Miércoles, 17 de abril de 2024

Religión en Libertad

María y Josep, testimonio de fe marcado por una enorme cadena de oración internacional

Con 9 hijos y embarazada estuvo en la UCI e intubada: «Fue un tiempo de purificación del corazón»

Josep y María con sus nueve hijos
Josep y María, con sus nueve hijos (los ocho primeros, chicas), después de que la madre recibiera el alta.

ReL

Durante los dos últimos meses la familia Ardit Todolí, residentes en la localidad valenciana de Gandía, ha vivido una dura prueba de fe en medio de un gran sufrimiento, y donde ha experimentado de manera sublime la comunión de los santos y el poder de la oración.

Josep y María son padres de nueve hijos y ella está embarazada de Caterina, la décima. Sin embargo, el pasado 25 de diciembre se les presentó ante ellos un acontecimiento que acabaría poniendo a prueba la de ambos. Ella empezó a sentirse mal y tener dificultad para respirar y así siguió varios días hasta que el 2 de enero tuvo que ingresar debido al Covid-19 en el hospital de Alzira. Y el embarazo añadía una complicación más a su estado de salud.

María estuvo a punto de morir. Recibió el alta ya este mes de febrero y durante 20 días estuvo en la UCI del hospital La Fe de Valencia, al que tuvo que ser trasladada. Además, durante nueve días estuvo intubada.

Su llegada a casa fue una fiesta para toda la familia. Allí la esperaban ansiosos sus hijos, de los que nunca había estado tanto tiempo separados: Betlem (la mayor con 13 años), María, Inmaculada, Mercé, María Magdalena, Teresa, Manuela, Candela y Josep.

“Si alguien nos preguntara si preferiríamos que nada de esto hubiera sucedido, le diríamos que no, porque las gracias que Dios nos ha derramado en estos días superan con creces el sufrimiento vivido por la enfermedad. El Señor nos ha corregido como un padre corrige a sus hijos. Esto no es nada malo”, explican sorprendentemente al semanario Paraula, de la archidiócesis de Valencia.

Casados desde hace 15 años, este matrimonio vive su fe en la parroquia San Francisco de Borja de Gandía, “en una  pequeña comunidad neocatecumenal donde durante 25 años esta fe recibida por el bautismo ha ido haciéndose adulta y dando frutos de vida eterna, como estar muy felizmente casados, con tantos hijos, y un amor grande a nuestros hermanos de comunidad” quienes les han ayudado tantísimo estos días.

“Es amor a la Iglesia y a todo aquel que nos encontramos. Todo por gracia de Dios, porque nosotros somos unos pobrecitos, muy débiles y llenos de pecados”, explican.

maria1

María, una vez que salió de la UCI con el sacerdote que le dio la unción de enfermos y la comunión antes de ser intubada.

“La dejé en el hospital porque con el covid-19 no se me permitía entrar. La miraba  desde el exterior a través de una ventana que daba a la sala donde se encontraba. Yo creía que no la iba a volver a ver más. La grabé en vídeo con el móvil para que  dijera algo a las niñas desde esa ventana semiabierta. Al regresar a casa, aquella noche había mucha niebla y casi no se veía nada. Me venía a la cabeza el salmo 97: ‘Tiniebla y nube lo rodean…’. Intuí que iba a vivir algo muy serio”, explicaba Josep también a Aleteia.

La certeza de que Dios es su padre

El mundo se le empezó a venir encima a Josep. Su mujer embarazada estaba en un estado muy grave y él estaba en casa con ocho hijos. “La tentación constante era: ¿está Dios o no está Dios en esta situación?, ¿es el Señor un esposo bueno o viene a destruirme?”, recuerda.

Entonces sintió claramente en su corazón que Dios era su Padre, y también el de su mujer y el de sus propias hijas. Y ahí empezó a descansar, sabiendo que lo mejor era abandonarse a la voluntad de Dios. Fue una conversión interior de su corazón.

En todo este proceso cobró un papel fundamental la enorme cadena de oración que se extendió por María. Gracias a las nuevas tecnologías miles de personas rezaron por ellos, muchas incluso desde fuera de España.

Aquellos días fueron un bautismo de fuego “y de espíritu que quemó todo y solo dejó en pie la fe que habíamos recibido de la Iglesia estos últimos años de nuestra vida. Si nos preguntasen si creemos que esta fe y la de miles de personas rezando por María y Caterina las curó diríamos que sí. Dios las curó por medio de unos médicos fantásticos” a través de la enorme cadena de whatsapp.

Josep relata en Aleteia un ejemplo de esta impresionante cadena de oración: “Me llamó una tarde una persona desde Londres, a quien no conocía de nada y se había enterado de la situación por los audios que había mandado. Eran carismáticos católicos que vivían en una comunidad contemplativa allí. Fue como un ángel que me anunció que Dios había curado a María y que tenía que empezar a dar gracias por ello. Rezamos por teléfono y me dio el evangelio de San Marcos 11, 20-26 (el de la higuera seca). También mi padre me lo había dicho aquella mañana mientras lavaba unos platos y yo les creí a los dos, pero al ver que la situación de María no mejoraba, me era imposible dar gracias.”

De este modo, añade que “aquel hombre desde Londres me continuó diciendo que mirara con los ojos de la fe, que María estaba curada aunque los datos médicos no lo confirmasen todavía. Aquella tarde me fui a misa con las tres mayores lleno de amargura y tristeza y después me confesé llorando. Cuando llegué a casa empecé a dar gracias por cada hija, por Josepet, por mi mujer y Caterina, por tanto recibido. Pusimos vídeos de María y la familia, que días antes me era imposible ver por el dolor que me provocaban. Y si mi hijo Josep preguntaba por su madre, le mostraba a la Virgen y les decía ‘mamá no está aquí ahora pero la Virgen sí y os va a abrazar’.

familia-ardit-tolodi

Imagen de los nueve hijos de la familia Ardit Tolodí. Todas las niñas colgadas del columpio y el pequeño Josep en su carrito.

“Pero hay algo más impresionante -indica Josep en Paraula- y es que por la fe en Jesucristo, Dios nos ha dado una vida nueva a esta familia gracias a los sacramentos, su palabra, la oración, la vida misma de la Iglesia. Verdaderamente Jesucristo quita el pecado del mundo y el Espíritu Santo te da testimonio de que la muerte ha sido vencida, que existe la vida eterna y que puedes tener paz y alegría en medio de la enfermedad y puedes amar a tu mujer, a tu marido, a tus hijos y al otro con el mismo amor que Jesucristo ha tenido y tiene por ti, un amor nuevo”.

"Una gracia inmensa del Señor"

Por su parte, María recuerda que ese amor del que habla Josep lo sintió antes de ser intubada en la UCI. “El amor de Cristo a la humanidad entera, a ti. Sentía ese amor en mi corazón. Amor hasta tal punto de ser insoportable. Le decía al Señor '¡Para, para ya!' Yo solo quería derramar ese amor de Jesucristo a toda criatura y besar los pies a todos, conocidos o no, fueses como fueses”, explica.

Esta madre reconoce además que “no estuve pendiente de la enfermedad, ni del dolor, ni del sufrimiento. No me quejé a Dios en ningún momento. Fue una gracia inmensa que el Señor me regaló, y si lo hizo conmigo lo puede hacer con cualquiera que esté sufriendo una enfermedad en estos momentos”.

Ella creía “no necesitaba de nadie, que incluso nadie me quería tanto para sufrir conmigo, y que conmigo misma me bastaba, bueno, ¿qué más da que me quieran o no?”. Porque tal y como explica “me había mal acostumbrado a que mi vida no tenía ninguna trascendencia, realmente era un ni fu ni fa”.

Ahora, y con el paso de los días y todavía con una lenta recuperación por delante, no duda en afirmar que “mi enfermedad ha sido para mí un tiempo de purificación del corazón. El Señor me ha dado la gracia de vivir la vida de manera sencilla, en acción de gracias y al paso que el Señor me quiera marcar, con humildad. Ahora, en el tiempo de la recuperación voy lentísima pero estoy muy contenta, no sólo porque ya estoy en casa sino porque la alegría me la regala el Señor”.

Comentarios
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda