Viernes, 14 de junio de 2024

Religión en Libertad

Blog

El carisma de Palabra de Conocimiento

por Estamos en Sus Manos

Sigo explicando los carismas que aparecen en 1 Cor 12, 7. Expliqué en un blog anterior que los carismas que aquí enumera San Pablo pueden dividirse en cuatro bloques. El primero, formado por la palabra de Sabiduría y la palabra de Conocimiento, se refiere a palabras inspiradas que instruyen y mueven a un cambio de vida. Hoy entramos en el preciosísimo carisma de la palabra de conocimiento. Algunos también la llaman “palabra de ciencia”.

La palabra de conocimiento consiste en una certeza que el Espíritu Santo pone en el corazón del creyente sobre alguna circunstancia de la vida de alguien, del pasado, del presente o del futuro. Puede tomar forma de una idea insistente en la mente o de una imagen intensa y repetitiva. Por ejemplo, en el diálogo con la samaritana, Jesús le dice que ha estado con cinco maridos, y que el hombre con el que ahora está no es su marido. Recibe una luz para conocer una circunstancia del presente de la vida de aquella mujer, y al decírsela, la mujer se da cuenta de que tiene delante, al menos, a alguien que habla de parte de Dios (cf. Jn 4, 16 – 19). Es una palabra de conocimiento referida al presente.

En otra ocasión, cuando a Jesús le traen a Natanael, nos cuenta San Juan: “Vio Jesús que se acercaba Natanael y dijo de él: «Ahí tenéis a un israelita de verdad, en quien no hay engaño» Le dice Natanael: «¿De qué me conoces?» Le respondió Jesús: «Antes de que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera, te vi.» Le respondió Natanael: «Rabbí, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el Rey de Israel.» Jesús le contestó: «¿Por haberte dicho que te vi debajo de la higuera, crees? Has de ver cosas mayores.» (Jn 1, 47 – 50). No sabemos qué le pasó a Natanael debajo de la higuera, pero ciertamente el hecho de que Jesús le dijera que “le vió bajo la higuera” hizo que Natanael inmediatamente se diera cuenta de que Jesucristo es Dios. Se trata de una palabra de conocimiento del pasado, que sirve como un signo de fe para Natanael.

En otra ocasión, cuando Jesús va a celebrar la pascua con sus discípulos, les envía por delante, diciéndoles exactamente qué se van a encontrar y qué deben hacer: os encontraréis un hombre con un cántaro, seguidle y en la casa en que entre hablad con el dueño, preparad la cena… (Mc 14, 13 – 16). Es una palabra de conocimiento sobre el futuro, que Jesús recibe para encontrar el lugar donde celebrará la Institución de la Eucaristía y que después se convertiría en el lugar de reunión de los primeros cristianos, donde se derramó el Espíritu Santo el día de Pentecostés.

Es importante comprender que la palabra de conocimiento no es una intuición humana, o un presentimiento. La Nueva Era asegura que existen personas que tienen “dones extraordinarios” naturales, capacidades innatas que les permiten leer la mente o tener premoniciones. Por un lado, es dudoso que existas esos dones de un modo “natural”, y más bien pueden ser atributos del espíritu maligno. Por otro lado, la palabra de conocimiento es siempre un carisma del Espíritu Santo, es decir, algo que él hace en nosotros si nos dejamos, y que le da gloria sólo a Él. No existen personas con “carisma de palabra de conocimiento”. Sino que el Espíritu Santo concede en ocasiones este carisma a algunas personas, como un don suyo, que da a quien quiere, como quiere y cuando quiere, y no como un don que una persona posea por sí misma.

La palabra de conocimiento se puede recibir en cualquier momento, ciertamente, pero en mi experiencia las más de las veces se recibe cuando uno está orando por otros, ya sea en la oración personal, ya sea  en la oración de intercesión en voz alta. Muchas veces orando por gente, he recibido palabras de conocimiento sobre sus vidas, sobre su historia, y Dios se ha valido de ello para destapar pecados que estaban sin confesar, o recuerdos que estaban bloqueados.

Orando por una persona que estaba siendo molestada por el enemigo, me vino clara al corazón la imagen de un aborto que no había confesado; esa palabra se corroboró, y el confesarlo le ayudó a su liberación. Y es que en ocasiones hay circunstancias de la vida de una persona, o pecados cometidos, que les atan, o impiden una liberación integral de un influjo diabólico; la palabra de conocimiento es un instrumento precioso de caridad que ayuda a las personas con dificultades a poder poner todas las circunstancias de su vida bajo la todopoderosa misericordia de Dios, incluso aquellas que se han bloqueado, se han olvidado, o se han callado por vergüenza.

Hablando con otra persona que estaba en un momento bajo emocional, me vino con fuerza la imagen de un abuso sexual que había padecido; el Señor puso en mi corazón incluso el lugar donde había tenido lugar, para desbloquear ese recuerdo, de modo que ella pudiera iniciar un proceso de sanación de esa herida. Fue tan explícita la imagen que aquella persona quedó impresionada, y esa palabra de conocimiento fue para ella un impulso muy fuerte en su fe, además del descubrimiento de la herida que estaba dando origen a sus sufrimientos. Una vez más se manifestó el poder de caridad de la palabra de conocimiento, que Dios nos da porque ha venido a “sanar los corazones desgarrados” (cf. Is 61, 1ss).

En una ocasión sentí en la oración personal que un seminarista iba a ser fuertemente tentado por una mujer en el verano que comenzaba, y que debía tener mucho cuidado; también esa palabra se corroboró. Aunque cuando le dije lo que había sentido me miró con cara de escepticismo, después me contó que esa palabra se había cumplido. Sin embargo, no superó la tentación, y acabó dejando el seminario. Eso me enseñó que la palabra de conocimiento es un don de la misericordia divina, pero que no anula nuestra libertad, ya que este chico finalmente cayó en la tentación, a pesar del aviso cariñoso de Dios. Y es que los carismas nunca anulan la libertad, sino que la potencian.

En la vida de muchos sacerdotes y hombres de fe, a lo largo de toda la historia, se ha concedido este carisma, y aún hoy se sigue concediendo. Un amigo mío se confesó por primera vez después de años con un sacerdote, y no sabía por dónde empezar. De pronto el sacerdote empezó a recibir palabras de conocimiento, y empezó a decirle sus pecados. Mi amigo se quedó impresionado, y sólo podía decir: “sí… sí…”. Fue un signo decisivo en su conversión. Dios le dio esa palabra de conocimiento al sacerdote para facilitar a mi amigo su primera confesión después de años, y también para sellar con un signo extraordinario su conversión.

La palabra de conocimiento es un don impresionante, y deslumbrante, pero como todo carisma conlleva siempre un riesgo y una humillación. La palabra de conocimiento puede aparecer como una idea insistente o una imagen persistente, que uno siente que el Espíritu Santo pone en su corazón y que debe decir, ya que se le concede para el bien de la persona para la que la recibe. Pero decirla supone jugársela a equivocarse, a quedar mal, o a ir de iluminado, y que te tilden como tal. No es agradable recibir una certeza sobre la vida de otra persona que no sabes si es verdad, ni arriesgarte a decírsela, sin saber si hay una correspondencia o si la persona te tomará por loco. Los carismas siempre son humillantes, nunca jamás llevan a la glorificación de la persona que los recibe. Y conllevan siempre una cruz proporcional.

También es cierto que cuando uno ha recibido varias palabras de conocimiento, puede distinguir con más facilidad cuándo vienen del Espíritu Santo o cuándo vienen de uno mismo; si bien es verdad, que al final siempre es necesario hacer un acto de fe y saberse como un instrumento de Dios. Es necesario estar dispuesto a quedar mal por amor a Dios para recibir una palabra de conocimiento.

Uno también puede recibir una palabra de conocimiento sobre su propia vida, aunque es menos habitual. En una ocasión un joven me dijo que había recibido la palabra de que si no hubiera cambiado de vida, habría dejado embarazada a una chica, y su vida habría cambiado radicalmente. En las oraciones de sanación, también se puede recibir una palabra de conocimiento sobre alguien que se está sanando en ese momento. Es algo muy sobrenatural, y yo lo he presenciado. De pronto el que dirige la oración recibe la palabra, por ejemplo, de que una persona que tiene tal enfermedad está sintiendo calor en tal sitio, y el Señor la está sanando. Y después se corrobora esa palabra de conocimiento. Es un signo impresionante para los que están allí.

En una ocasión, celebrando misa en una parroquia de Tenerife, con una comunidad de la que no conocía a nadie, recibí una palabra de conocimiento sobre una mujer que había perdido a su hijo en un accidente, y que no soltaba ese lastre; y lo dije en voz alta, diciendo que Dios le pedía que soltase a su hijo en sus manos, que Él cuidaría de él, y que debía soltar ya ese recuerdo que le atormentaba. Una mujer se me acercó después, llorando a lágrima viva, con el corazón sanado: la palabra de conocimiento se refería a ella. En esa misma misa, recibí otra Palabra que hablaba de un padre que no escuchaba a su hijo y le presionaba, etc. Y poco después otra referida a un joven que tenía determinados problemas con su padre, etc. Al acabar la misa se me acercó un matrimonio con su hijo. El padre y el hijo venían pálidos. Nunca iban a la Iglesia, pero ese día la mujer les había “obligado” a ir y quedaron profundamente impresionados: ambas palabras de conocimiento se referían a ellos, y fueron un signo que Dios quiso darles para que volvieran a la fe.

Podría contar muchos casos, propios y ajenos, que manifiestan la pervivencia de este carisma en la Iglesia para los que quieren abrirse a él. En ocasiones el Señor ha puesto en mi corazón a una persona concreta que necesitaba algo, y le he escrito o llamado justo en el momento que necesitaban. Es un carisma que puede hacer mucho bien a la Iglesia y al mundo. Pero insisto, los carismas nunca son para la glorificación de la persona. Siempre conllevan una humillación y un riesgo, y tienen una doble finalidad: la edificación de la Iglesia y la evangelización.

Para recibir este carisma sólo es necesario abrir el corazón a al gracia del Espíritu y estar dispuesto a jugársela diciendo lo que el Señor ponga en el corazón a la persona a la que vaya destinada la palabra. Si no estamos dispuestos a jugarnos nuestra buena fama y reputación por el Señor, él nunca nos dará sus carismas. Repito: si no estamos dispuestos a quedar mal, a quedar como locos o iluminados, si no estamos dispuestos a morir a nosotros mismos, el Señor no nos dará sus carismas, porque sabe que no los ejerceremos. Que el Señor siga derramando este carisma, y que todos los cristianos nos abramos al don del Espíritu Santo para que siga manifestando con su poder que Jesús está vivo y tiene poder. Amén. 

Comentarios
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda