Miércoles, 01 de abril de 2020

Religión en Libertad

Blog

Las trampas del diálogo católico-musulmán

por Mientras el mundo gira

TAGS:

El diálogo católico-musulmán es objeto de análisis en un nuevo libro publicado por Robert R. Reilly, quien ya había aportado algo de claridad a esta cuestión en su interesantísimo The closing of the Muslim Mind. Ahora publica The Prospects and Perils of Catholic-Muslim Dialogue, un librito donde se agradece su rigurosidad y honestidad a la hora de abordar una cuestión tan delicada y que, lamentablemente, se ha basado demasiadas veces en falsos sobreentendidos. Y es que el diálogo católico con el Islam, en el que la Iglesia ha llevado la iniciativa, se ha realizado demasiadas veces con precipitación, sin una base sólida sobre el contenido del mismo y buscando la foto o unas vagas declaraciones de fraternidad y buenas intenciones que no resisten el más mínimo análisis.

Empezando por aquello que es objeto del propio diálogo. Porque lo primero es definir el lenguaje que utilizamos y saber cuál es el significado de las palabras que utilizamos; de otro modo, se corre el riesgo de entablar un diálogo de sordos. A estas alturas no hace falta insistir en la importancia de las palabras, por lo que parece crucial detenerse para revisar en qué sentido las estamos utilizando.

Reilly empieza hablando de la noción de Dios. El Dios del Islam, Alá, es fundamentalmente omnipotente y todo lo demás es accidental. Todo lo que existe y ocurre se debe a su exclusiva voluntad (para los musulmanes todo es milagroso). No existen causas segundas, no existen leyes de la naturaleza creadas por Dios: si la manzana cae del árbol no es por la ley de la gravedad, sino porque Dios, directamente, así lo ha querido.

Alá tampoco puede amar (para el Islam, es difícil concebir algo más blasfemo que el “Dios es Amor” de san Juan; quizás su consecuencia, la Encarnación): tal y como explicaba el reconocido teólogo musulmán al-Ghazali, citado por Reilly: "cuando existe el amor debe existir en el amante un sentido de carencia, de estar incompleto, un reconocimiento de que el amado es necesario para la completa realización de uno mismo", por lo que resulta totalmente imposible que el omnipotente y el trascendente en grado sumo Alá pueda amar a sus criaturas. De hecho, la distancia entre Alá y el hombre es tan grande que la afirmación del Génesis de que el hombre ha sido creado a imagen y semejanza de Dios es reputada como blasfema por el Islam.

En definitiva, si hablamos con rigor no se puede afirmar que los cristianos y los musulmanes demos culto a un mismo Dios.

Reilly cita una declaración conjunta en la que se afirma que cristianos y musulmanes estamos de acuerdo en amar a Dios y al prójimo. Ya hemos visto que no estamos hablando del mismo Dios, pero es que tampoco hablamos del mismo prójimo. La palabra árabe utilizada en la declaración para referirse al prójimo sólo se aplica a los otros musulmanes. Como el mismo Reilly hace notar, "no aparece en ningún lugar del Corán un mandamiento de amar al prójimo".

¿Significa todo esto que hay que abandonar todo diálogo con el Islam? No creo que sea ésa la visión de Reilly, sino más bien advertir sobre las falacias de un diálogo superficial. El primer fin del diálogo, escribe Reilly, es conocer mejor lo que piensa el otro y conocer mejor lo que piensa uno: es algo que en sí ya tiene sentido, aunque sólo sirva para profundizar en las diferencias entre una y otra concepción. Además, hay un campo práctico, que va desde la coexistencia hasta la defensa de elementos compartidos, en los que católicos y musulmanes podemos avanzar. Pero no al precio de autoengañarnos con discursos basados en asimilaciones falsas.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sólo con tu ayuda podremos seguir haciendo noticias como esta

DONA AHORA