Jueves, 19 de septiembre de 2019

Religión en Libertad

La intervención de un Síndrome de Down en el Capitolio se hace viral: «Mi vida merece la pena»

ReL

Frank Stephens compareció en el Capitolio con una intervención clara y contundente
Frank Stephens compareció en el Capitolio con una intervención clara y contundente
Frank Stephens es escritor, actor, ha impartido clases en la universidad y además es síndrome de Down, por lo que es también portavoz de la Global Down Syndrome Foundation. Sin embargo, este ciudadano estadounidense se ha hecho conocido mundialmente por su reciente intervención en el Capitolio, concretamente en la Cámara de Representantes, que se ha convertido en viral.

Esta persona con síndrome de Down comparecía en el marco de una comisión sobre investigación científica, en una intervención brillante, llena de determinación pero también de humor, que duró siete minutos.

“Sólo por si hay alguna confusión, permítanme decir que no soy un científico investigador. Sin embargo, nadie sabe más de la vida con Síndrome de Down que yo. Sea lo que sea que aprendan hoy, recuerden esto: soy un hombre con Síndrome de Down y mi vida merece la pena”.

"No creo que deba justificar mi existencia"
Stephens denunció también aquellos que desde esa misma Cámara defienden y justifiquen que un ser humano puede ser asesinado antes de nacer por el mero hecho de ser Down. En su opinión, esta mentalidad “está profundamente influida por un prejuicio desfasado”.

“He estado dos veces en la Casa Blanca y no he tenido que saltar la valla”, bromeó, antes de asegurar ya con otro tono: “En serio, no creo que deba justificar mi existencia”.


Vídeo con la interevención de Frank Stephens en el Capitolio subtitulado por Actuall

No a las "soluciones finales"
De este modo, Frank Stephens agregó que “tengo una gran vida. He dado clases en universidades, actuado en una película premiada, en un programa de televisión galardonado en los Emmy y he hablado a miles de jóvenes sobre el valor de la inclusión”.

Recordó además que hay países como Islandia o Dinamarca, donde las autoridades presumen de que ya se abortan el 100% de los bebés que detectan con este síndrome. “Seamos los EEUU. No Islandia ni Dinamarca. Persigamos respuestas, no ‘soluciones finales’”, agregó, haciendo referencia al exterminio nazi perpetrado contra los judíos.

Stephens habló a los presentes de tres argumentos a su favor frente a los que “cuestionan el valor de las personas con síndrome de Down".

"Somos una fuente inusual y poderosa de felicidad"
El primero de ellos es –aseguró- que “somos un regalo médico a la sociedad, un plan para la investigación médica sobre cáncer, Alzheimer y trastornos del sistema inmunitario”.

El segundo punto se centra en la felicidad de estas personas. Citó un estudio realizado por la Universidad de Harvard, que muestra que las familias con una persona down perciben su vida con un grado de felicidad mayor que la media. “Somos una fuente inusual y poderosa de felicidad. Sin duda la felicidad tiene un valor”.

Por último, quiso hacer reflexionar a los presentes asegurando que la existencia de personas como él sirven de termómetro y de alerta. “Somos el canario en la mina de carbón. Le damos al mundo la oportunidad de pensar sobre la ética de elegir qué humanos merecen una oportunidad de vivir”.
 
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Noticias como esta llegan al corazón de miles de personas. Por favor ayúdanos a continuar

DONA AHORA