Miércoles, 13 de noviembre de 2019

Religión en Libertad

La por­no­gra­fía de­ge­ne­ra y des­tru­ye a la per­so­na


Es un gra­ve mo­men­to que re­quie­re po­ner freno, pues de lo con­tra­rio se lle­ga­rá, como ya su­ce­de, a per­der la dig­ni­dad hu­ma­na. El au­tén­ti­co hu­ma­nis­mo nada tie­ne que ver con este pe­ca­do muy gra­ve que se ha con­ver­ti­do en un di­ver­ti­men­to.

Tal vez ante las ofer­tas tan di­ver­sas y tan uni­ver­sa­les que se dan en la so­cie­dad y de modo es­pe­cial en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción uno de los gran­des pro­ble­mas, que apun­tan los si­có­lo­gos y si­quia­tras, es el con­su­mo de la por­no­gra­fía. Está ha­cien­do ver­da­de­ros es­tra­gos des­de el pun­to de vis­ta si­co­ló­gi­co como des­de la pers­pec­ti­va hu­ma­na y es­pi­ri­tual. Los fru­tos que con­lle­va esta de­pen­den­cia son desas­tro­sos y el al­can­ce de vio­len­cia que en­gen­dra son des­bor­dan­tes. Creo que se con­fun­de con mu­cha fre­cuen­cia este modo de pro­ce­der como si fue­ra una li­be­ra­ción de lo que an­tes era una opre­sión. La so­cie­dad ac­tual se en­fren­ta a una in­fi­ni­dad de ten­ta­cio­nes que bus­can es­cla­vi­zar al ser hu­mano a tra­vés del pe­ca­do. El Ca­te­cis­mo de la Igle­sia Ca­tó­li­ca de­fi­ne “la lu­ju­ria como un de­seo o un goce des­or­de­na­dos del pla­cer ve­né­reo. El pla­cer se­xual es mo­ral­men­te des­or­de­na­do cuan­do es bus­ca­do por sí mis­mo, se­pa­ra­do de las fi­na­li­da­des de pro­crea­ción y de unión” (nº 2351).

La por­no­gra­fía daña al ce­re­bro. Es como una dro­ga que crea adic­ción y es muy di­fí­cil de erra­di­car. Se con­su­me y siem­pre se quie­re más y nun­ca se sa­cia. Cuan­to más se con­su­me, más gra­ve es el daño al ce­re­bro. Crea una si­tua­ción en la que la per­so­na se en­fras­ca y se afi­cio­na de tal for­ma que el ce­re­bro no tie­ne ca­pa­ci­dad de reac­cio­nar con li­ber­tad, está ata­do como la pre­sa en la tram­pa. De ahí se lle­ga al com­por­ta­mien­to ex­tre­mo don­de se des­na­tu­ra­li­za el acto se­xual y se con­vier­te en un jue­go nor­ma­li­za­do con­si­de­rán­do­lo como algo co­mún y sin re­le­van­cia en as­pec­tos mo­ra­les. “Aten­ta gra­ve­men­te a la dig­ni­dad de quie­nes se de­di­can a ella (ac­to­res, co­mer­cian­tes, pú­bli­co), pues cada uno vie­ne a ser para otro ob­je­to de un pla­cer ru­di­men­ta­rio y de una ga­nan­cia ilí­ci­ta. Es una fal­ta gra­ve. Las au­to­ri­da­des ci­vi­les de­ben im­pe­dir la pro­duc­ción y la dis­tri­bu­ción de ma­te­rial por­no­grá­fi­co” (Ca­te­cis­mo de la Igle­sia Ca­tó­li­ca, nº 2354). Y esto por el bien de la per­so­na; des­pués no nos la­men­te­mos.
 
La por­no­gra­fía mata al amor. Es­tu­dios re­cien­tes han en­con­tra­do que des­pués de que un in­di­vi­duo ha es­ta­do ex­pues­to a la por­no­gra­fía, se ca­li­fi­can a sí mis­mos con me­nor ca­pa­ci­dad de amor que aque­llos in­di­vi­duos que no tu­vie­ron con­tac­to con la por­no­gra­fía. El ver­da­de­ro amor que­da re­le­ga­do, pues­to que la pa­sión se con­vier­te en uti­li­zar a la otra per­so­na como un ob­je­to de pla­cer y nada más. Por eso es una men­ti­ra, que bajo capa de sa­tis­fac­ción y con­si­de­ra­ción del otro, se uti­li­za de tal for­ma que se co­si­fi­ca y se des­per­so­na­li­za. No exis­te el amor pues­to que es un pla­cer lleno de egoís­mo.
 
La por­no­gra­fía con­du­ce a la vio­len­cia. Nun­ca pro­du­ce efec­tos po­si­ti­vos. Es vio­len­ta y es una de las fuen­tes de la vio­len­cia de gé­ne­ro. Al mal­tra­tar el cuer­po, se mal­tra­ta a la per­so­na. Da ideas tor­ci­das so­bre el sexo y se pro­pa­ga con in­tere­ses crea­dos. Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción es­tán –a tra­vés de los mó­vi­les o ta­ble­tas– pro­pa­gan­do el fe­nó­meno del sex­ting (en­vío de con­te­ni­dos eró­ti­cos). Es un gra­ve mo­men­to que re­quie­re po­ner freno, pues de lo con­tra­rio se lle­ga­rá, como ya su­ce­de, a per­der la dig­ni­dad hu­ma­na. El au­tén­ti­co hu­ma­nis­mo nada tie­ne que ver con este pe­ca­do muy gra­ve que se ha con­ver­ti­do en un di­ver­ti­men­to.
 
Hay ins­ti­tu­cio­nes que tra­ba­jan para ata­jar esta vo­rá­gi­ne, que no sa­be­mos has­ta dón­de pue­de lle­gar. La edu­ca­ción en el amor re­quie­re una pe­da­go­gía sana y sin am­ba­ges, po­nien­do como fi­na­li­dad la au­tén­ti­ca cas­ti­dad. Se re­quie­re re­to­mar las ca­te­que­sis que el Papa Juan Pa­blo II hizo so­bre el amor, la se­xua­li­dad hu­ma­na y el amor. Como dice el Papa Fran­cis­co: “La cas­ti­dad ex­pre­sa la en­tre­ga ex­clu­si­va al amor de Dios, que es la roca de mi co­ra­zón. To­dos sa­ben lo exi­gen­te que es esto, y el com­pro­mi­so per­so­nal que com­por­ta. Las ten­ta­cio­nes en este cam­po re­quie­ren hu­mil­de con­fian­za en Dios, vi­gi­lan­cia y per­se­ve­ran­cia”. Para el que ama a Dios nada hay im­po­si­ble por­que “todo lo pue­do en Cris­to que me for­ta­le­ce” (Fil 4, 13).
 
Monseñor Francisco Pérez González es arzobispo de Pamplona y obispo de Tudela.
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sin tu ayuda no podremos seguir haciendo noticias como ésta

DONA AHORA