Viernes, 24 de septiembre de 2021

Religión en Libertad

Blog

La Federación de Cristianos de Cataluña y sus mártires

«El fejocismo mártir» por Xavier Cortés

por Victor in vínculis

La FEDERACIÓN DE JÓVENES CRISTIANOS DE CATALUÑA (FJCC) fue un movimiento juvenil promovido en Barcelona, en 1931, por Mn. Albert Bonet y Marrugat, presbítero de la diócesis de Barcelona, ​​preocupado por la falta de formación de los jóvenes. En la década de los años 30 recorrió varias capitales europeas entrando en contacto con movimientos de jóvenes. Uno de los que más le atrajo fue el de la JOC, fundado por José Cardijn, en Bélgica. De regreso a Cataluña, el Dr. Bonet impulsó, con la ayuda de otros sacerdotes y laicos, la Federación de Jóvenes Cristianos de Cataluña (FJCC), que entre los años 1932 y 1936 reunió a más de ocho mil jóvenes de toda Cataluña que, formando parte de grupos arraigados en las parroquias y acompañados en cada una de ellas por la figura del "cura amigo de los jóvenes", llevaban a cabo diversas actividades de formación (círculo de estudios), deportivas, etc.

Pretendía ser un gran movimiento de juventudes católicas no adherido a ningún partido político y por encima de todos los partidos y las escuelas. Adoptaron como lema la frase atribuida a Josep Torras i Bages Cataluña será cristiana o no será. Editaron el manifiesto A los jóvenes cristianos de Cataluña. Los jóvenes de la Federación sobresalían en formación social y en vida cristiana. Los dos pilares de la FJCC eran el amor a la Iglesia y a su magisterio social y el amor a Cataluña.

La revista Flama fue el principal órgano de comunicación del movimiento. Entre sus consiliarios destacan las figuras de los ya beatos Dr. Pere Tarrés y del Dr. Josep Guardiet (bajo estas líneas).

En 1932 se crearon las secciones de vanguardistas (chicos de 10 a 14 años), que desde 1933 tuvieron como órgano El Avant, y poco a poco se organizaron las distintas subdelegaciones profesionales (agrícola, escolar, obrera, de dependientes, universitaria) y las agrupaciones que promovían la cultura, el canto, el deporte y el excursionismo. En julio de 1936 tenía 14.000 afiliados de edades entre 15 y 35 años, unos 8.000 vanguardistas.

Durante la guerra civil del 36-39 cerca de trescientos jóvenes de la Federación fueron asesinados.

El día 6 de noviembre de 2003, tuvo lugar la sesión de apertura de la causa de beatificación de José Maria Armengol y Serra y compañeros, de la antigua Federación de Cristianos de Cataluña. El proceso, muy laborioso por el número de mártires que la componen, prosigue en la realización de todos los requisitos que le son propios.

Fueron el precedente de la actual Federación de Cristianos de Cataluña.

https://www.facebook.com/federaciodecristiansdecatalunya

[El beato Francisco Castelló i Aleu, joven fejocista. Y a la derecha, imagen de una peregrinación a Roma de la Federación de Jóvenes Cristianos de Cataluña]

Ayer, en el último número de Catalunya Cristiana podíamos leer este artículo de un miembro de la Federación, Xavier Cortés i Nadal, (página 6, edición del 28 de marzo de 2021): 

«La Ley de la memoria histórica debería leerse enmarcada en el hecho de que técnicamente se identifica con justicia restituida con las víctimas. Sucede con las leyes que sirven para reconocer realidades ya conocidas y en parte analizadas. En nuestro caso, la persecución religiosa que se produjo durante la guerra civil. Lo que debería plantearnos, como cristianos, una ley como esta, si en nuestra andadura los mártires cristianos permanecen “sepultados” entre páginas de libros de divulgación, históricos o de literatos, o deben tratarse como semilla para renovar nuestro compromiso como cristianos a todos los niveles, social y eclesial. Por eso, acaso necesitamos un esfuerzo para renovar nuestras pedagogías con respecto a la memoria de los mártires para que siempre sean de actualidad.

Entre nuestros adolescentes y jóvenes, consumidos y consumidores de redes sociales, debería plantearse dar a conocer aquellos adolescentes y jóvenes del fejocismo que, como ellos, vivieron un tiempo y unas circunstancias que no fueron fáciles, y que buscaron también respuestas en el Evangelio, en la fe que nació en su corazón y de la cual dieron testimonio, que se implicaron en los problemas de su tiempo (políticos, económicos, sociales…), proponiendo como praxis la Doctrina Social de la Iglesia. Fueron, en la guerra civil, coronados con el martirio o fueron activos miembros de la Iglesia de catacumbas que organizó. Hay que potenciar su reconocimiento en todo lo posible, como semillas y signos para nuestro tiempo.

En cuanto a la nueva Ley de memoria, si finalmente es aprobada de acuerdo con los términos que conocemos ahora, hagamos una lectura que sirva para reencontrarnos con nuestra propia memoria y para redescubrir a todos esos mártires y su testimonio en aquellos años de guerra civil, persecución religiosa e Iglesia de catacumbas».

 

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda