Jueves, 18 de julio de 2024

Religión en Libertad

Blog

Nuevas parábolas (3)

por La Columna del #CoronelPakez

 

En aquel tiempo, un hombre rezaba en silencio en el Templo.

Y decía para sí: "Gracias, Dios mío, porque pequé mucho de palabra y me has dejado mudo y sin laringe; gracias, Dios mío, porque fui un lujurioso y me enviaste la impotencia, y mi piel se pudre con el cáncer; gracias, Dios mío, porque rompiste mis cadenas del vicio y nada queda de placer carnal en mi pequeño mundo; gracias, Dios mío, porque pensé mal muchas veces de mucha gente y tu misericordia ahogó mi pensamiento en la neurosis y la angustia; gracias, Dios mío, porque idolatré al dinero y tu piedad me llevó a la pobreza; gracias porque traicioné y huí, y ahora me acompañas al patíbulo distante y claro como el sol. Gracias, Señor, porque oscureciste mis ojos con la concupiscencia y me llevas de la mano, ahora que ya soy viejo y sigo ciego. ¡Gracias, Dios mío, Amigo mío, Hermano, Padre mío, Madre mía, por tanta luz y tantas caricias y tantos abrazos Tuyos!"

El Señor se acercó y le dijo:

-Tuyo es, hermano, el Reino de los Cielos. 

Y, luego, a sus discípulos:

-Bienaventurado quien se entrega a Mi Corazón en cuerpo y alma, porque recibirá la llave de Mi Reino.

Ellos no entendieron lo que les quería decir; pero tuvieron miedo, y callaron.

Comentarios
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda