Jueves, 09 de diciembre de 2021

Religión en Libertad

Fue una figura fundamental en la Curia Vaticana: será «justo entre las naciones»

Otro palo a la Leyenda Negra: Israel reconoce al poderoso cardenal Tisserant por salvar a judíos

El cardenal Tisserant, con San Pedro al fondo
El cardenal Tisserant fue una figura eclesial de primer nivel en el siglo XX

Javier Lozano / ReL

Pese a las evidencias que durante décadas se han ido haciendo públicas la Leyenda Negra que afirma que el Vaticano, y Pío XII en particular, el Papa que ocupaba entonces la cátedra de San Pedro, no hicieron nada para salvar a los judíos de la persecución y exterminio nazi sigue en el imaginario de buena parte de la sociedad.

Sin embargo, los datos desmontan estos mitos interesados en dañar la imagen de la Iglesia. Son conocidas las redes de la Iglesia para ocultar a disidentes y perseguidos, y el apoyo que brindó el mismo Papa a estas actuaciones.

Ahora llega otro importante reconocimiento a una de las figuras más relevantes de la Iglesia y de la Curia Romana en el siglo XX. Israel ha declarado “justo entre las naciones”, la más alta consideración a una persona no judía, al cardenal francés Eugène Tisserant, junto al sacerdote André Boquin, rector de la iglesia romana de San Luis de los Franceses, y el diplomático François de Vial.

Pesos pesados de la Santa Sede salvando judíos

El cardenal Tisserant era uno de los hombres fuertes de la curia romana en plena Segunda Guerra Mundial y lo fue aún más posteriormente, incluido en el Concilio Vaticano II. A lo largo de su trayectoria fue lo que hoy sería el cargo de prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales, presidente de la Comisión Pontificia Bíblica, prefecto de la Congregación de Ceremonias, Bibliotecario y Archivero de la Santa Iglesia Romana, además de gran maestre de la Orden Santo Sepulcro de Jerusalén. Algunos de estos cargos los fue compatibilizando a lo largo de su vida.

Pero además este purpurado francés será siempre conocido por haber sido el decano del Colegio Cardenalicio, y por tanto, el que presidiera los cónclaves de 1958, en el que se eligió Papa a San Juan XXIII, y el de 1963, del que salió Papa San Pablo VI.

Protagonismo fundamental tuvo también el cardenal Tisserant en el Concilio Vaticano II, donde formó parte de la presidencia y cuya firma aparece justo a continuación de la de la Papa en los documentos conciliares.

Este es el perfil a la que se ha reconocido por su labor de auxilio del pueblo judío. Es imposible separar su alto perfil en el Vaticano de su persona, lo cual desmonta una vez más las críticas vertidas hacia la Santa Sede en esta cuestión.

Nazis desfilando por Roma

El 21 de octubre se dio a conocer este galardón de “Justo entre las naciones” a estas tres personalidades, y en una fecha aún por determinar se celebrará una ceremonia donde se les otorgará este reconocimiento a título póstumo. Son en total 28.000 personas de más de 50 países las que ya lo han recibido y se encuentran en el Yad Vashem de Jerusalén.

Una historia mantenida en secreto hasta 1998

En este caso se ha reconocido como el cardenal, el clérigo y el diplomático trabajaron de manera conjunta para salvar la vida al joven judío francés Miron Lerner, perseguido por los nazis.

Los hechos se remontan a 1943 en una Roma ocupada por los nazis. Sin embargo, el acto heroico que realizaron se mantuvo oculto hasta 1998, cuando Miron Lerner contó la historia de cómo le salvaron la vida a él, y cómo en ese tiempo también fue testigo de la cantidad de judíos que habían sido salvados por la Iglesia en la capital italiana.

Este joven nació en Paris en 1927 en el seno de una familia judía procedente de Odessa. Se encontraba en Roma escondido cuando conoció al padre Marie-Benoit, un capuchino que salvó a 4.500 judíos entre 1940 y 1944 y que fue el primer clérigo en ser nombrado “justo entre las naciones”.

Un día tanto Lerner como el fraile capuchino estuvieron a punto de ser arrestados, y sólo se salvaron porque fueron advertidos unos momentos antes. Al no poder regresar a donde estaba un sacerdote le recomendó que acudiera al cardenal Tisserant.

El purpurado, entonces secretario (lo que hoy sería prefecto) de la Congregación de las Iglesias Orientales le tomó bajo su protección, haciendo gestiones para poder ocultarlo y mantenerlo a salvo. Tal y como recoge Famille Chretienne, el cardenal se lo confió al diplomático François de Vial, quien le ocultó unas noches en su propia casa.

Más tarde, el cardenal Tisserant introdujo al joven judío en un pequeño convento en el interior del Vaticano. Lo hizo haciéndolo entrar tendido a sus pies en su coche, ante la vigilancia de los soldados alemanes que custodiaban la frontera entre la Santa Sede y la ciudad de Roma.

Cuando la situación se fue complicando más, concretamente a principios de 1944, Lerner fue enviado al convento de la iglesia de San Luis de los Franceses en el corazón de Roma, siendo protegido por su rector, André Bouquin. Allí permaneció hasta el verano de 1944, cuando Roma fue liberada por las tropas aliadas.

"Había bastantes judíos escondidos por el cardenal Tisserant

En 1998, cuando hizo público su testimonio, Lerner reveló que el cardenal Tisserant salvó su vida, pero también la de otros muchos judíos. “Lo que puedo decirles es que en los conventos de Roma había bastantes judíos escondidos por el cardenal Tisserant”, aseguró.

Pero ya antes de la guerra el cardenal Tisserant había salido en auxilio de los judíos, ya perseguidos por las leyes raciales. Y no dudó en enfrentarse al poder para ello. En 1939, el doctor Guido Mendes fue despedido como director de un hospital por el hecho de ser judío. El purpurado reaccionó concediéndole una medalla de honor de la Congregación para las Iglesias Orientales, lo que provocó la ira de Mussolini.

El propio hijo de Mendes contó por escrito lo sucedido: “La Santa Sede reaccionó con contundencia y el cardenal Tisserant envió la siguiente carta a mi padre:

‘Este sagrado dicasterio ha sabido con tristeza que usted ha dejado su cargo como director del sanatorio Cesare Battisti. Recordando la atención y el cuidado más que paternal que dedicaba a los jóvenes del Pontificio Colegio Etíope, que tuvierno que ser hospitalizados en el sanatorio, sus frecuentes visitas para las consultas y su solicitud por su estado de salud, esta Sagrada Congregación desea enviarle hoy una palabra de aliento, y al mismo tiempo expresarle los más sinceros agradecimientos y estima por la preciosa labor que usted desempeñaba.

»Teniendo esto presente, le pedimos que acepte, Profesor, la medalla pontificia conmemorativa por el año que acaba de terminar, como signo del homenaje de este sagrado dicasterio, al que siempre será siempre un placer contar – si llega la ocasión – de poder serle útil”.  La carta fue firmada el 14 de enero de 1939.

Más adelante consiguió visados para toda la familia Mendes para que así pudieran abandonar Italia. Lo mismo hizo con el rabino Nathan Cassuto. Igualmente ayudó al profesor Aron Friedman a encontrar trabajo en EEUU, e incluso llegó a esconderlo en su residencia en el Vaticano. También han llegado testimonios de familias judías de Verona y Letz que fueron ayudadas por este cardenal francés.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda