Viernes, 05 de marzo de 2021

Religión en Libertad

Los ecos de la visita de Benedicto XVI

Muchos británicos afectados por la «depresión post papal» o el «por qué» de un éxito tan grande

Los británicos han visto directamente al Papa y «las cosas como son» y ya no lo que cierto periodismo ha querido presentar.

Luis Badilla/Zenit

Benedicto XVI con unos niños en Edimburgo
Benedicto XVI con unos niños en Edimburgo

Anna Arco, vaticanista británica, colaboradora de numerosas publicaciones especializadas, ha confesado sufrir “PPD", es decir, Post Papal Depression.

Quizás, en la gigantesca mole de artículos escritos en estas horas para hacer un balance de los cuatro días de Benedicto XVI en el Reino Unido, no hay chiste mejor para dar una medida, aunque inmediata, de cuál ha sido la dimensión del éxito pastoral, eclesial, espiritual y humano de la visita del Papa.

Los primeros sorprendidos de un éxito tan grande, según escribe hoy Fiona Ehlers en Der Spiegel (online), no siempre cariñoso con Benedicto XVI, son los ciudadanos del Reino Unido. De un extremo al otro del tejido social británico serpentea, incluso entre los críticos (y a pesar de sus “peros”) una sola idea, la de Damian Thompson en The Telegraph: "Un verdadero triunfo personal".

¿Por qué? Las razones son muchas, pero la primera es una sola: los británicos han visto “las cosas como son”, la verdad, y ya no lo que cierto periodismo muy elegante, culto y de firma ha visto durante algunos meses; a veces contra toda evidencia y no siempre respetando la verdad.

Han "visto" al Papa (centenares de miles de cerca, y unos cuantos millones a través de la televisión). Han “escuchado hablar” al Papa, en diversas circunstancias, y sobre muchos temas que son importantes para las personas sencillas que tienen sed de pensamiento y de seriedad. Después, hay otra razón que no debe minusvalorarse: la sociedad británica, como todas las demás sociedades europeas, atraviesa un periodo, ya muy largo y devastador, de superficialidad existencial, y siente profundamente, con dolor y aflicción, la falta de un proyecto, de futuro, de utopía, en una palabra: de humanidad (y de humanismo), dentro de la que cada uno es persona y no sólo ciudadano, elector, usuario o consumidor.

Benedicto XVI no ha ido a conquistar votos; a vender perfumes o coches de gran cilindrada; a promover un improbable formato televisivo o a decir lo contrario de lo que piensa.

En fin, como dijo su portavoz, padre Federico Lombardi, fue a proponer “el mensaje de la fe como algo positivo", a proponer reflexiones para poder discernir, para poder comprender la situación en la que nos encontramos hoy históricamente como sociedad, como mundo, ante los grandes desafíos de hoy y del futuro, a qué valores podemor orientarnos, a los riesgos también de perder la orientación a los valores esenciales".

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sólo con tu ayuda podremos seguir haciendo noticias como esta

DONA AHORA