Domingo, 16 de junio de 2019

Religión en Libertad

Cuaresma: que sea una mortificación


por Monseñor Luigi Negri

Opinión

¿Cuál es el sentido de la Cuaresma en la vida de la Iglesia y en el camino del cristiano? La Cuaresma vive cada día en profundidad la certeza de la Navidad, es decir, la certeza de la Encarnación del Señor, de su permanencia en la historia, en el misterio de la Iglesia y a través del misterio de la Iglesia.

En Cuaresma, con mucho realismo y gran inteligencia humana, la Iglesia saca la única consecuencia ética de la fe: la necesidad de abrir de par en par la vida al misterio de Cristo. Es necesario que la vida no tenga más fundamento de su ser, de su existencia, de su acción, que la presencia de Cristo.

"La vida cristiana es vivir mirando al otro", nos recordaba hace muchos años monseñor Luigi Giussani. La vida del cristiano es la vida vivida sin mirarse a uno mismo, sin analizar los propios intereses, las propias dimensiones humanas, los propios proyectos por muy nobles que sean. La vida cristiana no es del hombre y para el hombre, la vida cristiana es una vida que se acoge como don precioso de la presencia de Cristo que se adueña de nuestro corazón y que, como a menudo recordaba George Bernanos, ocupa todo el terreno de nuestro corazón. Así, el ethos cristiano es desear y rezar para que la más mínima parte de nuestra humanidad, de nuestro corazón, esté ocupada por el Señor.

La Cuaresma da espacio al Señor que ocupa mi vida, le pide al Señor que la ocupe cada vez más y esto es lo que sugiere la gran palabra cuaresmal: la mortificación.

No es el deseo de hacer cualquier cosa por Dios, sino que es el deseo de que la vida deje de pertenecernos, que sea mortificada desde la raíz: tenemos que recibirla cada día de Él como don de Su gracia y apremio de nuestra libertad.

Por consiguiente, la Cuaresma es el momento de la virtud. De la virtud cristiana por excelencia que persigue o en la que se expresa la mortificación: la obediencia.

La vida nace de Cristo, la recibimos y hacemos que se transforme en nuestra y que madure sólo si en cada circunstancia de la vida obedecemos al Padre; es decir, nunca nos afirmamos a nosotros mismos, sino a Él que ha venido, ha muerto y ha resucitado por nosotros.

La palabra mortificación es una palabra enorme, y lo es porque entrega la vida del cristiano a Aquel que nos la ha dado y que espera que la aceptemos, que Le pidamos que nos acompañe para que la vida se desarrolle según las grandes perspectivas de la fe.

Esta es la virtud cristiana por excelencia. Esta es la virtud que nace de la mortificación: la obediencia. Que la vida sea obedecer a la presencia y la voluntad de Otro. Y esta presencia y esta voluntad que expresan nuestra gran libertad, nuestra responsabilidad, tienen el rostro del amor. Jacopone da Todi le pedía al Señor la gracia y, al mismo tiempo, la pedía para todo el pueblo cristiano, para que pudiera amar al Señor sobre todas las cosas. Y añadía: "Y que nunca acabe".

Esto es lo que tenemos que desear en esta Cuaresma. Que haya mortificación, es decir, que entreguemos nuestra vida al Padre a través de la obediencia, esa obediencia que nos hace asumir la voluntad de Dios como nuestra según la inolvidable e insuperable sugerencia de una jovencísima mujer de la Edad Media cristiana, Piccarda Donati: "En su voluntad está nuestra paz".

Publicado en La Nuova Bussola Quotidiana.

Traducción de Elena Faccia Serrano.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Necesitamos tu ayuda económica para seguir haciendo noticias como esta

DONA AHORA