Miércoles, 08 de julio de 2020

Religión en Libertad

Michael se curó por la intercesión del padre McGivney, fundador de los Caballeros de Colón

Síndrome de Down, pequeño de 13 hermanos y una enfermedad mortal: el milagro para una beatificación

Michael y sus padres están agradecidos a la intercesión del padre McGivney, y que gracias a este milagro será beatificado
Michael y sus padres están agradecidos a la intercesión del padre McGivney, y que gracias a este milagro será beatificado

J. Lozano / ReL

El pasado 27 de mayo la Santa Sede publicaba el decreto aprobado por el Papa Francisco de la Congregación para las Causas de los Santos y en él se encontraba, entre otros, el milagro por el que será beatificado próximamente el padre Michael McGivney, fundador de los Caballeros de Colón.

Esta organización católica fue creada en 1882 y en estos momentos cuenta con más de 1,9 millones de miembros siendo así la asociación de laicos católicos con más miembros y probablemente la más rica del país. A través de su apostolado crecen en la fe y realizan una impresionante labor asistencial y caritativa.

Una vez realizado el anuncio por parte de la Santa Sede se han ido conociendo más datos sobre el milagro que se ha producido por intercesión del padre McGivney. Como ya ha ocurrido últimamente en otros casos, se ha dado en un bebé no nacido, que ahora tiene cinco años y se llama Michael en honor al fundador de los Caballeros de Colón.

Una familia de 13 hijos con Michael

Este niño es síndrome de Down y nació como el hijo número 13 de la familia Schachle, católicos devotos. Daniel, el padre de esta gran familia es miembro y trabajador de los Caballeros de Colón, motivo por el cual ya rezaban y aún lo hicieron más cuando los médicos les dijeron que era imposible que su hijo sobreviviera.

michael

La primera noticia que le dieron los médicos cuando Michelle estaba embarazada es que su bebé venía con síndrome de Down. Luego llegó la mala noticia: el pequeño sufría además hidropesía fetal, una afección extremadamente grave que se da cuando se acumulan cantidades anormales de líquido alrededor de los órganos vitales del feto. Mortal para muchos niños.

Con este diagnóstico más el hecho de ser síndrome de Down, con los problemas físicos que padecen estos niños, los médicos les dijeron que no tuvieran “ninguna esperanza” en que el niño sobreviviera pues la combinación de ambas situaciones lo hacía imposible.

De este modo, especialistas de la clínica neonatal de la Universidad de Vanderbilt en Nashville que trataron al matrimonio Schachle les instaron a abortar, pues era la solución adecuada y segura para este caso.

Aferrados a la fe y a un milagro

“El médico que dirigía la clínica neonatal de alto riesgo en la Universidad de Vanderbilt nos dijo que había estado haciendo esto durante 30 años y que nunca había visto a un niño sobrevivir al diagnóstico”, explicó Daniel a Catholic News Agency.

Sin embargo, lejos de seguir las directrices de los médicos este matrimonio se aferró a su profunda fe y rezaron al padre McGivney para que intercediera y realizara un milagro que salvara la vida de su hijo.

 michael4

Pronto una gran cadena de oración se extendió entre los Caballeros de Colón para pedir por la salvación de este niño además de una peregrinación a Fátima. Los Schachles explican que sí se les había pasado por la cabeza que su oración podría llevar al milagro. "Recuerdo haber rezado todo, todo el viaje (a Fátima), pidiendo: 'deja que Michael sea el milagro'”.

Sin rastro en la ecografía

Y entonces el milagro se produjo. El bebé que estaba en estado terminal y que moriría en breve por lo que era mejor abortar de repente estaría sano. En la siguiente ecografía a la que fue Michelle el médico no detectó la hidropesía fetal.

El doctor que la atendía en ese momento no recordaba que esta paciente era la mujer cuyo bebé estaba extremadamente enfermo y entonces preguntó a Michelle qué haría cuando naciera el bebé.

Ella, complemente desconcertada, dijo al doctor: “Ustedes me dijeron que no había esperanza”. La enorme “conmoción” de ese momento le hizo que todo le fuera borroso de la emoción que sentía. Tenían planeado llamar a su hijo Benedict, pero al saber que se había curado en ese instante –cuenta la madre- “sólo recuerdo llorar y decir: ‘Se llama Michael’. Y desde entonces ese bebé fue llamado Michael, en honor al sacerdote que había intercedido por ellos.

Michael nació el 15 de mayo de 2015 con un defecto cardíaco que se encuentra comúnmente en niños con síndrome de Down y se sometió a una cirugía cardíaca a las siete semanas de edad. Y es uno más de este enorme familia católica

El doctor Fred Callahan, neurólogo y amigo del obispo, participó en la comisión de investigación diocesana y se entrevistó con los más de 20 médicos que llegaron a trataron a la familia Schachle.

michael3

Michael, con una imagen del padre McGivney que la familia tiene en casa

Los médicos, transformados con este caso

En declaraciones a Catholic News Service, Callahan asegura que más allá de presenciar la profunda fe de esta familia una de las experiencias más gratificantes de servir en este comité fue ver cómo los miembros del equipo médico que cuidaron de Michelle y Michael “se habían transformado” por el resultado de este caso.

Recuerda que varios médicos les recomendaron abortar porque el diagnóstico era muy negro. “Nuestra sociedad tiene muchos juicios sobre el valor de la vida y la naturaleza desechable”. Y asegura que tras su experiencia con los Schachles algunos de esos médicos han cambiado esa apreciación

Además, Callahan asegura que tras hablar con los médicos se dio cuenta de que el milagro de Michael “hizo cosquillas a su intelecto, pero aún algo más grande, les cambió el corazón”.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Por favor ayúdanos a promover noticias como ésta

DONA AHORA