Jueves, 11 de agosto de 2022

Religión en Libertad

Blog

De la Asunción de María en la literatura apócrifa

por En cuerpo y alma

 
            En pocos casos como en el de la Asunción de María, y aun cuando en modo alguno se permita citarlo la constitución apostólica que declara el dogma, la tradición va unida a la literatura apócrifa, en un doble movimiento de generadora y testimonio de la tradición.
 
Dormición de María. Martín de Soria (1471).
Iglesia Santa María. Asín (Zaragoza). Foto Jesús Díaz.

           Los libros apócrifos referidos a la Asunción de María son muchos y forman el género que se da en llamar “literatura asuncionista”. Quizás el primero sea el Libro del Tránsito, también conocido como el Pseudo Melitón, por venir atribuído a Melitón de Sardes, el cual a su vez se referiría al testimonio de un tal Leucio, supuesto discípulo de los apóstoles. Un libro que cabe datar en los siglos IV-V aunque incorporando tradiciones anteriores, tan antiguas como del s. II algunas.
 
Según él, María habría sido resucitada y asunta al cielo recién enterrada. Llegado Jesús al escenario del óbito, habría preguntado a sus apóstoles, que la velaban:
 
“¿Qué queréis vosotros que haga con ella?”
 
            Una vez más, es el vehemente Pedro el que se apresura a responder:
 
            “A tus servidores les parecería justo que lo mismo que, habiendo vencido a la muerte Tú reinas en tu gloria, resucites el cuerpo de María y la conduzcas al Cielo llena de alegría”.
[Entonces] llevaron los apóstoles el féretro y depositaron su santo y venerado cuerpo en Getsemaní, en un sepulcro sin estrenar […] Y por tres días consecutivos se oyeron voces de ángeles invisibles que alababan a su Hijo, Cristo nuestro Dios. Más cuando concluyó el tercer día, dejaron de oírse las voces, por lo que todos se apercibieron de que su venerado e inmaculado cuerpo había sido trasladado al Paraíso”.
 
            Un exponente importante del género es el Libro de San Juan Evangelista, que algunos datan igualmente en los siglos IV-V, aunque otros retrasen su datación a finales del s. VI. El Libro de San Juan Evangelista es llamado así por venir firmado por el apóstol Juan:
 
            “Yo Juan, por mi parte, respondí y dije: “Me encontraba en Efeso […] (LiJnEv 17)
 
            En él se relata que pocos años después de la crucifixión de Jesús, en algún momento en el que sólo algunos apóstoles estuvieran en Jerusalén y muchos de ellos hubieran ya entregado la vida por su causa (¿año 60 tal vez?), -y ello aún a pesar de que, de manera milagrosa, todos se hallan juntos para tan señalada ocasión-, María habría sido asunta al cielo desde la misma Jerusalén:
 
            “Entonces un resplandor más fuerte que la luz nimbó la faz de la madre del Señor y ella se levantó y fue bendiciendo con su propia mano a cada uno de los apóstoles. Y todos dieron gloria a Dios. Y el Señor, después de extender sus puras manos, recibió su alma santa e inmaculada” (LiJnEv. 44).
 
            Cosa que habría ocurrido un domingo (LiJuEv, 38). Lo que sigue, es idéntico a lo que ya hemos leído en el Libro del Tránsito.
 
 
            ©L.A.
            Si desea suscribirse a esta columna y recibirla en su correo cada día,
                o bien ponerse en contacto con su autor, puede hacerlo en encuerpoyalma@movistar.es
 
 
 
Otros artículos del autor relacionados con el tema
 
 
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda