Viernes, 29 de mayo de 2020

Religión en Libertad

El padre Rudolf Bosnák

«Los guardias me gritaban e insultaban cuando me santiguaba»: bajo el comunismo checoslovaco

Álex Navajas / ReL

Rudolf Bosnak sobrevivió a muchos años de cárcel e iglesia clandestina
Rudolf Bosnak sobrevivió a muchos años de cárcel e iglesia clandestina
Su delito fue creer en algo que los comunistas checoslovacos no podían ni ver ni tocar; materialistas ellos. Ahora vive en Nitra, una bellísima ciudad al sur de Eslovaquia, donde convive con un centenar de futuros sacerdotes en el seminario, que ha sido reconstruido gracias a la asociación «Ayuda a la Iglesia Necesitada».

Al padre Rudolf Bosnák le tocó vivir una dolorosa contradicción: pasó de ser capellán de prisiones a convertirse en un preso más.

«Me pusieron con los prisioneros a los que, hasta entonces, había atendido. Me recibieron muy bien, porque me conocían mucho y me apreciaban», relata el anciano sacerdote con una franca sonrisa dibujada en los labios.

El padre Bosnák fue ordenado en 1942, y ocho años más tarde, cuando los comunistas tomaron el poder en Checoslovaquia, le encerraron.

«Me acusaron de traición, pero en 1962, cuando me liberaron, me dijeron: Usted es inocente. No le debieron haber encarcelado», asegura sin perder la sonrisa.

Misa en las minas
Su voz a veces tiembla; otras veces se torna vigorosa y las palabras se suceden como un torrente sin control y es difícil seguirle. Pero su mente se mantiene aún lúcida.

«Éramos 150 curas en la prisión, y no sabían qué hacer con nosotros. Nos metieron en una misma habitación con delincuentes y asesinos para que nos convirtieran , pero resultó lo contrario: que ellos se volvieron mejores, así que decidieron aislarnos», explica.

«Cuando me santiguaba y bendecía la mesa, venía uno de los guardias, me amenazaba, me insultaba y me gritaba», asegura sacudiendo la mano.

Cuando salió de la cárcel no acabó su calvario. La política del Gobierno checoslovaco se decantaba por integrar a la fuerza a curas y monjas en la vida «normal», y les obligaban a trabajar en fábricas y talleres.

Al padre Bosnák le tocó la mina. «Allí celebrábamos la misa en lo más profundo de las galerías sin que nos viesen, y la gente nos traía el vino y el pan», explica.

«Los soldados sospechaban de nosotros y revolvían todo buscando misales para quemarlos», asegura. No tener los elementos litúrgicos necesarios no era impedimento para celebrar la eucaristía, ya que «como cáliz utilizábamos una cuchara».

Para hacer el vino, cogían pasas y las metían en agua durante varios días, y luego lo guardaban en botellas de jarabe.

Incitando a la delación
Cuando el padre Bosnák fue llevado a prisión por primera vez, le confinaron en una celda con un oficial del ejército.

Al militar le dijeron que si se autoinculpaba por traición e implicaba a otros, quedaría libre. El oficial se negó y le fusilaron. «Antes de que le mataran, me pidió que le confesara -asegura el sacerdote-. Hace pocos años, sus familiares vinieron a agradecérmelo».

No me resisto a preguntarle: «¿Y no perdió la fe en la cárcel? ¿Nunca le echó la culpa a Dios?». Me mira extrañado, casi ofendido. «Al contrario: mi fe se fortaleció más», me responde lentamente. «Fue un tiempo hermosísimo; los mejores años de mi vida», concluye.
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Noticias como esta llegan al corazón de miles de personas. Por favor ayúdanos a continuar

DONA AHORA