Martes, 27 de julio de 2021

Religión en Libertad

Blog

Comunicar con empatía la fe y los valores

Dar razón de la fe en los Medios

por Echad vuestras redes...

Imagen de la Jornada Mundial de la Juventud en España (2011) en Madrid

 

En la página web de la Conferencia Episcopal Española dedicada a la Comisión de las Comunicaciones Sociales, antes de la reforma de los estatutos de marzo de 2020 llamada Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social, se nos recuerda que

si el primer medio de evangelización es el testimonio de vida cristiana, para sacerdotes, religiosos y laicos el reto permanente es “ser capaces de comunicar el rostro de una Iglesia que es casa de todos” como apunta el Papa Francisco.

El Papa sigue, en esa cita del mensaje para la XLVIII Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales de 2014, que llevó por título “Comunicación a servicio de una auténtica cultura del encuentro” …

¿Somos capaces de comunicar este rostro de la Iglesia? La comunicación contribuye a dar forma a la vocación misionera de toda la Iglesia; y las redes sociales son hoy uno de los lugares donde vivir esta vocación redescubriendo la belleza de la fe, la belleza del encuentro con Cristo. También en el contexto de la comunicación sirve una Iglesia que logre llevar calor y encender los corazones.

Pero el Papa no se refiere al calor de una confrontación cerrada, donde no se escucha al otro y solamente se intenta defender el propio punto de vista, o donde uno se afana por hacer valer sus propios argumentos en base a sus propias creencias o valores, sean estos verdaderos o falseados, por desconocimiento o intención denigratoria.

 Así nos lo recuerda el segundo punto del método de Catholic Voices “Echa luz, no leña al fuego”, recogido en el libro “Cómo defender la fe sin levantar la voz”, de Austen Ivereigh y Yago de la Cierva, de Ediciones Palabra:

“El propósito de nuestra comunicación es iluminar. No pretendemos convertir a nadie, ni persuadirle con la fuerza de nuestros argumentos (si ocurre, ¡genial!), sino ayudar a entender qué defiende la Iglesia y por qué. Buscamos añadir nuevos puntos de vista. Nuestro objetivo es intelectual: que se entienda. De la misma manera que “alcanzar” la fe observando las vidas de las personas con fe sólida, se puede “alcanzar” la luz en un debate. Mantén la calma, y explica.”

La cuestión que da título a este artículo es cómo dar razón de la fe en la España de hoy en los medios de comunicación españoles, o más específicamente -como es mi caso o especialidad- a través de la cultura católica española (novedades editoriales) en portales de información religiosa, incluso internacionales.

Para elaborar adecuadamente una entrevista a un autor católico, mediante la que se pueda manifestar un testimonio de fe, no basta con haberse leído el libro, o repasado en sus líneas fundamentales, estudiando la forma en que aborda los temas o cómo es su expresión más acentuada, sino exponer y proponerle las preguntas que cualquiera puede hacerse para estar motivado a la lectura de su obra, y enriquecer las mismas con una documentación concreta y centrada, para provocar unas respuestas realmente motivadoras para todos y animar así a la compra y lectura de dicho libro, o a apuntarse a tal evento en caso por ejemplo de entrevistar a un ponente de un congreso o unas jornadas de referencia católica.

Por otro lado, aunque yo pensaba de forma distinta no hace mucho, tal vez por no haberme puesto en serio a ello, para armar una noticia eclesial de cierta relevancia e interés, pienso que se requiere saber elegir bien un suceso de trascendencia que no se reduzca al ámbito estrictamente local o nacional, y que deje traslucir una continuidad, para motivar estar pendientes de su desarrollo, pero que genere bien una satisfacción por un buen logro de la Iglesia, o una confianza o esperanza de solución en caso de ser preocupante dicha noticia, por ejemplo.

En ambos casos se requiere preparación y formación, pero siempre y cuando no impida que el testimonio sea algo vivo, fluido e inspirado. Porque ni se trata de un acúmulo de datos o cifras, que pueden estar descentrados respecto de la misión principal, que es la de dar testimonio o razón de la fe de la Iglesia.

