Viernes, 19 de agosto de 2022

Religión en Libertad

Habla sobre cómo ser misionero siendo monje, la obediencia al Papa, la descristianización...

«¡La liturgia es algo vital y no puede ser autoservicio!», advierte el nuevo joven abad de Solesmes

Dom Geoffroy Kemlin fue elegido abad de Solesmes el pasado 17 de mayo
Dom Geoffroy Kemlin fue elegido abad de Solesmes el pasado 17 de mayo / Foto: Famille Chretienne

J.Lozano

Con tan sólo 43 años ha sido llamado a encabezar no sólo una importante y simbólica comunidad monástica sino una congregación entera. Dom Geoffroy Kemlin fue elegido el pasado 17 de mayo abad de la abadía benedictina de Saint-Pierre de Solesmes, lo que también implica que pase a ser el abad presidente de la congregación de Solesmes, a la que están adscritas más de una treintena de monasterios y abadías de todo el mundo, entre ellos las españolas de Santo Domingo de Silos, San Salvador de Leyre y el Valle de los Caídos.

En estos momentos hay en torno a 600 monjes en sus abadías y monasterios, así como 175 monjas y 115 religiosas Servants des Pauvres (oblatas benedictinas vinculadas a la congregación). Del mismo modo, hay más de 30 postulantes y novicios, 13 novicias y postulantes entre las monjas, y 5 entre las siervas.

Son muchos e importantes los retos a los que se enfrenta a este nuevo abad, cuyo cargo es vitalicio, por lo que durante décadas verá la evolución de una forma de vida que choca totalmente con la sociedad actual.

“Es un hombre joven, muy inteligente, de origen alsaciano. Es un hombre cercano, agradable, culto, simpático y espiritual. Proporciona mucha esperanza de futuro y al mismo tiempo es una garantía de continuidad del espíritu de la congregación de Solesmes, ya que ha venido siendo el hombre de confianza del abad anterior. Es un hombre profundamente impregnado del espíritu de Prosper Guéranger, fundador de la congregación, y de todo lo que significa la congregación en la vida de la Iglesia”. Así definía para ReL el padre Santiago Cantera, prior del Valle de los Caídos, a Dom Geoffrey Kemlin, en cuya elección participó en Solesmes.

Ahora, en una interesante entrevista en Famille Chretienne, el nuevo abad habla con franqueza de todo lo que le viene por delante y de la importancia de la vida monástica en la vida de la Iglesia, pero también para el mundo.

Un abad que reconoce sus debilidades

De este modo, Dom Geoffroy confiesa cuál es su mayor deseo como abad de Solesmes: “¡Quisiera que todos mis hermanos fueran apasionados de Dios! Que sean felices bajo la mirada del Padre y no busquen su felicidad en otra parte. Esto es lo que pido varias veces al día en mi oración”.

Lo primero que hizo tras ser elegido por sus hermanos, la inmensa mayoría mayores que él en edad y con más años de vida monástica, fue que rezaran por él. Y explica por qué lo hizo: “no era una fórmula vacía. Tengo mis debilidades. Los monjes las ven o no… Tengo una lucha que liderar, como todo cristiano, la de la coherencia entre lo que somos y lo que hacemos. ¡Los abusos en la Iglesia han demostrado de manera escandalosa que sacerdotes y religiosos pueden llevar una doble vida!”.

Él mismo insiste en que no puede imaginar que “todo esté escrito de antemano” y reconoce haber tenido sus “propias dificultades en la vida monástica”. Cuenta que su padre no aceptaba que Dios le llamase a ser monje. “No quería ver irse a su hijo mayor, fue un poco como el sacrificio de Abraham para él”, relata. Su padre llegó incluso a escribir al abad de Fontgombault, donde quería ingresar Geoffroy Kemlin, e incluso debido a esto tuvo que esperar un año más. Fue duro, pero una lección de la que aprendió mucho.

Pero este camino de dificultades y debilidades prosiguió: “entré en la Abadía de Fontgombault antes de reorientarme hacia Solesmes. Siempre hay un camino por recorrer en la confianza. Sin embargo, no debemos desconfiar de todo, de lo contrario no avanzamos”.

Geofrroy Kemlin antes de ser elegido abad de Solesmes.

Como abad ejercerá de “padre” de la comunidad, precisamente en un momento en el que está palabra está siendo borrada y la figura del padre se está desvaneciendo. Ante esto asegura que “tal vez sea más difícil ser abad hoy que en el pasado... Pero como no viví en el pasado, ¡es difícil comparar! Simplemente noto que somos los hijos de nuestro tiempo. Los defectos de la época contemporánea, como el individualismo que genera la incapacidad de trabajar juntos, nos afectan. Por lo tanto, ser abad es exigente. Esto presupone saber escuchar a todos".

Una mirada al mundo desde el interior de una abadía

Dom Geoffroy muestra con sus palabras que ser monje no es escapar del mundo, sino mirarlo desde una perspectiva diferente. De hecho, no viven ajenos a lo que ocurre fuera, más bien al contrario, saben hacer una radiografía precisa de la sociedad.

Acerca de la política, el abad de Solesmes asegura que “los cristianos ya no se reconocen en una personalidad política. ¡Es una oportunidad, porque evitaremos soñar con un hombre providencial!”. Pero, a pesar de ello, recuerda que “los católicos no deben abandonar los asuntos públicos. Los propios políticos esperan algo de ellos. La vivencia auténtica del evangelio toca y atrae a las personas. No estoy desesperado por el lugar de los cristianos en la sociedad. Simplemente hay que pasar del discurso a la vida, incluso en temas difíciles como el aborto... Una familia que acoge a un niño discapacitado inspira respeto, ¿no es así?”.

La Regla de San Benito fue escrita precisamente en un momento de cambio de civilización, y son muchos los que creen que en estos momentos se está empezando a fraguar también otro. El abad cree que la Regla, aunque escrita hace 1500 años, puede ayudar hoy porque “insiste en la importancia del discernimiento".

“San Benito enumera muchos puntos muy precisos, pero siempre deja al abad discernir su implementación. Es responsabilidad de todos sopesar los pros y los contras para tomar la decisión correcta bajo la mirada de Dios. Esta es la razón del éxito de la Regla a través de los siglos. Nos permite superar las crisis. En los momentos de tensión, el camino no está trazado de antemano y hay que discernir”, explica Dom Geoffroy Kemlin.

Y precisamente este discernimiento se aplica y afecta a la vida diaria: “la Regla distingue el interior y el exterior. En la liturgia recibimos del exterior una palabra que transforma nuestro interior. San Benito está convencido de que lo exterior nunca es trivial. Todo en nuestra vida adquiere entonces un peso extraordinario. Lo que hago por fuera transforma mi interior. Dios está en todas partes y en todas las cosas. Las comidas mismas se convierten en liturgias. ¡Todo nos habla de Dios!”.

Una vida radical que llama la atención

Por otro lado, los monasterios siguen siendo un foco de atracción todavía hoy para mucha gente. Así lo atestigua este joven abad, que señala que “la actual descristianización suscita paradójicamente mucha curiosidad con respecto a los monasterios. Sentimos una enorme buena voluntad de los pasan, ya sean agnósticos, ateos o musulmanes. Percibo una gran expectativa”.

Monjes de la abadía de Solesmes

Aún así, el abad insiste en que los monjes deben evitar la tentación de encerrarse: “¡no se puede ser benedictino sin ser misionero de corazón! Queremos compartir el Evangelio y no encerrarnos entre muros. Encerrarse es fácil. Ser misionero a lo largo de nuestra vida, detrás de la reja, es muy exigente. Significa seguir a Jesús en todo momento y decir no a Satanás”.

¿Esta radicalidad justifica la crisis vocacional en la vida monástica? “¡Siempre es Dios quien llama! Debemos mantener una gran confianza, porque Él tiene el control. Él da cuando es necesario. Cuando oramos, Dios responde y realmente experimentamos eso. Todo está en las manos del Señor. Pero lo que depende de nosotros es nuestra autenticidad. Quisiera decir a todos los que tienen miedo del futuro que nos basta ser felices con nuestra fe y permanecer fieles. Esta felicidad será de por sí radiante”, afirma de manera convencida.

Una de las particularidades de la congregación de Solesmes es su profunda unión al Romano Pontífice. Dom Geoffroy lo aclara: “¡Esto no es papolatría! Esta convicción tiene sus raíces en el Evangelio y en las promesas de Cristo a Pedro. Cuando nos apoyamos en Pedro, nos apoyamos en Cristo. La verdad viene de Roma, pero esta verdad no es la de un momento. Siempre es lo mismo y, sin embargo, siempre se adapta. Querer tomar sólo un pedazo de él es distorsionarlo. Esta convicción nos da una gran confianza. Es cierto que el Papa suscita preocupación entre algunos católicos. ¡Con nosotros, no! Porque sabemos que él es parte de una larga línea. Sus palabras tienen peso, pero no deben separarse de todo lo anterior”.

Una respuesta a la guerra litúrgica

La otra gran característica de los monjes adscritos de Solesmes es el especial cuidado de la liturgia. De hecho, en la congregación hay abadías que siguen el rito extraordinario y otras muchas la liturgia ordinaria.

La liturgia es en verdad algo vital, y por eso la gente se pelea entre ella... ¡aunque yo no invito a nadie a pelear! La esencia de la vida benedictina es precisamente la vida litúrgica. Es una oración comunitaria, la de la Iglesia, esposa de Cristo, que tiene palabras para dirigirse a Él. San Benito nos invita a recibir de la Iglesia las palabras que transformarán nuestro corazón. Nuestra congregación tiene dentro de ella varios monasterios que celebran en forma extraordinaria, mientras que otros celebran en forma ordinaria. Debo testificar que existe una unidad inquebrantable entre nosotros. Todos obviamente están haciendo un esfuerzo. Cuando los abades de estas comunidades vienen a Solesmes, concelebran la Misa con nosotros. E inversamente. Nadie considera al otro como un monje de segunda clase. La prueba es que el actual abad de Fontgombault es uno de los cuatro asesores del abad presidente. Tenemos en común la certeza de que es necesario retomar toda la enseñanza de la Iglesia, desde sus orígenes hasta nuestros días. ¡No hay elección entre concilios o papas! Esto nos permite una sana diversidad”, explica al respecto.

Es así como el abad de Solesmes entra a valorar las últimas decisiones del Papa Francisco al respecto, sobre todo teniendo abadías que han optado por el rito extraordinario: “entiendo la intención del Papa con el motu proprio Traditionis custodes. Quería recordar la unidad de la liturgia en la Iglesia. ¡La liturgia no puede ser autoservicio! Es la Iglesia la que nos enseña a rezar. No quiso que, bajo el pretexto de poder elegir la forma litúrgica, se pudiera elegir en el magisterio y dejar de lado el Concilio Vaticano II. Entendí menos el decreto a favor de la Fraternidad de San Pedro... Esta decisión parece significar que hay dos Iglesias separadas: una que celebra en forma renovada y otra con grupos que usan la forma antigua.

Y para acabar la entrevista Dom Geoffroy Kemlin define lo que es la “Tradición”: “la tradición está viva o no, afirma con fuerza Benedicto XVI. Estas no son cosas muertas guardadas en una caja, sino un tesoro para pasar a las generaciones presentes y futuras. Por lo tanto, la creatividad es necesaria para que la Tradición permanezca viva. ¡Esto es muy exigente! La tradición es un poco como una planta o un animal... ¡La forma más fácil de preservar el animal sería disecarlo! Y para las plantas, ¡hacer un herbario con hojas secas! La Tradición viva siempre se empieza de nuevo”.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda