Viernes, 27 de noviembre de 2020

Religión en Libertad

El P. Howe se pasa el día atendiendo moribundos en los barrios más pobres de Estados Unidos

Un capellán de Nueva York: «La ciencia no responde las dudas del agonizante de COVID-19: la fe sí»

Un capellán de Nueva York: «La ciencia no responde las dudas del agonizante de COVID-19: la fe sí»
El P. Stephen Howe , en el hospital de Yonkers

ReL

Stephen Howe camina entre los moribundos en los barrios más pobres de Nueva York, Yonkers, así como en sus hospitales en donde ofrece consuelo a quienes viven sus últimos días sufriendo el COVID-19. Estados Unidos es un país que comenzó minusvalorando el coronavirus, pero que ahora cuenta los muertos por miles y miles. En Yonkers, el 13% de la población vive bajo el umbral de la pobreza, y este sacerdote se ha convertido en el cura, el psicólogo, el familiar, el amigo, la gota de esperanza de todos los enfermos de St John’s Riverside Hospital. La ciencia ayuda a las personas hasta cierto punto, pero a partir de ahí, las dudas y las preguntas solo las responde la fe, y esa es la labor de P. Howe, L.C. Su historia la cuenta el diario The Australian, pues este misionero creció en las colinas de Adelaida.

Para el sacerdote de 37 años, el horror de la pandemia que ahora se ha cobrado más de 121.000 vidas en todo Estados Unidos es especialmente inmenso en Yonkers, cerca de Manhattan, donde reside.

En los últimos dos meses, el padre Howe se ha convertido en una presencia regular en St John’s Riverside, un hospital de 150 camas en Yonkers, una localidad que ha sido arrasado por la pandemia. El número de muertos era tan grande que se hacía necesario traer un camión frigorífico para carne y pescado cuando la morgue del hospital alcanzó su capacidad máxima.

El padre Howe pasa su tiempo en las salas orando con los pacientes, escuchando sus confesiones, comunicándose con los enfermos o simplemente escuchando a aquellos que quieren hacer alguna confidencia. Lamentablemente es uno de los pocos que pueden hacer eso, porque el aislamiento no deja acercarse a nadie más.

Las visitas a pacientes en la unidad de cuidados intensivos suelen ser breves. La mayoría está en coma…

Pero los de la sala principal necesitan hablar: están hambrientos de contacto humano en un ambiente absolutamente aséptico. El padre es recibido calurosamente, incluso aquellos que no son religiosos.

Las estrictas normas de aislamiento impuestas en los hospitales suponen que las víctimas a menudo sufren solas, separadas de sus familiares y seres queridos, a quienes no se les permite visitarlos.

"Muchos de los que están en el hospital se sienten abandonados e indefensos", dice el padre Howe. “¡Quieren tanto ir a casa y llevar una vida normal de nuevo…!”, exclama. "Algunos están perdiendo la voluntad de vivir y las enfermeras me piden que trate de motivarlos a seguir luchando". Él entiende la impotencia de los habitantes de Yonkers. En marzo, cuando en una primera oleada, comenzaron a caer sus feligreses por COVID-19, el australiano también contrajo la enfermedad y cayó gravemente enfermo.

Él dice que nunca ha estado tan enfermo. "Es como ser golpeado y dado por muerto". Pero el virus dejó al padre Howe incapaz de salir de su habitación durante 12 días seguidos, y no pudo salir de la casa durante semanas. Estaba sano antes de la pandemia, y su relativa juventud lo ayudó a salir adelante.

La fatiga le ha hecho un poco más lento, pero es un pequeño precio a pagar. Tiene un nivel de inmunidad que le permite visitar a las personas infectadas con COVID-19, pero todavía usa equipo de protección cuando está en la sala o en las casas de los enfermos.

El P. Stephen Howe, aún de diácono, con el Papa Francisco

 

El padre Howe cuenta algunas historias personales desgarradoras del interior del hospital St John’s Riverside.

Visitaba regularmente a una madre soltera de cinco hijos que estuvo con un respirador artificial durante un mes, su condición se deterioró a medida que sus órganos se cerraron lentamente. "Los niños vinieron a nuestra iglesia a rezar por su madre todas las noches", dice, pero ella murió la semana pasada.

Luego está el caso del hombre que estaba de muy buen humor a principios de este mes, pero cuando el padre Howe lo vio por segunda vez la semana pasada, apenas era reconocible detrás de su ventilador mientras jadeaba por aire. "Le bendije, sosteniendo mi teléfono para que él y su familia pudieran verse", dice. “Más tarde, esa noche recibí una llamada para decirme que había fallecido. Qué privilegio poder darles esos últimos preciosos momentos con su padre".

Recientemente visitó a una anciana en el hospital feligresa suya. "No podía decirle que había venido directamente del funeral de su esposo con el que había estado casada durante más de 50 años". Ella todavía no lo sabe. La familia tiene miedo a decírselo.

En todo el estado de Nueva York, las muertes de COVID-19 se están acercando a 30,000. Decenas de millones de personas están desempleadas, mientras que el número de personas que se quedan sin hogar y con hambre cada día está más allá de cualquier cálculo.

Los feligreses del Padre Howe en St Peter y St Denis, en su mayoría hispanos, se encuentran entre los más pobres de los Estados Unidos. La mayoría de ellos no han podido acceder a la ayuda financiera del gobierno.

En los últimos dos meses, el número de personas que acceden a una de las despensas de alimentos de la iglesia local ha aumentado de 250 a más de 600.

"Tratamos de no rechazar a nadie, pero algunas de las últimas personas que llegan no reciben mucho, desafortunadamente", dice el sacerdote.

El padre describe su vocación como una "vida hermosa, no fácil, pero profundamente gratificante. Al final del día, cuando sus órganos se están cerrando y usted está en un respirador luchando por respirar, la ciencia no responde las preguntas fundamentales de quiénes somos”, y ahí entra el papel del sacerdote. “Me encanta la ciencia, pero se queda en silencio cuando llegamos a algunas de las cosas más profundas de la vida”.

"La ciencia no da respuesta a los temas que les preocupan a las personas que conozco y que trato a diario en el hospital”, señala. “Necesitan esperanza: amor, Dios, significado existencial, entender el sentido de la vida después de la muerte y del sufrimiento… solo Cristo y su Iglesia está ahí para responderles”, concluye.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Por favor ayúdanos a poder seguir adelante

DONA AHORA