Miércoles, 18 de septiembre de 2019

Religión en Libertad

Blog

Polémica en Santiago: del bronce a la madera



Diario El Mundo

Esta semana se han retirado los andamios que cubrían la mitad de la fachada oeste de la catedral de Santiago de Compostela, en la célebre plaza del Obradoiro. Tras meses de espera, la expectación entre vecinos y peregrinos era máxima. No obstante, el resultado no ha sido del gusto de todos. El motivo: la sustitución de los anteriores ventanales por otros más "minimalistas".
 

"Están poniendo unas vidrieras nuevas y a mí todavía no me han pagado las viejas", se queja José María García Silva, orfebre que elaboró el armazón de bronce de los antiguos ventanales a comienzos de los años 80. El madrileño denuncia que el contratista de la última restauración desapareció sin abonarle el trabajo que realizó en la catedral compostelana. Sin embargo, asegura que los hechos fueron denunciados y que, por lo menos, su trabajo fue bien valorado: "Salí de Santiago arruinado pero lleno de fama. Al año siguiente los arquitectos que llevaron a cabo aquella restauración me llamaron para que trabajase en la construcción del Palacio de Congresos de la ciudad".

José Manuel lamenta que ningún responsable del actual proyecto de rehabilitación del templo le haya preguntado por su parecer sobre las nuevas vidrieras. "Cuando alguien hace un trabajo y luego se lo cambian, es lógico que quiera saber el porqué de ese cambio. A mí nadie me pidió mi opinión". Sin embargo, aclara que sí que conversó con uno de los responsables de las obras para remitirle los planos de las últimas ventanas: "Han cogido las medidas, pero luego han puesto lo que han querido". Al orfebre las nuevas vidrieras le recuerdan al modernismo vienés de comienzos del siglo XX.
 

No es el único que se lamenta de la nueva apariencia de la fachada del Obradoiro. "Lo bonito de las ventanas era su estilo antiguo y desgastado" comenta Ignacio Martínez, vecino compostelano. "Cuando descubrieron las torres ya fue un impacto visual tremendo, parecía que acababan de construirlas" protesta Ana Cristina Barrera, estudiante de Derecho. Añade que las nuevas vidrieras "no pegan nada". Opinión que no comparte Antón Calo, estudiante de Farmacia, para quien los nuevos elementos son una señal de "cambio generacional": "Seguramente cuando construyeron la fachada actual en sustitución de la anterior a la gente tampoco le gustó el resultado". Isabel Suárez, agente de viajes, cree que el nuevo diseño es "más discreto" y "moderno".

A José Manuel lo que más le desconcierta es que el nuevo armazón sea de madera, y no de bronce como el anterior: "Para mí, no tiene sentido. La madera se pudre, y más en una ciudad tan húmeda como Santiago. Al bronce no le ha pasado nada en los últimos 40 años". Recuerda que el cristal utilizado en las anteriores vidrieras procedía de una luna armada en Alemania, a pesar de que "no era de muy buena calidad". Algo que pudo comprobar en primera persona Ronaldo de Assis Moreira, ex jugador brasileño del FC Barcelona, conocido deportivamente como Ronaldinho. En 2004 rompió uno de los pequeños cristales que componían el anterior ventanal con un balón de fútbol. El hecho tuvo lugar durante la grabación de un spot publicitario en la capital gallega.

Sin embargo, el orfebre recuerda que la calidad del bronce era mucho mejor: "Muy bueno y de Madrid. Comencé pagando por él 240 pesetas de la época y terminé comprándolo a 700. Con el dinero que costó ya podían dármelo a mí", bromea entre risas.

Desde el Ayuntamiento de Santiago de Compostela, Jorge Duarte, concejal de urbanismo, explica a este diario que el cambio de las vidrieras "cuenta con un proyecto elaborado por el arquitecto, ha pasado por la Comisión Asesora de Patrimonio Histórico y fue aprobado con el visto bueno de los técnicos". Duarte era el decano del Colegio de Arquitectos de Galicia cuando se aprobó el Plan Director de la catedral compostelana. Arquitecto de formación, destaca que las nuevas vidrieras son "una solución correcta desde el punto de vista técnico y municipal". Algo que también comparten desde la Consejería de Cultura, Educación y Ordenación Urbana de la Xunta de Galicia.

A pesar de ello, la sustitución de los ventanales generó desconfianza desde la presentación del proyecto. "El cambio fue comentado por varios representantes políticos en la Comisión de Patrimonio Histórico. Nosotros en concreto expusimos que no nos parecía el mejor criterio", recuerda Rubén Cela, portavoz municipal del Bloque Nacionalista Galego (BNG). "Sí se vertieron opiniones disconformes cuando se dio a conocer la modificación, pero fueron a título personal", recuerda Duarte.

"Es más un efecto visual que de impacto en el propio edificio" comenta Juan Manuel Monterroso, profesor y director del Departamento de Historia del Arte de la Universidad de Santiago de Compostela. "Es cierto que hay una cierta imagen consolidada del espejo de la fachada del Obradorio a base de una carpintería cuartelada. No obstante, hay que tener en cuenta que no se trata de una vidriera histórica que tenga una especial protección y que soluciones como esta ya se aplicaron en la fachada de la Azabachería", añade en referencia a otra de las caras del templo que alberga, según la leyenda, los restos del Apóstol Santiago.

"A pesar de que las vidrieras no tenían un valor artístico y eran contemporáneas, formaban parte del imaginario sentimental de Compostela", explica Cela, quien aclara que no critica la decisión porque "está avalada". No obstante, para él hubiera sido más acertado mantener la cuadrícula original: "Más allá del criterio de los expertos, hay elementos en una ciudad que forman parte de ella".

Monterroso explica que lo que se ha buscado con la nueva cristalera es "aportar más iluminación al interior del templo, y en especial, al Pórtico de la Gloria", exponente mundial de la escultura protogótica situado inmediatamente detrás de la fachada. "Es cuestión de acostumbrarse" dice Cela, "al menos ahora los cristales están limpios", ríe.

La restauración de la fachada catedralicia se integra dentro de un proyecto más amplio de rehabilitación del templo compostelano. Las obras de esta fase fueron adjudicadas por 1.370.992 euros y cuentan con un plazo de ejecución de

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Miles de personas se perderán esta noticia si tu no nos ayudas

DONA AHORA