Viernes, 07 de mayo de 2021

Religión en Libertad

Otro gesto de Francisco

El Papa le da una silla y un sandwich a un guardia suizo a quien encontró cansado

El Papa le da una silla y un sandwich a un guardia suizo a quien encontró cansado
El Papa Francisco saluda a los fieles

La Nación

Lo encontró cansado y le ordenó sentarse. El hombre lo rechazó refiriendo que las reglas se lo impedían. “Soy el Papa y le pido que se siente”, le dijo Bergoglio.

Los gestos de cortesía y los desvíos del protocolo siguen marcando el pontificado de Francisco, lo cual despierta ya no sólo la alerta de los encargados de su seguridad.

Este martes, el Papa sorprendió a los guardias suizos que protegen el Vaticano, cuando le acercó una silla a uno de ellos y le llevó un sándwich, disconforme con la idea de que el hombre estuviese de pie toda la noche.

Cuando el Sumo Pontífice salió de su departamento en la residencia Santa Marta -donde decidió quedarse a vivir al menos temporalmente en lugar de mudarse al departamento papal- se encontró con un guardia suizo custodiando la puerta.

Diarios locales reprodujeron la conversación entre el Papa y el guardia, que comenzó cuando el argentino Jorge Bergoglio le preguntó si había estado despierto toda la noche y recibió un "sí" como respuesta.

"¿De pie? -indagó el Papa- ¿No se ha cansado?". "Es mi deber, Su Santidad, por su seguridad", le respondió, intimidado, el guardia.

Ante esta situación, el Sumo Pontífice se detuvo un momento y regresó a su departamento. Minutos más tarde volvió cargando una silla, que depósito donde estaba su interlocutor.

"Al menos siéntese y descanse", le pidió Francisco, despertando una fuerte sorpresa en el guardia, quien rechazó la oferta, porque "las reglas no lo permiten".

Papa: ¿Las reglas?

Guardia: Mi capitán, Su Santidad.

Papa: Bueno, pero yo soy el Papa y le pido que se siente.

El Santo Padre no le dejó opción al guardia suizo, quien debió cumplir las órdenes del jefe máximo de la Iglesia. El Papa volvió a retirarse, pero no definitivamente. Poco después, llegó con pan y jamón, y se lo entregó al agente, quien no salía de su desconcierto.

"Bon apetit, hermano mío", le dijo, y se fue.
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda