Viernes, 22 de noviembre de 2019

Religión en Libertad

Blog

De ese 14 nisán del calendario judío en el que crucificaron a Jesús

por Luis Antequera

 
            En el calendario judío, cuando esta noche del domingo hayan aparecido en el firmamento las primeras tres estrellas -los días judíos comienzan de esa manera-, estará despuntando el día 14 del mes de nisán, séptimo mes del año judío (antaño era el primero, aquél con el que empezaba el año). Pues bien, en día tal 14 de nisán fue crucificado Jesús. Así que, desde algún punto de vista, también hoy es día de conmemorar el importante evento en la vida del cristianismo.
 
            ¿Que como sabemos que un 14 de nisán fue crucificado Jesús? Pues muy sencillo: porque así nos lo dice el evangelista Juan al afirmar que cuando José de Arimatea, que era discípulo de Jesús, aunque en secreto por miedo a los judíos, pidió a Pilato autorización para retirar el cuerpo de Jesús [...] era el día de la Preparación de los judíos” (Jn. 19, 38-42), es decir el día previo a la pascua. O dicho de otra manera, aquél en cuya noche celebraban los judíos, y aún hoy celebran, la cena pascual. En definitiva, el 14 nisán, la misma fecha que es hoy en el calendario judío, la misma fecha en la que fue crucificado Jesús.
 
            A mayor abundamiento y para que las cosas queden bien claras, al hacer en los capítulos previos el largo relato que realiza Juan de lo que hace Jesús la noche previa, la que se da en llamar "la última cena", ya había escrito el evangelista:
 
            “Antes de la fiesta de la Pascua, sabiendo Jesús que había llegado su hora de pasar de este mundo al Padre, habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el extremo. Durante la cena...”. (Jn. 13, 1-2).
 
            Si se sigue la cronología de los sinópticos, la cosa es diferente, pues para éstos la cena que celebra Jesús con sus discípulos es una cena pascual. A modo de ejemplo, valga este pasaje de Mateo, perfectamente acorde con lo que relatan sus colegas sinópticos:
 
            “Los discípulos hicieron lo que Jesús les había mandado, y prepararon la Pascua” (Mt. 26, 19).
 
            Esto es, la que se celebra la víspera del día de la pascua, por lo tanto el 14 de nisán (al modo en que los españoles celebramos la Navidad en la noche de la víspera, esto es el 24 de diciembre), con lo que Jesús habría sido crucificado y muerto el mismísimo 15 de nisán, y por lo tanto en plena pascua.
 
            Un relato que no puede darse por bueno, pues un mínimo conocimiento de las costumbres judías y sus reglas de pureza e impureza impide aceptar que Jesús hubiera sido juzgado en la noche de la cena de la pascua y crucificado poco después del mediodía del mismísimo día de la pascua, y para el que cabe dar múltiples explicaciones, las cuales sin embargo, dejaremos para otra ocasión.
 
            Dicho todo lo dicho, ¿cabe establecer que aunque los cristianos conmemoramos la crucifixión de Jesús al modo en que lo hacemos, es decir en fecha móvil, Jesús murió un 18 de abril, pues el 14 de nisán se corresponde con el 18 de abril del calendario gregoriano?
 
            No, no en modo alguno. Y ello es así porque no existe una correspondencia perfecta entre las fechas del calendario gregoriano y las del calendario judío. Y es que mientras aquél es un calendario solar en el que se acomodan las lunas, aquél es una calendario lunar en el que se acomodan “los soles”. Lo que implica que, a diferencia de lo que ocurre entre el calendario gregoriano y el calendario musulmán, donde cada día que se separa el año gregoriano del año islámico es un día irrecuperable, entre el calendario gregoriano y el calendario hebreo esa diferencia está continuamente ajustándose, pero todo ello en detrimento de las fechas de un calendario y otro, que no se corresponden necesariamente las unas con las otras. Para que nos entendamos: por lo que a nuestro caso se refiere, el 14 del nisán judío no siempre es 18 de abril, cosa que ocurre este año y otros también, pero no todos.
 
            Concretamente por lo que hace a la crucifixión de Jesús, y siempre a la luz del curso de los eventos que marca el Evangelio de Juan en detrimento del que marcan sus colegas sinópticos, se barajan dos fechas posibles (pinche aquí para conocer mejor el tema): una primera que a mí personalmente me parece más plausible, la del 14 de nisán del año 30 (Jesús tendría entre treinta y cuatro y treinta y seis años); y una segunda, para mí menos plausible (Jesús tendría cerca de los cuarenta), la del 14 de nisán del año 33. Pues bien, en el año 30, el 14 de nisán se corresponde con el 7 de abril del calendario gregoriano. En el año 33, dicho 14 de nisán, en cambio, cayó un 3 de abril del mismo calendario.
 
 
 
 
Otros artículos del autor relacionados con el tema
 
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sólo si tu nos ayudas podremos continuar haciendo noticias como esta

DONA AHORA