Viernes, 14 de mayo de 2021

Religión en Libertad

Beato Berenguer de Peralta, casi obispo.

El 2 de octubre de 1256 moría el obispo electo de Lérida, el canónigo Berenguer, desarrollándose muy pronto su culto. Con esto podríamos dar por terminada la historia de este santo, salvo la póstuma. Y es que de su "vita" poco puede decirse, y aun esto con la nebulosa de leyendas y datos incorrectos:

Ramón Rabre

TAGS:
Beato Berenguer
Beato Berenguer
El 2 de octubre de 1256 moría el obispo electo de Lérida, el canónigo Berenguer, desarrollándose muy pronto su culto. Con esto podríamos dar por terminada la historia de este santo, salvo la póstuma. Y es que de su "vita" poco puede decirse, y aun esto con la nebulosa de leyendas y datos incorrectos:

Beato Berenguer de Peralta, obispo dominico. 2 de octubre.

Nació en Monzón, Aragón, de familia noble y piadosa. A los 15 años fue nombrado canónigo de la Catedral de Lérida, cargo que contaba con numerosas rentas y algunos beneficios eclesiásticos renumerados. Era un joven ejemplar, que destacaba por su pureza, obediencia religiosa y piedad. No antes de 1249 (en este año aparece una firma suya como canónigo) renunció a tales privilegios para profesar la pobreza en la Orden dominica, en la misma ciudad de Lérida. Fue un ejemplar religioso, amante de la pobreza, la penitencia y la caridad con sus hermanos. Estando en la Orden fue ordenado diácono. A la muerte del obispo Guillermo Barberan, el clero le eligió como sucesor del obispo, pero Berenguer se negó rotundamente. Fue necesario un prodigio para hacerlo cambiar de opinión: estando todo el clero reunido, se vio bajar del cielo un ángel y suspender sobre su cabeza una hermosísima mitra. Con esto, ya no pudo negarse el santo religioso. Pero, sin embargo, considerando que en medio de las dignidades, negocios con el mundo y roces con los nobles, podía peligrar su salvación, pidió a Dios que le llevase consigo antes de ser consagrado, y así fue, en el día dicho antes. Lo mismo podemos leer de San Goar de Bretaña (6 y 24 de julio).

Fue sepultado en la catedral y su devoción comenzó, al parecer bastante pronto, a juzgar por un acta notarial que en 1299 ya le nombra “santo”, aunque la mayoría de documentos le menciona como “beato”. En 1370 ya hay una capellanía relacionada con su sepulcro, sobre el cual, convertido en altar, se canta misa diaria. El primer canónigo beneficiado será Juan de Peralta, descendiente indirecto del beato. En el siglo XVI se cuenta que un obispo quiso venerar sus reliquias, por lo que exigió abrieran el sepulcro, con lo que comenzó a manar sangre de la tumba, quedando unas marcas del prodigio. Sobre su pertenencia a la Orden dominica hay polémica desde lo menos el siglo XVII, siendo contrarios a ello bastantes estudiosos y algunos prelados de la diócesis leridana. Su sepulcro, cuya inscripción se conserva, no dice nada esta profesión religiosa, sino que le llama “canónigo” y “obispo electo”.


Fuentes:
-"Año cristiano o Ejercicios devotos para todos los dias del año: Octubre. P JEAN CROISSET. S.I. Barcelona, 1854.
-"Sacro Diario Dominicano".  P. FRANCISCO VIDAL O.P. Valencia, 1747.
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda