Lunes, 04 de julio de 2022

Religión en Libertad

Blog

Celaá al Vaticano, católicos insultados

Celaá al Vaticano, católicos insultados

por Libertad, Ley Natural y Tradición

«Cuidado con los profetas falsos; se acercan con piel de oveja, pero por dentro son lobos rapaces. [...]. El árbol que no da fruto bueno se tala y se echa al fuego. Es decir, que por sus frutos los conoceréis»

Mateo 7, 15-20

En la víspera del 436 aniversario del Milagro de Empel, algún medio de la prensa social-comunista española ha cubierto una propuesta política inquietante de tal forma que la "supuesta catolicidad" del sujeto bajo tratamiento informativo quedaba aparentemente resaltada.

Concretamente, el ejecutivo de Pedro Sánchez ha propuesto a la Ciudad del Vaticano, donde reside la Santa Sede, que acepte como futura embajadora de España a la ex ministra de Educación Isabel Celaá, otrora portavoz del gabinete gubernamental y consejera de Educación durante el mandato autonómico de Patxi López en las Provincias Vascongadas.

Dícese que es "católica practicante". También es cierto que ella estudió en el Colegio Sagrado Corazón de Guecho (Vizcaya) mientras que sus hijas fueron formadas en Las Irlandesas de Leioa, un centro perteneciente a la congregación fundada por la venerable Mary Ward, entre cuyos fines estaba la gloria de Dios mediante el apostolado en el orbe.

Ahora bien, reiterándonos de una manera más escueta pero igualmente convencida en el fragmento textual de carácter sagrado que hemos dejado al inicio de este texto, no hay que juzgar humanamente en base a las palabras y otra clase de apariencias sino en base a lo que en verdad se lleve a cabo bajo un marco individual de acciones humanas.

Lealtad al laicismo frentepopulista

Insístase por enésima vez en que la llegada de Pedro Sánchez a la Moncloa supuso un avance considerable en la aplicación de la agenda del marxismo cultural (un azote muchísimo más fuerte del monstruo revolucionario, del mismo modo que hemos visto cómo el peso del Estado no es menor que hace un lustro).

Se puso en marcha lo que desde 2016 algunos gobiernos autonómicos comenzaron a llevar a cabo: ataques a los conciertos educativos de la Administración y juego con el marco competencial no perteneciente al Ministerio de Educación para intentar acabar de facto con las enseñanzas religiosas.

Otra reforma educativa más sobre la mesa, sin desvincularse de la semilla sembrada por la LOGSE (educación no solo impuesta desde la soberanía política, sino también fundamentada en principios relativistas, igualitaristas y anti-meritocráticos). En este caso, la llamada LOMLOE.

Hay muchos puntos a discutir pero advertiremos sobre sus estipulaciones contra la educación católica, teóricamente reconocida en el artículo 27.3 de ese artificio iuspositivista cuyo aniversario se celebró este pasado lunes día 6 (considerado por algunos como un análogo de la patria y por otros como una ley superior a la Ley Divina).

«Escoger una enseñanza religiosa no es un derecho constitucional» fueron algunas de las palabras de Celaá durante la inauguración del décimoquinto congreso de la entidad Escuelas Católicas, hace algo más de dos años. Consideraba que no era nada implícito a la libertad de enseñanza.

Para ella, igual que para el resto de enemigos de la libertad de su entorno, la libertad solo tiene sentido bajo un prisma positivista, racionalista y hedonista. La ausencia de coacción para un discernimiento sano, sin ataduras, que permita conducir a uno hacia la Verdad y el Bien, es algo que les molesta.

Así justificó la imposición de nuevas trabas tanto para la consideración de "demanda social" en la estipulación de conciertos como para las distintas vías de financiación que le permitan prestar sus servicios adecuadamente (también queda obstaculizada cualquier canalización dineraria con asociaciones y fundaciones).

También ha tratado de ser práctica a la hora de incentivar a los alumnos a no cursar la asignatura de Religión Católica mientras que el resto de "dogmas" de la "falsa religión artificial de Estado" se mantienen y van a más (ideología de género, ecologismo, multiculturalismo, abortismo y anticapitalismo).

Más allá del derecho de admisión de personas foráneas

Una entidad que gobierne debe de poder determinar quién puede entrar y quién no en el territorio sobre el que tiene competencias (esto es muy distinto a la vulneración de la libertad de circulación de las personas residentes en el mismo, algo de lo que podemos dar bastante testimonio en estos tiempos que corren).

Con lo cual, no debería de haber inconveniente con que la Santa Sede pudiera impedir la entrada de Isabel Celaá como embajadora, del mismo modo que, en mi opinión, se debe excomulgar a todo aquel que promueva activa y realmente políticas pro-muerte contrarias a la Ley de Dios.

Celaá no ha sido, como hemos podido observar, la política de menos o nula práctica cristianófoba, secularista y laicista de la Administración Sánchez, cada vez más próxima a los estándares de una dictadura posmoderna (aunque presuman algunos de sus aliados de hacer "activismo de la democracia").

Digamos que, por supuesto, se trata de una enemiga de la libertad religiosa, algo que, bien interpretado, es una apuesta por las correspondientes labores de apostolado, atendiendo a lo que Pablo VI estipuló en el texto Dignitatis humanae. Por culpa de ella también podemos decir que el cristianismo sufre bastante persecución, aunque esto sea bastante silenciado.

Al mismo tiempo, los ataques a la patria potestad en los que incurrió al decir que no éramos hijos sino de ese ente con trasfondo demoníaco que conocemos como Estado están reprobados en encíclicas, aparte de vulnerar los propósitos familiares definidos por el orden natural y la idea de sociedad orgánica. 

En Rerum Novarum, una de las encíclicas de León XIII, se estipula lo siguiente (fácil de abstraer si somos conscientes de que las familias, compuestas por individuos con su fuero interno, son la base para una sociedad libre, fuerte, sana, fértil y floreciente, lo cual molesta mucho a los ejecutores de la Revolución):

«Es tal la patria potestad, que no puede ser ni extinguida ni absorbida por el poder público, pues que tiene idéntico y común principio con la vida misma de los hombres. Los hijos son algo del padre y como una cierta ampliación de la persona paterna, y, si hemos de hablar con propiedad, no entran a formar parte de la sociedad civil sino a través de la comunidad doméstica en la que han nacido. Y por esta misma razón, porque los hijos son «naturalmente algo del padre..., antes de que tengan el uso del libre albedrío se hallan bajo la protección de dos padres». De ahí que cuando los socialistas, pretiriendo en absoluto la providencia de los padres, hacen intervenir a los poderes públicos, obran contra la justicia natural y destruyen la organización familiar.»

Cautela y mucha, pero mucha precaución

Como cristianos coherentes en nuestro día a día, hemos de estar al tanto de cualquier influencia ante cualquier amenaza revolucionaria. No tengamos miedo a leyes positivistas y temporales, pues lo que importa es vivir en el Espíritu y estar convencido, sin arrogancia soberbia, de ir hacia la Verdad y el Bien.

Luego, es cierto que Celaá en realidad no representa a todos los españoles sino a un Estado moderno que reniega de la libertad y el orden natural, pero es que debemos denunciar todos los atropellos en los que este incurre y reafirmarnos en nuestra fe y nuestros principios, cueste lo que cueste.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda