Lunes, 24 de junio de 2024

Religión en Libertad

Blog

«Era verdad, ha resucitado el Señor y se ha aparecido a Simón»

Reflexión Domingo III de Pascua

por La alegría de la Buena Noticia

Queridos hermanos

Estamos ante el III Domingo de Pascua. La primera Palabra que nos da la Iglesia dice que Pedro se presentó con los once y en voz alta predicó el Kerigma. ¿Por qué Pedro predica el kerigma? Porque es lo único que puede romper en nosotros el cerco de incomunicación y de trascendencia, el kerigma nos lanza al infinito, a la eternidad. Por eso dice: “judíos y vecinos todos de Jerusalén, escuchad mis palabras. A Jesús Nazareno, varón acreditado por Dios, ante vosotros con milagros prodigios, signos y señales, a este le habéis matado” y era Dios. Nos está llamando asesinos y ¿por qué es importante estas palabras tan fuertes? porque es la única forma de romper en nosotros la hipocresía, el fariseísmo. Dice un padre de la Iglesia: métete en la cárcel y desde allí verás que no puedes juzgar a nadie, porque ese es nuestro lugar. “Lo matasteis, clavándolo en una cruz, por manos de hombres inicuos”, que somos nosotros. Si tú te encuentras igual, en una soledad profunda, en una incomunicación, que no puedes amar a nadie, te encierras en ti mismo y estás buscando la felicidad en la sociedad consumista de hoy, en el bienestar; te anuncio uno que tiene la salvación a tu vida, que es Cristo. Nosotros lo hemos matado, somos asesinos, pero Dios lo resucitó, librándolo de los poderes de la muerte, a este Dios lo ha colocado a la diestra suya. El cristianismo es ver y oír, son acontecimientos históricos, no es un pensamiento, ni un razonamiento, ni visiones; es un hecho histórico.

Por eso respondemos con el Salmo 15: “El Señor me enseñará el sendero de la vida”. Es Él, el que nos está mostrando el camino de la vida, y con Él no vacilaré. La segunda Palabra es de San Pedro, donde se nos vuelve a anunciar el kerigma. Pongamos en el centro de nuestra historia, de nuestra vida, a Cristo, que son los cimientos de la tierra. Hoy vemos que los cimientos se tambalean, se tambalea la cultura, el patrimonio que hemos recibido, ¿por qué se tambalea? porque no hemos tenido este encuentro con Él, que es lo que nos propone el Evangelio. Por eso, hermanos, valientemente aceptemos que somos pecadores, que en nuestro interior matamos a nuestros hermanos y matamos la historia de salvación que Dios ha pensado para nosotros.

Bien el Evangelio es de San Lucas. El Señor, antes de entrar en el reino de los cielos, nos ha mostrado la forma, el camino que es la cruz de Jesucristo. Por eso Jesús ha tenido que morir en la cruz, por eso Jesús es el único que de dos personas puede hacer uno. “Amaos”, eso lo dice al matrimonio, para que seáis uno. ¿Cómo reconocemos al Señor? En la Eucaristía, den la liturgia, en la forma de romperse de Jesús. Cuando nos ponemos ante la Palabra de Dios, arde el corazón del hombre, porque estamos llamados a la eternidad.

Pues bien, hermanos que la bendición de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo esté con todos vosotros.

Ánimo y transmitan este Espíritu a tanta gente que está esperando esta gran noticia, que la muerte ha sido vencida. Muchas gracias.

Mons. José Luis del Palacio
Obispo E. del Callao.

Comentarios
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda