Viernes, 06 de diciembre de 2019

Religión en Libertad

Blog

Suplicar la protección de san Miguel Arcángel y de los Ángeles



        
 

La Iglesia a lo largo de los siglos ha experimentado la ayuda misteriosa y poderosa de los ángeles. Siendo tan grave la situación provocada por el integrismo islámico que promueve la desaparición de los cristianos de todo el Oriente Medio, y tiene como proyecto hacer desaparecer toda religión, para que toda la humanidad se someta a Allah, es necesario suplicar la ayuda de san Miguel Arcángel, ya que mientras los santos son intercesores y abogados nuestros ante Dios, él es constituido, por Dios mismo, en protector y defensor tanto del pueblo de Israel, como del nuevo pueblo elegido, la Iglesia.
            El Espíritu Santo inspirador de la Sagrada Escritura (DV 11), ha querido alentar la esperanza tanto del pueblo judío bajo la persecución de Antioco Epífanes, como del pueblo cristiano bajo la persecución de los emperadores romanos, inspirando dos libros con lenguaje apocalíptico, el libro de Daniel y el Apocalipsis. Ambos nos muestran que la victoria final es de Dios, pero en esta victoria tiene una misión decisiva, el príncipe de la milicia celestial (Jos 5, 1314), quien en ambos libros recibe el nombre de Miguel. Este nombre en hebreo significa “¿Quién como Dios?” [1]. Él tiene la misión de guardar y conducir al pueblo elegido en su peregrinar histórico hacia el destino final que Dios le tiene preparado (cf Ex 23, 20‑23). San Miguel Arcángel protege también a la Iglesia en los grandes combates que debe librar en su peregrinar terreno hasta el día en que se pueda reencontrar con el Esposo en la gloria.
            Es al Arcángel san Miguel a quien Dios ha dado la misión y el poder de echar a los abismos los espíritus inmundos y a Satanás, no sólo en las batallas que tienen lugar en el ámbito celestial: “En el cielo se libró un combate encarnizado: Miguel y sus ángeles pelearon contra el dragón. Lucharon fieramente el dragón y sus ángeles, pero no vencieron, y fueron arrojados del cielo para siempre” (Ap 12, 7-8), sino también en la tierra. Así lo experimentó el Papa León XIII. En una visión percibió el poder que ejercería Satanás contra la Iglesia, y vio cómo “Miguel Arcángel aparecía y lanzaba a Satanás con sus legiones en el abismo del infierno”.
            Para que esta protección fuera efectiva, León XIII redactó una oración para que el sacerdote la rezara con el pueblo, después de cada Eucaristía “y con tanta urgencia, que ni siquiera se [podía] omitir en las mayores solemnidades del año, en las que se suprimen todas las demás conmemoraciones y oraciones imperadas[2].
 
San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla. Sé nuestro amparo contra la perversidad y asechanzas del demonio. Reprímale Dios, pedimos suplicantes, y tú Príncipe de la Milicia Celestial, arroja al infierno con el divino poder a Satanás y a los otros espíritus malignos que andan dispersos por el mundo para la perdición de las almas. Amén”.
 
            Esta oración al Arcángel san Miguel, es un verdadero exorcismo, algo muy raro en la liturgia latina.  León XIII, era el primero en rezarla, “lo hacía con voz vibrante y potente […] con ferviente piedad y viva devoción”.
         Cuando los liturgistas pidieron a Juan XXIII que se suprimiera la oración a san Miguel Arcángel del final de la misa, mostraron ser poco conscientes de la trascendencia de aquel hecho. Debían haber investigado el motivo por el cual esta oración fue mandada rezar por León XIII. Posiblemente no creían en el poder que puede ejercer Satanás sobre la humanidad, incluso sobre la Iglesia. Aunque san Juan XXIII permitió que se quitara esta oración, no dejó de rezarla.  
           Son iluminadoras las palabras del beato Francisco Palau, maestro consumado en la oración de intercesión, que precedió unos años a León XIII, y se significó por implorar la ayuda de san Miguel Arcángel en su intercesión a favor de la Iglesia.  Él puso  en boca del Arcángel san Miguel: “Has de saber, que según las órdenes del Altísimo, damos nosotros a Satanás más o menos licencia según es en la tierra el espíritu de oración. Batallamos según batallan los hombres de oración, estamos siempre todos espada en mano y prontos para defender la Iglesia; pero obramos sólo según el espíritu de los que oran. Según lo que éstos alcanzan, trabajamos; y según éstos nos piden, obramos”.[3]
         Esto es lo que sucedió. Mientras el pueblo cristiano rezó esta oración en cada Eucaristía, invocando la protección de san Miguel Arcángel, la Iglesia católica sufrió persecuciones externas extraordinariamente    violentas, como la de la guerra civil española (19361939), pero no padeció ninguna crisis muy grave en su interior. Esta tendrá lugar cuando, con la reforma litúrgica promovida por el Vaticano II, se quitó la oración pidiendo la ayuda de san Miguel Arcángel del final de la misa, y la inmensa mayoría de los católicos dejaron de implorar su protección y con ello de pedirle que con divino poder fuera nuestro amparo contra las insidias del diablo. 
         Del Concilio se esperaba una nueva primavera eclesial, pero algunos de los frutos en el inmediato postconcilio fueron totalmente contrarios a los esperados. Posiblemente el que  mejor supo poner de relieve la causa profunda de todos estos hechos fue el beato Pablo VI. En  la festividad de San Pedro de 1972, trasmitió a la Iglesia una intuición suya que pudiera dar una explicación de lo que sucedía, “Creemos –observó el Santo Padre- en algo preternatural llegado al mundo precisamente para turbar, para sofocar los frutos del Concilio Ecuménico y para impedir que la Iglesia estallara en el himno del gozo de haber vuelto a poseer en plenitud la conciencia de sí misma[4]. Se lamentaba en estos términos: “También en la Iglesia reina el estado de confusión. Se creía que después del concilio habría venido una jornada de luz para toda la Iglesia. En cambio, ha venido una jornada de nubes, tempestades, oscuridad e incertidumbre…”. Entre ellas la secularización en el postconcilio de unos 70.000[5] sacerdotes y miles de religiosos/as… Pablo VI se preguntaba por la causa última de todo ello y añadía: “Por alguna brecha ha entrado el humo de Satanás en el templo de Dios”. La misión de san Miquel Arcángel, era precisamente la de impedir la acción de Satanás en la Iglesia y enviarlo al abismo, tal como se pedía en la oración que León XIII había hecho rezar al final de cada Eucaristía.
         San Juan Pablo II, después del Regina Caeli del 24.4.1994, invitó a todos los fieles a que rezaran la oración de León XIII a san Miguel, “para obtener ayuda en la batalla contra las fuerzas de las tinieblas y contra  el espíritu del mundo”. 
         El Papa Francisco, a los cuatro meses del inicio de su pontificado, consagró el Estado del Vaticano a san José y a san Miguel Arcángel. En su alocución recordó: “Miguel lucha para restaurar la justicia divina; defiende al pueblo de Dios de sus enemigos, y sobre todo del enemigo por excelencia, el diablo. Y san Miguel vence porque en él es Dios quien actúa” (D. 5.7.2013).
         Ahora que existe esta persecución a escala planetaria contra los cristianos, siendo el instigador último de esta persecución Satanás, que hace “la guerra al resto de los hijos de la mujer, es decir, a los que cumplen los mandamientos de Dios y se mantienen como testigos fieles de Jesús” (Ap 12, 17). Pidamos al Señor para que el Papa Francisco ponga también la Iglesia universal bajo la protección de san Miguel Arcángel, como lo está de la Virgen María. Ya que entre ambos pueden realizar una acción coordinada. Si san Miguel Arcángel con el poder de Dios echa al abismo a Satanás y a los otros espíritus inmundos, luego la Virgen puede pisar la cabeza de la serpiente (Gn 3,15).  Con esta doble protección junto con la de san José puede suceder lo contrario de lo que el enemigo pretende[6], es decir surja un Cristianismo mucho más vigoroso del que hoy existe.
         Sería óptimo que el Papa Francisco, a su vez mande que se implore la protección de san Miguel Arcángel en cada eucaristía, de este modo proteja con el poder de Dios a todo el pueblo cristiano, ya que él es quien con energía divina puede echar al abismo a los espíritus inmundos antes de que tienten a los esposos a ser infieles a su conyugue, a los sacerdotes y religiosos a sus promesas hechas a Dios en la Iglesia, a los políticos a buscar su propio interés generando grandes crisis económicas, conflictos armados…. También libere a los hombres del integrismo, ya que el espíritu del mal se aprovecha de la dimensión religiosa del hombre, y estos creyendo que defienden la verdad de Dios, pueden provocar genocidios como es el caso del integrismo islámico, o destruir las relaciones positivas con la sociedad en el caso del integrismo cristiano.
         No es suficiente que el Papa consagre la Iglesia bajo la protección de san Miguel Arcángel, ni que mande invocarlo en cada Eucaristía, sino que debe haber quienes en nombre de todos lo vivan  con particular intensidad. Ellos deben ser  lámparas encendidas que mantengan viva esta consagración de la Iglesia a san Miguel Arcángel, y en la oración personal no dejen de invocarlo de forma constante. A quienes se consagren a honrar, e invocar a san Miguel Arcángel, él les protegerá de forma particular de las insidias del mal, mantendrá en ellos un verdadero celo por la gloria de Dios, y les enseñará a batallar con las   armas de la oración, pudiendo así colaborar de un modo singular a que la “victoria es de nuestro Dios”, de modo que la Iglesia no perezca en las pruebas, sino que salga fortalecida de ellas.
          Con la esperanza cierta de que si invocamos su protección, se hará presente san Miguel Arcángel para proteger y ayudar a la Iglesia universal. Ya que, como decía San Pío X, “si en la primera guerra, Dios venció sirviéndose del príncipe de las milicias celestiales, el  Arcángel san Miguel, debemos creer firmemente que la lucha actual se terminará en triunfo, con el auxilio de este Arcángel bendito[7]. Por ello al orar, podemos hacer nuestra la invocación de León XIII “O san Miguel, príncipe invencible, dígnate socorrer al pueblo de Dios y dadle la victoria” (29.9.1891). El Príncipe de la milicia celestial acogiendo nuestras peticiones, alcanzará de Dios que se hagan realidad las palabras proféticas del libro de Daniel, “se levantará Miguel, el gran príncipe que vela sobre los hijos de tu pueblo. Será un tiempo de angustia cual nunca hubo desde que existen las naciones hasta entonces; y en ese tiempo tu pueblo será librado” (Dn 12,1). 
          Imploremos también la intercesión del Arcángel san Gabriel, para que interceda ante Dios y revele hoy con su protección a quien verdaderamente comunicó el mensaje de Dios a María de Nazaret o a Mahoma. Dios así se lo concedió a los cristianos que en la Península Ibérica luchaban por reconquistarla. Ellos creían firmemente que Cristo era el Alfa y el Omega de la historia. Esta convicción la dejaban plasmada en las espléndidas pinturas e imágenes de Cristo Pantocrator de las iglesias románicas. Y por Cristo luchaban en los campos de batalla. Invocándolo vencían las batallas, hasta ser totalmente reconquistada la Península.  
           Acudamos a la intercesión poderosa del Arcángel Rafael,  él que en otro tiempo fue enviado para ser “Medicina de Dios” para con Tobit por todas sus caridades (Tb 12,1115), que el Señor tenga presente la caridad de los cristianos para con todos, incluso con los musulmanes, y de nuevo envíe al Arcángel san Rafael, para que cure la ceguedad, la debilidad de los gobernantes, políticos, de la mayor parte de los occidentales,  les dé luz y coraje para comprender y decisión y acierto para actuar. 
      Supliquemos la ayuda de los ángeles custodios de las personas y de las naciones[8], para que nos ayuden a alcanzar de Dios que cese la gran persecución contra los cristianos y el fin de guerras.
          Pidamos también a los ángeles, que  presenten nuestras oraciones a Dios (Tb 12, 12;  Jb 33, 23-24; Hch 10,4; Ap 8, 3-4), y nos ayuden a no desfallecer en nuestra oración de intercesión, hasta que Dios nos muestre su gran misericordia.
 
 
 
 
 

[1] La existencia de los ángeles, es una verdad de fe. El testimonio de la Escritura es tan claro como la unanimidad de la Tradición (Cf. Catecismo de la Iglesia Católica 328-330.334). Es admitido por la reflexión teológica, que “todos los ángeles han sufrido un período de prueba en que tuvieron que hacer una opción definitiva en pro o en contra de Dios. Mientras que los demonios se rebelaron abiertamente contra Dios y en esta rebelión prosiguen por toda la eternidad, los ángeles buenos se dirigieron hacia él con todo el vigor de su voluntad en una total e instantánea donación de sí mismos, a la que el hombre sólo puede llegar después de una prolongada purificación” A. de Sutter, “Ángeles”, E. Ancilli (dir), Diccionario de Espiritualidad, Ed. Herder, Barcelona 1983, vol I, 119122 (120). Cuando hubo la rebelión de algunos ángeles contra Dios, se considera que el Arcángel Miguel optó por Dios y animó a que otros ángeles también lo hicieran, por ello es el Príncipe de la milicia celestial.
[2] J. A. Jungamnn, El sacrificio de la Misa. Tratado histórico-litúrgico, BAC 68, Madrid 1953, 1186.
[3] Francisco Palau, Lucha del alma con Dios, Roma 1981, cap. V, 1, 12, p. 221-222.  
[4] L’Osservatore romano, 1-VII1972. Citado por Ecclesia 5-VII1972 p. 969,
[5] Dejaron en 1964 el sacerdocio 69.063. Retornaron al sacerdocio en 2004, 11.213.
[6] Un ejemplo de ello es la persecución contra la Iglesia en España que tuvo lugar durante la guerra civil española. El espíritu del mal a través de los enemigos de la fe pretendía erradicar de raíz la Iglesia en España. No sólo no lo consiguieron, sino que dio a la Iglesia innumerables mártires. Surgieron vocaciones más numerosas a la vida sacerdotal y religiosa de las que ellos habían conseguido asesinar, además aportó vocaciones para la evangelización de otros países. Se reconstruyeron las iglesias y las imágenes destruidas durante la guerra civil. Incluso se construyeron nuevas iglesias donde era necesario. Con la buena labor de movimientos como la JOC y la HOAC desactivaron el anticlericalismo de la clase obrera, pero faltó luz y decisión para desactivar el anticlericalismo de la clase intelectual.
[7] “Invito sacro”, Roma 18.9.1903, citado en Sant Michel, prières et textes, Ed. Bénédictines, Saint Benoît du Sault 2011,71. 
[8] El ángel custodio de Portugal se apareció a Francisco, Jacinta y Lucía en Fátima y les instó “¡Orad conmigo! […] Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo. Te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman” [….] Orad así. Los Corazones de Jesús y de María están atentos a la voz de vuestras súplicas”. En la segunda aparición les dijo: “¡Rezad! ¡Rezad! ¡Rezad mucho! Los Corazones de Jesús y de María tienen sobre vosotros designios de misericordia. ¡Ofrece constantemente oraciones y sacrificios al Altísimo! […] De todo lo que pudiereis ofreced un sacrificio como acto de reparación por los pecados con los cuáles El es ofendido, y de súplica por la conversión de los pecadores. Atraed así sobre vuestra patria la paz. Yo soy el Ángel de su Guarda, el Ángel de Portugal. Sobre todo, aceptad y soportad con sumisión el sufrimiento que el Señor os envíe” Esta oración fue eficaz, Portugal no participó en la II Guerra Mundial, ni tampoco padeció ninguna guerra civil.  
  
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sin tu ayuda, seguramente mañana no podremos hacer noticias como esta

DONA AHORA