Sábado, 23 de septiembre de 2023

Religión en Libertad

Beatifican a 5 mártires de la Comuna de París, sacerdotes brutalmente asesinados por revolucionarios

Los cinco nuevos beatos fueron martirizados en la matanza de Haxo, durante la Comuna de París.
Los cinco nuevos beatos fueron martirizados en la matanza de Haxo, durante la Comuna de París.

ReL

El cardenal Marcello Semeraro, prefecto del Dicasterio para las Causas de los Santos, presidió este sábado 22 de abril en la iglesia de San Sulpicio de París capital la beatificación de los sacerdotes Henri Planchat, Ladislas Radigue, Polycarpe Tuffier, Marcellin Rouchouze y Frézal Tardieu, asesinados por odio a la fe durante la persecución anticristiana de la Comuna París.

Hace ciento cincuenta años tuvo lugar la Comuna de París, cuyo anticlericalismo fue creciendo a medida que se prolongaba. Aunque la historia oficial recuerda la terrible represión con la que fue sofocada, se suele olvidar que, en un clima de guerra civil, el arzobispo de París y varias decenas de sacerdotes y religiosos fueron asesinados en mayo de 1871.

El martirio de estos nuevo cinco beatos comenzó durante la Semana Santa de 1871. El 6 de abril, Jueves Santo, fue detenido el padre Mathieu Henri Planchat, del Instituto de San Vicente de Paúl; el 12 de abril siguiente fue el turno de los padres Ladislas Radigue, Polycarpe Tuffier, Marcellin Rouchouze y Frézal Tardieu, de la Congregación de los Sagrados Corazones de Jesús y de María y de la Adoración Perpetua del Santísimo Sacramento. Murieron el 26 de mayo durante la matanza de la calle Haxo. Ese día asesinaron cincuenta prisioneros, ejecutados por la Comuna dos días antes de la toma total de París por las tropas versallescas de Adolphe Thiers.

"Las circunstancias en las que se vieron envueltos y fueron víctimas (y obviamente no sólo ellos, sino varias decenas de personas más masacradas por la violenta locura de los revolucionarios) constituyen una historia enmarañada y compleja en la que se entrecruzan todo tipo de instancias, viejas y nuevas condiciones, ideologías sociales y sentimientos antirreligiosos, apelaciones a la verdad pero también ríos de mentiras hasta formar una mezcla que envenena al hombre", explicó el cardenal en su homilía.

La historia de estos mártires, prosiguió el Prefecto del Dicasterio para las Causas de los Santos, "se convierte también en una advertencia para hoy" y en una "historia de esperanza". Citando a Benedicto XVI, el cardenal italiano recordó que si a veces el bien "puede parecer frustrado por el abuso y la astucia, en realidad sigue trabajando en silencio y discreción, dando frutos a largo plazo. Es la renovación social cristiana, basada en la transformación de las conciencias, en la formación moral, en la oración".

Precursor del catolicismo social, el padre Henri Planchat dedicó su ministerio a la evangelización del mundo obrero y a los niños de la Primera Comunión. Su influencia fue paradójica en una sociedad anticlerical y que quería prescindir de Dios. El ejemplo de este servidor humilde y fiel todavía puede inspirar a los cristianos, afirma el padre Yvon Sabourin, miembro de la congregación de los religiosos de San Vicente de Paúl y postulador de la causa de beatificación del padre Planchat.

Para conocer más sobre los sucesos de la Comuna de París puede leer:

El enconado odio a la fe de la Comuna de París produjo mártires: «¡Lleváis 1800 años torturándonos!»

Así nació el Sacre Coeur de París: un empresario dispuesto a reparar los pecados de la Revolución

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda