Jueves, 28 de enero de 2021

Religión en Libertad

Sufre una atrofia muscular y no puede moverse, pero explica por qué vivir

Xavi, 25 años, muy enfermo pero con muchas ganas de vivir: «No nos abandonemos los unos a los otros»

Xavi Argemí con su libro
Xavi Argemí sufre una enfermedad degenerativa pero ha aceptado su enfermedad y es feliz valorando los pequeños detalles

ReL

La eutanasia se va a aprobar en España sin debate, sin haber escuchado a los médicos, ni a los expertos en Bioética ni siquiera a los propios enfermos. Justificando su legalización en base a casos excepcionales, desde el Gobierno ni se plantean que la respuesta fueran los cuidados paliativos.

Por ello durante los últimos meses están apareciendo numerosos testimonios de personas muy enfermas pero con muchas ganas de vivir y que dicen lo mismo una y otra vez: con cuidados paliativos no haría falta una ley de eutanasia porque los pacientes no querrían morir.

Uno de ellos es Xavi Argemí, un joven catalán de 25 años que sufre una enfermedad incurable y en este momento sólo puede mover un dedo. Pese a ello ha estudiado Multimedia en la UOC y tiene muchas ganas de vivir. Tiene una familia muy grande, cree en Dios y recibe cuidados paliativos. Todo ello le hacen ser feliz viviendo el presente.

Acaba de publicar Aprendre a morir per poder viure y cuya esencia es que “he aprendido a vivir con la muerte a la vista. O lo que es lo mismo: he estado aprendiendo a morir para poder vivir. Y, paradójicamente, mi vida no está siendo una vida desgraciada”.

En una interesante entrevista en La Contra de La Vanguardia Xavi da una importante lección de vida:

-¿Nació con una enfermedad degenerativa incurable?

- Me diagnosticaron distrofia muscular de Duchenne a los tres años, desde entonces he ido perdiendo capacidad muscular. Sé que es progresivo. Sé lo que implica que lo sea. Sé como avanzará todo.

No se aflija, yo tengo cuatro pilares: la familia, los amigos, el soporte espiritual y la medicina. Los cuidados paliativos son mi salvación.

Xavi Argemí, mirando por la ventana

- Su padre es pediatra, su madre enfermera.

- Me enseñaron a vivir al día, y aprendiendo a morir he aprendido a vivir. Y resulta que mi vida no es una vida desgraciada. He tenido muchas crisis respiratorias en las que pensaba que me iba, pero aquí estoy, y me siento feliz.

- Un superviviente.

- Vas aprendiendo, tienes que aceptar que cualquier día llegará el final, pero nos llegará a todos, hay que tenerlo presente pero no obsesionarse.

- ¿Lo consigue?

- Tengo mis altibajos, pero valoro lo que tengo y lo que todavía puedo hacer, como charlar con usted, estudiar, disfrutar de una peli, de la música, el fuego... Mi lista es interminable. La vida cotidiana está llena de pequeños regalos.

- Todos deberíamos ser más agradecidos.

 - Le aseguro que se puede encontrar la felicidad en una vida sencilla.

- Quizá más que en otro lugar.

- Mi cuerpo se ha ido atrofiando, pero mi espíritu ha ido ganando flexibilidad y aceptación. Quizá lo más difícil ha sido distinguir lo que son las circunstancias de lo que son los problemas.

- ¿Cuál es la diferencia?

- La enfermedad es mi circunstancia. No me gusta, pero debo aceptarla para poder ver lo bueno que me rodea. Estudiar ha implicado para mí muchos problemas de movilidad, de cansancio, de capacidad, un reto que exige no resignarse. Los problemas los puedo afrontar, las circunstancias las debo saber llevar.

- ¿Qué le consuela ante un mal día?

- Bruna, mi perra, un pastor alemán que me hace mucha compañía y me da muchísimo cariño. Y tengo muy buenas vistas, no me pierdo una puesta de sol. Durante un año hice cada día una foto de la puesta de sol desde el mismo ángulo.

Xavi Argemí

- Y ahora cuando las ve todas juntas, 365 fotos de atardeceres, ¿qué piensa?

- Qué hay días de todos los colores: días grises, días soleados, días rojos, días azules, días lluviosos, es como la vida. Es la vida.

- ¿En qué anda ahora?

- Tengo tres polluelos que le he regalado a mi ahijado. Están en mi casa y he fotografiado día a día cómo crecen. ¡Una transformación increíble! Mi padre hace las fotos, yo dirijo, jaja.

- ¿Cuál ha sido la adaptación más difícil?

- Dejar de comer y tener que alimentarme por una sonda. En mi casa todo se celebra en torno a una mesa. Pero puedo tomarme un vasito de sangría de vez en cuando. Hay que mirar la parte positiva de la vida, ¿no le parece?

- Eso es muy fácil de decir y muy difícil de llevar a término.

- Es una lucha diaria. Has de construir con lo que tienes, y yo tengo mucha suerte, estoy rodeado de familia y de amigos que me quieren y me aceptan. Ellos también han tenido que afrontar mi enfermedad.

- ¿Y qué tal lo han hecho sus amigos?

- Con mucha naturalidad. Nunca me han compadecido, me toman el pelo tal y como se lo toman entre ellos. A veces me ponen cosas encima como si fuera un árbol de Navidad. Me río mucho con ellos.

- Tiene usted buen carácter.

- Aceptar tu situación te permite aceptar la ayuda y el amor de los otros. Y si te tomas tus dificultades con alegría, también se lo pones más fácil. Aceptar la ayuda de los demás es importante, pero no solo por ti.

- Cuénteme.

- Hacer algo bueno por los demás te obliga a ir más allá de ti mismo, y creo que eso es muy bueno para la sociedad. Una sociedad de personas que se necesitan y se ayudan mutuamente, es una sociedad mejor.

- Todos necesitamos ayuda.

- Sobre todo cuando llega la vejez. . Creo que la felicidad es algo tan sencillo como no centrarse en uno mismo sino en los demás. Mi vida también tiene un sentido.

- ¿Cuáles son sus miedos?

- Lo inesperado, pero yo tengo esperanza en que todo salga bien.

- ¿Eso es posible?

- Las expectativas en una enfermedad degenerativa son siempre malas, pero a mis padres les dijeron que no llegaría a la adolescencia, y aquí estoy, porque la medicina va avanzando, así que es mejor vivir al día.

- Ya.

- Los cuidados paliativos me dan los medicamentos necesarios para que no sufra y me acompañan psicológica, emocional y espiritualmente.

- ¿Nunca se planteó la eutanasia?

- Nunca. Si la gente tuviera los cuidados que necesita igual no querrían morir.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Necesitamos tu ayuda económica para seguir haciendo noticias como esta

DONA AHORA