos publicitarios en una agencia de publicidad local. Por las tardes, me sentaba en la computadora, acunando a Paul en un brazo mientras le amamantaba plácidamente. Con la otra mano, escribía el correo electrónico, notas y mensajes de tablón de anuncios. Siendo novata en la red, empecé con cosas fáciles: los tablones de anuncios de America Online. De inmediato, me adentré en foros de Religión y Cultura, donde descubrí "Cristiandad Online".
 
Pero después de algunas incursiones en el ciber-evangelismo, me centré en los foros católicos. En ese momento, sentí el empujón poderoso del Espíritu Santo hacia la verdadera fe. Desde el comienzo, los tablones de mensajes católicos me sorprendieron, porque estaban llenos de anuncios de católicos a los que doblaba la edad. Allí estaban los chicos "de la cadera", la generación X, discutiendo ansiosamente sobre teología y sobre delicados aspectos doctrinales. Pero eso no fue lo más sorprendente. No. Lo que realmente me sacudió fue su ortodoxia. En nuestra pequeña iglesia misionera, con su atmósfera de los años 60, la ortodoxia se consideraba pasada de moda. Sin embargo, estos jóvenes la daban por sentado. Para ellos, el catolicismo era fresco. No estaban hablando de catolicismo de cafetería con su tendencia post-conciliar de tirar al bebé junto con el agua del baño. Hablaban del artículo genuino, completo, con total fidelidad al Magisterio y la sumisión absoluta a la autoridad de la Iglesia.

Enfermos por los compromisos de sus padres, estos chicos estaban ocupados en la recuperación del patrimonio que habían perdido: las antiguas devociones y oraciones, la Eucaristía y la devoción mariana. Echando un vistazo a sus mensajes, podía sentir el ambiente católico de mi infancia y el sentido del misterio impresionante de nuestra fe. Lo que fuera que estos jóvenes tenían, yo lo quería. Yo ansiaba una fuerte y vigorosa alternativa al ruido de fondo teológico. Quería adorar totalmente a Dios y obedecerle sin reservas. Con un sentido de libertad exultante, me di cuenta que no tenía negociar con el tibio catolicismo liberal tan bien recibido por mis compañeros del Baby Boom. De hecho, los liberales "baby boomers" tienen mucho que aprender. La ortodoxia estaba de moda.
 
Comencé a enviar mensajes mostrando mi acuerdo con los mensajes más ortodoxos. Me encontré defendiendo posiciones que ni siquiera sabía que tenía: la necesidad de la fe y las obras para la salvación, el papel fundamental de María. Sin embargo, mientras lo hacía, tuve la sensación persistente de que era una impostora. Después de todo, yo misma no era una católica ortodoxa en el buen sentido. ¿Qué dirían mi ciber-compañeros, me preguntaba, si supieran que todavía practico el control de natalidad? Fue entonces cuando me encontré de bruces con la Beata Faustina.

Estaba navegando a través del foro católico de AOL una noche, cuando un título me llamó la atención: "Divina Misericordia". Bueno, ciertamente la necesitaba. Siempre tenía dificultades en creer que Dios realmente me ama. Hice clic en la línea de asunto y el mensaje se abrió. Conforme lo leía, empecé a respirar más rápido. Éstas, al parecer, fueron las mismas palabras que Jesús habló en la revelación privada hecha a una monja polaca hace poco más de 60 años. "Yo soy el Amor y la Misericordia misma", dijo a la Beata Faustina. "Que los débiles, las almas pecadoras no tengan miedo de acercarse a mí, porque incluso si hubiera más pecados que granos de arena hay en el mundo, todos serán ahogados en las profundidades inconmensurables de mi misericordia".
 
¿Será cierto? ¿Podría Jesús amarme con tanto ardor? Sé que el Evangelio habla de la infinita misericordia de Nuestro Señor, pero de alguna manera no lo creía. Estas palabras suenan tan familiares, que raramente se registran. Además, parecía que diferentes personas pudiesen interpretarlas de diferentes maneras. Los evangélicos locales, por ejemplo, a menudo promueven la visión calvinista de que Dios se lava las manos de los pecadores endurecidos. Después de todo, Él ha predestinado los condenados a la ira, ¿verdad?

En el nivel consciente, he rechazado el calvinismo, sin embargo, ésta terrible forma de ver a Dios todavía me persigue. ¿Qué pasa si es correcto? ¿Y si Dios no esta dispuesto a prodigar su gracia sobre una persistente pecadora como yo? Ahora, de repente, este temor se evaporó. A medida que releía el mensaje electrónico, me daba cuenta de que Dios es amor. Él desea salvar a cada alma en la tierra, y hace todo lo que está en su mano para acercar a cada uno hacia Él. Sólo nosotros -con nuestra libre voluntad- frustramos su deseo. Elegimos el infierno. Como señala Faustina, "Dios no condena a nadie". ¡Qué mensaje liberador! Impresionada, respondí con un e-mail al joven que había publicado los extractos de la "Divina Misericordia" pidiéndole: "¡Wow! Por favor, cuéntame más!".

Pronto el joven y yo entablamos correspondencia. Seguí su consejo y compré "La Divina Misericordia en mi alma", el diario de la Beata Faustina, que recoge las palabras que le dijo el Señor. Lo leí de principio a fin y aún tenía hambre de más. Así que empecé a rezar una novena que consiste en la Coronilla de la Divina Misericordia. (Recitado sobre un rosario común, la Corona se compone de dos oraciones básicas: "Padre Eterno, te ofrezco el Cuerpo, la Sangre, el Alma y la Divinidad de tu amadísimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, en expiación por nuestros pecados y los de todo el mundo, y por los méritos de su dolorosa pasión, ten misericordia de nosotros y del mundo entero") Una de las intenciones de mi novena trataba sobre el control de la natalidad.
 
Como siempre, pensaba que mi marido seguiría en desacuerdo con en el control natural del embarazo, sin embargo, recé por ello de todos modos, con la esperanza remota de que cambiaría. Al final de la novena, una vez más pedí a Steve que cambiáramos a un sistema natural de control del embarazo. Yo esperaba otro "No". Para mi sorpresa, él dijo "Sí". Emocionada, informé de esta respuesta inesperada a mi ciber-amistad. De paso le mencioné que Steve y yo habíamos estado practicando la anticoncepción, con apoyo aparente de mi confesor. En mi propia defensa, hice hincapié en que simplemente había sido "obedecer a mi marido". No se me ocurrió que yo no estaba obligada a obedecer a sus demandas, cuando éstas infringen la fe y la moral.
 
Mi ciber-conocido respondido con prontitud. Se alegró de Steve y yo ya no utilizáramos esos métodos anticonceptivos. Pero le sorprendió mi ignorancia impresionante de las enseñanzas de la Iglesia. El pecado es el pecado, dijo. Debemos ser honestos en reconocer nuestro pecado a fin de recibir la Divina Misericordia. Dios no puede perdonar un pecado si insistimos en que ni siquiera existe. ¡Uf! Apenas unos meses antes la respuesta me habría ofendido y me habría molestado. Pero ahora me convenció. Comprendí que -a pesar de mis novenas- consideraba los métodos naturales como una "opción", en lugar de como algo que necesitaba. Esto estaba mal. Para experimentar la libertad que ansiaba, tenía que renunciar completamente a todo pecado mortal. Así lo hice. Incluso corte el diafragma en tiras.
 
Ese fue el comienzo de mi largo viaje espiritual de regreso al seno de la Iglesia, volver a la Eucaristía y la confesión frecuente, al Rosario y la devoción mariana. En el proceso, mi vida de oración ha florecido y mi relación con Jesús se ha profundizado. Me siento más cerca que nunca de su misericordioso Sagrado Corazón. Y me siento más cerca de mi prójimo, también, ya que por fin puedo ver a cada persona a través del prisma del amor ilimitado de Cristo. También he descubierto el poder del sufrimiento redentor: la alegría de ofrecer el dolor y las molestias para la salvación de las almas. Y sólo he arañado la superficie.
 
La conversión es un proceso continuo que conlleva frecuentes retrocesos, guerra espiritual, el arrepentimiento y la renovación diaria. Pero no puedo imaginar la vida de otra manera. Y no puedo volver al catolicismo de cafetería que me atrapó sólo unos pocos años atrás, antes de encontrar la maravillosa misericordia de Dios en el ciberespacio.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sin tu ayuda no podremos seguir haciendo noticias como ésta

DONA AHORA