De nuevo, acude en nuestra ayuda el método de Catholic Voices, que en su punto 8 nos lo recuerda, pues lleva por título “las cifras no lo son todo”:  

“Las estadísticas pueden resultar abstractas e inhumanas, o simplemente una tapadera. No es extraño que, cuando un político las usa. La gente piense que está mintiendo. De hecho, un libro muy vendido desde hace más de cuarenta años se titula Cómo mentir con estadísticas… Por eso, no bases la argumentación en cifras y datos, aunque puedes usarlos para ilustrar tu argumento principal. Y cuando lo hagas, asegúrate de que todo el mundo puede entenderlas: en vez del 33,5 por ciento de las personas, di ‘uno de cada tres’. “

Obviamente la comunicación de la fe no se reduce a aquellos profesionales de los Medios católicos, o comunicadores dedicados de modo voluntario a esas tareas, expresan, en base a entrevistas y elaboración de noticias, en plataformas digitales, por ejemplo, su actividad comunicativa. La exposición pública de un católico en una entrevista radiofónica, o más personal en un plató de televisión, ha de guardar, en esencia, los mismos principios o criterios que he puesto de ejemplo.

Pero a pesar de todo lo dicho, y aplicando esta metodología, el punto de partida siempre es el mismo, en nuestro caso concreto, la opinión acerca de la Iglesia católica en los Medios de comunicación españoles, no sólo en la prensa digital, aunque es el ámbito más conocido y consultado actualmente.

Termino proponiendo un ejercicio muy básico: Haga conmigo una prueba muy simple, buscando “Iglesia católica España” (sin las comillas) en Google, o una búsqueda más simple o centrada. O crear una alerta con un vocablo o búsqueda concreta, para que salten y nos llegue, por ejemplo, cada semana a nuestro correo de Gmail todo lo relacionado con las búsquedas que nos puedan interesar. Nos va a sorprender la variedad.

Y con los resultados simplemente detengámonos a observar de forma muy atenta, y así nos podremos dar cuenta que es más lo que nos une que lo que nos separa. Haciendo un poco de silencio en nuestras pretensiones, siendo más humildes, vulnerables, expuestos, y pidiendo la ayuda del Espíritu Santo, pues sin Él no hay nada en el hombre que sea bueno, y podremos ver que es más importante para nosotros y la Iglesia, para la defensa de la fe, tender puentes más que alzar muros. Y siempre intentar encontrar la intención positiva, el valor común, que podemos compartir totalmente con el periodista o comunicador que sea.

Si realmente queremos contribuir al diálogo de la fe con la cultura de nuestro tiempo, con el coraje de decir ‘Yo’, a quien nos lo pida, en los Medios, no podemos cerrarnos a nuestros propios puntos de vista, nuestra prensa favorita, nuestras emisoras de radio y nuestros canales de televisión, YouTube, cuentas de facebook, Twitter o incluso TikTok católicos, o ver los demás solamente con el ánimo de rebatirlos (no digo sin razón muchas veces), pero como si nuestro objetivo único fuera el de criticar o denigrar a los demás (lo mismo que hacen ellos quizás), vencer y no el de dar testimonio de la fe.

Salgamos de nuestra zona de confort y queja, hagamos lío, defendiendo la fe sin alzar la voz, como Jesús, como el Papa Francisco en clave de fraternidad, como propone Catholic Voices en la comunicación empática de valores compartidos, o de forma elocuente -con su ejemplo callado- ese católico en condiciones a veces muy precarias o difíciles que trabaja por el cuidado de los demás, por la libertad, la paz, la concordia … desde un lugar recóndito de la misión, a los pies de una cama de hospital, en un despacho parroquial de Cáritas, por ejemplo.

Porque en eso consiste la evangelización de la cultura, comunicar con alegría aquello que vivimos, creemos y somos, como nos dice el Papa Francisco: "La fe es una relación, un encuentro; y mediante el impulso del amor de Dios podemos comunicar, acoger, comprender y corresponder al don del otro" (Twitter de @Pontifex_es, 18 de junio 2019). Me recuerda esto al testimonio de D. Luigi Giussani, el fundador del grupo cristiano donde vivo y maduro la fe: "En la sencillez de mi corazón te he dado todo con alegría... La existencia expresa su último ideal mendigando. El verdadero protagonista de la historia es el mendigo: Cristo, mendigo del corazón del hombre, y el corazón del hombre, mendigo de Cristo.

 

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda