Lunes, 30 de noviembre de 2020

Religión en Libertad

San Emiliano, eremita.

De astillas, panes y esterilidades.

San Emiliano y San Ivo.
San Emiliano y San Ivo.

San Emiliano, eremita. 16 de noviembre.

Nació en el siglo VIII en Vannes, Bretaña, de padres pobres, que le pusieron a servir en la casa de un noble de Vannes. Emiliano era un niño muy piadoso y caritativo, por lo que frecuentemente entregaba limosna y pan a los pobres. Un día, cuenta la leyenda, fue atrapado mientras llevaba pan de la casa escondido en sus ropas. Cuando su amo le preguntó qué ocultaba, respondió que sólo eran virutas de madera, dejándolas caer. Es la misma leyenda que se lee de Santa Norburga (14 de septiembre) y otros santos. La otra versión, ya la conocemos, es el llamado "milagro de las rosas".

Cuando Emiliano llegó a la adolescencia, su amo le echó de casa, sin pagarle lo correspondiente. El jovencito no quiso volver a su casa y como sentía deseos de consagrarse a Cristo, peregrinó a Compostela para fortalecer su vocación, y luego pidió el hábito como Hermano Converso en el monasterio de Saintonges. Aquí le dieron los oficios de bodeguero y panadero, que ejercía con maestría. En ocasiones llegó a multiplicar el pan, o la harina, en aras de poder hacer caridad con los pobres. Era obediente, callado, humilde y muy paciente, lo cual despertó la envidia de unos monjes, que buscaban predisponerle con el abad. Por ello un día, para que no pudiera cumplir con sus tareas, le escondieron la pala de sacar el pan del horno, para que este se quemara y le regañaran. Pero cuando llegó la hora de sacar el pan, el santo se encomendó a Dios y entrando en el horno, sacó el pan por sus propias manos, tranquilamente y sin quemarse. Esto igualmente es una historia que, con ligeras variantes, se cuenta de otros santos, como Santa Áurea (4 de octubre).

Al cabo de unos años Emiliano tuvo permiso del abad para vivir como eremita, por lo que dejó el monasterio y se internó en el bosque de Cumbis, donde se metió en una cueva tallada en la roca, tomándola por ermita. Vivió muchos años en oración y penitencia, teniendo muchos discípulos que le escuchaban, y muchos pobres y enfermos a los que atendía y curaba.

El santo ermitaño subió al cielo en 767. Fue sepultado en la misma gruta en la que vivió, que hoy es un santuario, ampliado hacia lo profundo, con dos bellas iglesias medievales en su interior. Se venera un escalón de piedra donde el santo habría dormido y en el cual las mujeres se sientan para pedir al santo el don de la fertilidad.


Fuente:
-"Vidas de los Santos". Tomo XIII. Alban Butler. REV. S. BARING-GOULD. 1916.


A 16 de noviembre además se celebra a
San Edmundo Rich de Abingdon, obispo.
Beata Lucía de Narni, virgen terciaria dominica.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Por favor ayúdanos a promover noticias como ésta

DONA AHORA