Miércoles, 12 de mayo de 2021

Religión en Libertad

En respuesta a alguna inquietud

Introvigne: «Entiendo el malestar, pero en la Iglesia o se camina con el Papa o se acaba en cisma»

Massimo Introvigne
Massimo Introvigne

Aci

Ante la inquietud generada entre algunos católicos en las últimas semanas por las entrevistas concedidas por el Papa Francisco, el experto italiano en libertad religiosa, Massimo Introvigne, escribió un artículo en el que afirma que “en la Iglesia se camina con el Papa o se acaba en el cisma”.

En el artículo publicado por el diario Il Foglio el pasado 11 de octubre, Introvigne se refiere al “malestar” de algunos por los gestos y actitudes del Santo Padre. Para el experto “este malestar puede ser útil y creo que el mismo Papa Francisco lo previó y lo tiene en cuenta en su visión de una Iglesia en la que, como le gusta explicar, la unidad no se confunde con la uniformidad”.

“El malestar no debe ser confundido con el rechazo del Magisterio ordinario, ya esta actitud sí lleva al cisma. La tesis puede parecer fuerte, pero se le entiende con una mirada atrás”, precisa.

El experto recuerda que, desde 1968 el Papa Pablo VI intentó hacer frente a diversas desviaciones del Concilio Vaticano II que había concluido en 1965 y explicó, por ejemplo, que los progresistas rechazaban seguir al Santo Padre “sosteniendo que los pronunciamientos del Papa no eran infalibles y constituían simples indicaciones pastorales de las que se podía disentir y seguir siendo buenos católicos”.

Introvigne señala que estos progresistas siguieron luego con Juan Pablo II y subraya que “para estar en la Iglesia es necesario caminar con los Papas y dejarse guiar por su magisterio cotidiano. Fuera de este camino estrecho está el camino ancho que lleva al cisma”.

Reconociendo que es un “riesgo” usar categorías de la política, el experto refiere además la mala comprensión del Vaticano II por parte de un sector de la “derecha” en donde se repitió algo parecido y se afirmaba que “ciertos documentos del Concilio Vaticano II no son infalibles y son meramente pastorales, por lo cual podrían ser tranquilamente ignorados o rechazados”.

Massismo Introvigne recuerda que “Benedicto XVI trató de poner orden con su famosa propuesta de la “hermenéutica de la reforma en la continuidad” que invitaba a acoger lealmente los elementos de reforma del Concilio interpretándolos, pero no contra el Magisterio precedente, sino teniendo en cuenta esto. La propuesta fue rechazada por la izquierda y, con frecuencia, malentendida por la derecha”.

Introvigne vuelve al Papa Francisco y comenta que es posible que haga “otras reformas en la Iglesia que el fiel católico deberá acoger con docilidad y sin buscar leerlas como contrarias a las enseñanzas de los pontífices precedentes sino teniéndolas en cuenta”.

“En la encíclica «Caritas in veritate» Benedicto XVI ha aclarado que la hermenéutica de la ‘reforma en la continuidad’ no tiene que ver solo con el Vaticano II sino con toda la vida de la Iglesia”, agrega.

“La fórmula de Benedicto XVI –concluye– será de gran ayuda para metabolizar el malestar y para transformarlo en una voz útil en la gran sinfonía de la Iglesia. Construir la continuidad como rechazo de la reforma o declarar que se quiere seguir al Papa solo en sus pronunciamientos infalibles –dos por siglo– confinando todo el resto a la esfera de los ‘falible’ y que puede ser ignorado, lleva en cambio y tal vez insensiblemente, al cisma”.

A continuación, reproducimos el artículo íntegro de Massimo Introvigne publicado en il Foglio, el pasado 11 octubre de 2013:

Entiendo el malestar, pero en la Iglesia o se camina con el Papa o se acaba en cisma 
 
«Como sociólogo he leído con interés el artículo de Alessandro Gnocchi y Mario Palmaro, como espía de un malestar respecto a los gestos y actitudes del Papa Francisco que también he visto en sectores minoritarios pero no irrelevantes en la Iglesia. Asumido y transformado en reflexión y cultura, este malestar puede ser útil y creo que el mismo Papa Francisco lo previó y lo tiene en cuenta en su visión de una Iglesia en la que, como le gusta explicar, la unidad no se confunde con la uniformidad.

»El malestar no debe ser confundido con el rechazo del Magisterio ordinario, ya esta actitud sí lleva al cisma. La tesis puede parecer fuerte, pero se le entiende con una mirada atrás.

»El venerable Pablo VI buscó evitar ciertas secuelas del post-Concilio, a partir de al menos 1968. Ante esto los progresistas rechazaron seguirlo sosteniendo que los pronunciamientos del Papa no eran infalibles y constituían simples indicaciones pastorales de las que se podía disentir y seguir siendo buenos católicos.

»Siguieron con el Beato Juan Pablo II. El Cardenal Ratzinger y el Cardenal Scheffczyk replicaron afirmando no que todo el Magisterio es infalible –una solemne tontería de la que no conozco serios sostenedores– sino que no se puede ser católico aceptando solo los rarísimos pronunciamientos infalibles del Pontífice: para estar en la Iglesia es necesario caminar con los Papas y dejarse guiar por su magisterio cotidiano. Fuera de este camino estrecho está el camino ancho que lleva al cisma.

»Es un riesgo –para usar categorías políticas no del todo pertinentes, pero que ayudan a entender– a la izquierda. Pero es un riesgo también en la derecha, donde –naturalmente a propósito de diversos textos de los criticados por los progresistas– se comenzó a repetir la misma cantaleta según la cual, por ejemplo, ciertos documentos del Concilio Vaticano II no son infalibles y son meramente pastorales, por lo cual podrían ser tranquilamente ignorados o rechazados.

»Benedicto XVI trató de poner orden con su famosa propuesta de la “hermenéutica de la reforma en la continuidad” que invitaba a acoger lealmente los elementos de reforma del Concilio interpretándolos, pero no contra el Magisterio precedente, sino teniendo en cuenta esto. La propuesta fue rechazada por la izquierda y, con frecuencia, malentendida por la derecha.

»Allí se aplaudió a la continuidad olvidándose de la reforma y se creía que el Papa autorizaba a acoger, del Vaticano II, solo lo que se hubiese presentado de modo nuevo (‘nove’) lo que ya se había enseñado antes, rechazando lo que era en efecto “novum”, nuevo, no –según Benedicto XVI– en contradicción con el Magisterio precedente pero ciertamente no reducible a esto. No era así. Esta “derecha” interpretó el discurso de despedida a los párrocos romanos del 14 de febrero de 2013 como una admisión de que la hermenéutica de la continuidad había fracasado. En realidad lo que sí había fracasado era el intento de usar a Benedicto XVI para rechazar el Concilio.

»Reivindicando orgullosamente su rol de teólogo en el Concilio en aquella “Alianza renana” de los padres conciliares alemanes, franceses, belgas y holandeses que propusieron algunas de las principales reformas del Vaticano II, el Papa Ratzinger aclaraba, al momento de dejar el ministerio petrino, que nada en su pontificado autorizaba a rechazar la reforma en nombre de la continuidad.

»Es posible que el Papa Francisco realice otras reformas en la Iglesia que el fiel católico deberá acoger con docilidad y sin buscar leerlas como contrarias a las enseñanzas de los pontífices precedentes sino teniéndolas en cuenta. En la encíclica «Caritas in veritate» Benedicto XVI ha aclarado que la hermenéutica de la “reforma en la continuidad” no tiene que ver solo con el Vaticano II sino con toda la vida de la Iglesia.

»La fórmula de Benedicto XVI será de gran ayuda para metabolizar el malestar y para transformarlo en una voz útil en la gran sinfonía de la Iglesia. Construir la continuidad como rechazo de la reforma o declarar que se quiere seguir al Papa solo en sus pronunciamientos infalibles –dos por siglo– confinando todo el resto a la esfera de los “falible” y que puede ser ignorado, lleva en cambio y tal vez insensiblemente, al cisma».
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda