Lunes, 08 de agosto de 2022

Religión en Libertad

«Guerreros de Cristo» (Almuzara) recorre al completo la historia de la Orden Hospitalaria

La épica victoria de «un puñado» de cristianos frente a 130.000 bombas islámicas: «Fue terrible»

Victoria cristiana frente al gran sitio de Malta.
Pocos años antes de la batalla de Lepanto, una batalla de grandes dimensiones enfrentó a las tropas cristianas contra el ejército otomano: "Fue horrible", pero solo una muestra de lo que resultaría años después.

José María Carrera

"Asumir la defensa militar de los enfermos y peregrinos y la defensa de la fe": son las dos grandes obligaciones que, desde hace casi 1000 años, lleva cumpliendo la comunidad de los Hospitalarios de San Juan. Hoy, la conocida comúnmente como "Orden de Malta", es la misión médica más antigua del mundo: con sus más de 13.500 miembros, 95.000 voluntarios permanentes y 52.000 profesionales, desarrolla su ayuda humanitaria en 120 países y todo ello ostentando el record Guiness de país más pequeño del mundo.

Sin embargo, Occidente no solo le debe a la Orden esta extensa red asistencial. De hecho se podría decir que a lo largo de su historia, ha contribuido decisivamente a la pervivencia de la civilización cristiana.

Es precisamente esta defensa de la fe, de la que la Orden ha hecho gala desde el año 1048,  la que se puede conocer de forma detallada, amena y, especialmente plagada de curiosidades, en Guerreros de Cristo (Almuzara).

Se trata de una obra de reciente publicación bajo la autoría de los escritores e historiadores Carlos Canales y Miguel del Rey, que recorre hitos históricos tan relevantes como su participación en las Cruzadas, su configuración como gran fuerza naval en Rodas (1307) o la participación en la batalla de Lepanto (1571), "la más alta ocasión que vieron los siglos", según Cervantes.

Uno de los aspectos de mayor calibre que relatan Del Rey y Canales es la heroica defensa de su sede en Malta frente a los turcos, un antecedente de la histórica batalla dado seis años antes a casi 800 kilómetros del Golfo de Lepanto.

El botín "digno de rey" que desató la ira del sultán

Como soberano de la Orden de Malta entre 1536 y 1553, el experimentado militar español Juan de Homedes no dudaba de los deseos del sanguinario Sultán otomano, Solimán, de borrar del mapa a la Orden cristiana. En previsión, ordenó reforzar y construir los icónicos castillos de San Ángel, en Birgu, San Miguel y la innovadora plaza de San Telmo.

Jean Parisot de la Valette -que daría nombre a la capital maltesa- sucedió a De Homedes como Gran Maestre. Durante su mandato, incrementó los ataques contra los musulmanes y movilizó a los caballeros dispersos por Europa, ante una más que probable amenaza de ataques otomanos.

Canales y Del Rey describen así el incidente que despertó la ira del todopoderoso sultán: "Frey Mathurin d´Aux de Lescout-Romegas, tal vez el mejor comandante de galeras corsarias de Malta, sorprendió a una pequeña flotilla turca. No era nada nuevo, un episodio más de la lucha con sus contrincantes islámicos, pero si era inusual que una de las galeras contara con doscientos jenízaros dispuestos a presentar batalla".

Tras cuatro horas de duelo, los caballeros se apoderaron de la embarcación. "Lo que había allí superó todo lo imaginable: además de llevar a los gobernadores de El Cairo y Alejandría y a una de las doncellas de la hija favorita del sultán, transportaba un inmenso botín de más de 80.000 ducados. Una fortuna digna de un rey".

Guerreros de Cristo (Almuzara).

Puedes conseguir aquí Guerreros de Cristo (Almuzara), de Carlos Canales y Miguel del Rey.

30.000 turcos frente a cientos de cristianos

Al enterarse de lo ocurrido, "Solimán decidió aplastar de una vez por todas a los `malditos perros del infierno´ y arrasar su isla".

Ahora Malta era un objetivo principal de Estambul y la inmensa flota del sultán no tardó en llegar. Era un 18 de mayo de 1565, conformada 193 naves y un tren de asedio con cuatro cañones capaces de disparar balas de 130 libras -60 kilos- y un gran pedrero que arrojaba proyectiles de siete pies de circunferencia -más de dos metros-. Un material, explican los autores, "con el que se podía demoler de manera contundente cualquier cosa construida por el ser humano".

Las cifras enemigas oscilan según las fuentes: el capitán Vicenzo Anastagi elevó las tropas turcas a 22.000 hombres -sin contar con refuerzos berberiscos-; Bosio a unos 30.000 y el arcabucero Balbi de Correggio a 28.5000. Los caballeros contaban, por su parte, con 550 hombres según Balbi, mientras que Bosio habla de 8.500 defensores, gran parte de ellos malteses sin formación militar. Los autores señalan que en lo tocante a caballeros y sargentos, la defensa no superaba mucho los 700 efectivos.

Por órdenes del almirante otomano Pialí Bajá, convencido de que el castillo de San Telmo resistiría apenas un par de días, dirigió sus fuerzas contra la fortificación. 

El 24 de mayo comenzó la batalla, desatándose "un devastador fuego cruzado sobre la posición cristiana", defendida por 500 españoles del Tercio Viejo de Sicilia y alrededor de 100 unidades de la Orden.

Librería Tercios Viejos y Divulgadores de la Historia relatan la heroica defensa de los caballeros de Malta. 

Bombardeos de hoy... en el siglo XVI

Solimán desató toda su ira sobre los malteses: "La lucha fue terrible, los bombardeos alcanzaron una intensidad que no se vería hasta siglos después, y sobre los tres baluartes más expuestos [de San Telmo] cayó un diluvio de fuego que los dejó convertidos en un montón de escombros. Pero su guarnición rechazó todos los asaltos rodeados de cadáveres. Los supervivientes, como espectros, casi sin comida, municiones ni agua, se mantuvieron combatiendo en las brechas".

El 2 de junio, el destacado almirante otomano Dragut se sumó al combate, que caería muerto pocos días después, pero a un alto precio.

El sábado 23, víspera de San Juan Bautista, los turcos lanzaron un brutal asalto sobre las ruinas de la plaza. El gobernador de la fortaleza, fray Melchor de Montserrat murió de un arcabuzazo, precediendo la muerte de los capitanes De la Cerda, Medrano y Miranda. Juan de Guaras, caballero de la lengua de Aragón, fue decapitado enfrentándose a los jenízaros, antes de que cayese la posición.

Sobrevivieron un puñado de caballeros. Balbi de Correggio, que cifra en seis los supervivientes, relató los últimos momentos de batalla: "Los supervivientes se retiraron hacia la iglesia, más como vieron que al entrar degollaban sin ninguna lástima a los que se rendían, saltaron a la plaza y allí, con grandísimo valor, acabaron sus vidas muy bien vendidas".

Acto seguido, los invasores abrieron el pecho de los cadáveres con sus cimitarras deformando sus cuerpos con hendiduras en cruz y los arrojaron al rio, enviándolos así a las posiciones cristianas. En respuesta, La Valette decapitó a los prisioneros de combate y lanzó sus cabezas contra los turcos con los cañones.

Ante 130.000 proyectiles, "todo parecía perdido"

El 5 de julio, seiscientos hombres dirigidos por Melchor de Robles, maestre del Tercio Viejo desembarcaron en el frente, acompañados por una compañía de italianos y ciento cuarenta voluntarios de toda la cristiandad mientras los turcos comenzaban a ver rechazados sus ataques sobre otras posiciones "ante la obstinada resistencia de sus defensores".

En respuesta, los turcos cercaron Birgu y lanzaron un bombardeo que no sería igualado en intensidad hasta el siglo XX: según Balbi, se dispararon 130.000 proyectiles de todos los  calibres.

Tras el ataque, los invasores atravesaron las murallas y el mismo La Valette se unió a los combatientes para defender la plaza en primera línea.

Todo parecía perdido y los otomanos tenían la victoria en sus manos cuando una carga de caballería de la guarnición de Mdina "atacó por la retaguardia el campamento turco y llevó el caos y la destrucción a sus filas". Creyendo que habían llegado nuevos refuerzos, el ataque otomano sobre la posición fue suspendido.

Sería en el fuerte de San Ángel donde se decidiría el futuro de Malta, esperando agónicamente unas naves de Felipe II que no llegaban.

El gran rescate de Felipe II: "Sabían que todo había acabado"

El 7 de septiembre, llegó el Gran Soccorso de Felipe II, desembarcando 9.600 hombres al mando de García Toledo y flanqueados por la flota del invicto Álvaro de Bazán, que desafió alas naves turcas fondeadas.

"Los turcos sabían que todo había acabado", relatan los autores de Guerreros de Cristo. El 12 de septiembre las últimas naves turcas huyeron despavoridas sin rumbo, ante "una derrota demoledora".

Malta pagó un alto precio. Quedó arrasada, su recuperación llevó décadas, un tercio de sus habitantes había muerto y la Orden quedó reducida al 70% de sus caballeros, pero la victoria fue definitiva, "rompiendo en seco cualquier posibilidad otomana de romper `el tapón´ que protegía el acceso de los otomanos al Mediterráneo occidental".

Solo seis años después, la Orden, España y la Cristiandad se unirían para la batalla final entre la cruz y la media luna. "El triunfo [en Malta], recibido en Europa como una alegría incontenible, demostraba que los turcos no eran invencibles" y pronto serían nuevamente testigos de ello.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda