Martes, 28 de junio de 2022

Religión en Libertad

«Tenemos que estar en primera línea de batalla, entregar la vida por Nuestro Señor»

Ricardo, el joven con cáncer que con su «cruz» revolucionó el hospital: «Fue una locura del Señor»

Ricardo Pareja en la Sagrada Familia
Ricardo Pareja ofreció su testimonio en una vigilia en la basílica de la Sagrada Familia de Barcelona con el cardenal Omella

Javier Lozano

Con tan sólo 21 años y en el momento más duro de la pandemia (primavera de 2020) el joven barcelonés Ricardo Pareja vivió la prueba más difícil de su vida: un agresivo cáncer junto al corazón y con muy escasas posibilidades de sobrevivir.

Su testimonio provocó una cadena de oración que traspasó fronteras y que impresionó al propio obispo Toni Vadell, que más tarde también enfermaría debido a un cáncer por el que falleció hace apenas unas semanas. La forma en la que este joven del Camino Neocatecumenal de Barcelona estaba viviendo la enfermedad y la posibilidad de no sobrevivir propició en el hospital distintas conversiones, tanto entre pacientes como entre trabajadores.

Dos años después, y de manera sorprendente y hasta se puede decir que milagrosa, Ricardo ha podido ofrecer nuevamente su testimonio, su historia de “cruz y salvación”. Y lo hizo en la basílica de la Sagrada Familia de Barcelona ante cientos de personas y en presencia, entre otros, del cardenal Omella.

Él es el quinto de nueve hermanos de una familia que sabe lo que es tener intensos encuentros con Dios, pues su padre vivió una impresionante experiencia de conversión que le llevó de “punky” y drogadicto a católico y padre de familia numerosa. De hecho, esta historia fue la más leída en ReL en el año 2019.

Ricardo Pareja y su familia

Ricardo, en el medio con una camiseta azul y blanca, con sus padres y hermanos antes de la enfermedad.

Tras litros y litros de quimio, dos trasplantes de médula y un terrible sufrimiento, Ricardo sigue vivo y dando gracias a Dios por cada día teniendo la certeza de que su única y gran meta debe ser ir al cielo y ser instrumento de Dios para que otros también lo alcancen.

El 18 de abril de 2020, con España entera confinada, fue hospitalizado. Afirma que intuía algo pues llevaba unos meses en los que su salud se iba deteriorando. Entonces fue cuando los médicos le anunciaron el diagnóstico: “tienes un tumor maligno junto al corazón de 11 centímetros de largo y 12 de ancho”.

“El cáncer entró en mi vida con una sensación de vértigo, dándome cuenta en el momento de esta noticia que si pensaba que algo controlaba de mi vida, nada de eso era cierto. Lo viví como si estuviera al borde del precipicio, con un vértigo tremendo. ¿Te piensas que controlas algo? ¿Tus proyectos? ¿Tu noviazgo? ¿Tus estudios? Y de repente te cuentan que te mueres, que todo termina”, recuerda Ricardo.

Debido a la pandemia se encontraba solo en la habitación cuando los médicos le dieron esta noticia. Lo primero que hizo fue llamar a su padre para informar a la familia.

Sin embargo, Dios estuvo presente desde ese instante, y además de una forma muy patente y notoria. Este joven catalán reconocía en esta vigilia en la Sagrada Familia que Dios le atrapó “con fuerza” y le puso “en camino”.

"Confesado y preparado para la batalla"

“La primera reacción al enterarme de que me estaba muriendo fue acudir a un sacerdote amigo. Confesé, me reconcilié con mi historia, pedí perdón a quien tenía que hacerlo. Y con este sacerdote, en la habitación los dos solos, abrimos una lectura al azar. De repente, sobrecogidos, leímos la oración de Jesús en el huerto: ‘Padre, si es posible, que pase de largo este cáliz, pero no se haga mi voluntad sino la tuya’”, afirma Ricardo.

Totalmente impactado fue consciente de la historia que Dios quería hacer con él. Explicaba que la cruz “estaba totalmente impregnada en su alma” y que una vez “confesado y preparado para la batalla” que Dios le encomendaba sólo tenía que seguir la senda del Señor.

“Enfermeros, pacientes, auxiliares y médicos eran testigos de mi vida, del abandono al Señor que estaba haciendo a raíz de la enfermedad. Dios me iba dando las fuerzas, y momentos específicos para hablar de Él y dar gloria utilizándome de instrumento para la conversión de muchos”, confesaba.

Con el tiempo, enfermeros y auxiliares que eran agnósticos rezaban, una enfermera que estaba en proceso de divorcio se agarró al Rosario como arma para sanar su corazón. Y completamente impresionado quedó Ricardo con el caso de su compañero de habitación en el hospital: “me contaba su historia llorando. Sus hijos le visitaban para sacarle firmas e información para simplemente quedarse con la herencia. Esta persona tras 40 años sin confesarse recibió la comunión. Se pudo confesar antes y esa misma noche falleció”.

Al cerciorarse de que Dios le quería como instrumento, el joven católico vio que “necesitaba compartir con otros compañeros del hospital la esperanza que me sostenía. Y de golpe fui siendo testigo de cómo el señor iba tocando sus corazones y mi esperanza también se iba convirtiendo en su esperanza”.

De este modo, este miembro del Camino Neocatecumenal proseguía con su testimonio asegurando que en el hospital se sumergió en la cruz. Los ciclos de quimioterapia y los dos trasplantes de médula fueron el camino –afirmaba- “donde el Señor me fue manifestando su amor”.

Pero al igual que experimentó el amor también pasó por un duro periodo de pruebas y dudas.  “¿Es necesario todo esto? ¿Es necesario que pase por tanto sufrimiento? Si tanto me quiere el señor, si con un simple chasquido lo hace todo nuevo y me puede sanar, ¿no me puede evitar este calvario?, se preguntaba también en ocasiones.

Pero entonces llegaron a su rescate unas palabras del Padre Pío: “así es para las almas que aman el sufrimiento, el sufrimiento de Jesús, y que lo han elegido como su porción. Sufren todo, también la prueba del abandono, pero Dios está con ellos siempre, por tanto, estate seguro de que Jesús está contigo”.

Ricardo Pareja

Ante cientos de personas en la gran basílica diseñada por el Siervo de Dios, Antoni Gaudí, Ricardo proclamó: “hoy doy gloria al Señor porque he podido experimentar la mas absoluta plenitud de su amor, el sufrimiento de Cristo en mi carne. Sin poder comer, descansar, colgado de un hilo a nivel médico. Lo único que me sostenía era la eucaristía diaria y la comunión de los santos. Miles de personas a nivel mundial rezando por mí, sacerdotes, feligreses, seminaristas, obispos…el Santo Padre me escribió y me pidió que rezara por él. Mi sustento fueron vuestras oraciones porque no tenía fuerzas ni para rezar. Allí el Señor me hizo ver su amor”.

Ricardo Pareja confesó haber pasado “de estar perdido en el sufrimiento a encontrarme con el Amado”. Y añadía: “no necesitaba nada más. Estaba en un estado de gracia tan grande que la cruz se había convertido en la auténtica fuente de vida: en el amor. Era una locura del Señor. Sentí un amor tan grande que me es imposible manifestarlo con la palabra, transmitirlo. Esta es mi garantía de que todo esto es cierto”.

“¿Qué hacemos apartando la cruz si seguimos al Crucificado?”, se preguntó.

“Aprovechando que somos tantos jóvenes cristianos juntos en Barcelona quiero decir que todos podemos ser Carlo Acutis, que todos podemos ser nuestro obispo y padre Toni Vadell, que tenemos que aspirar a la santidad, que tenemos que ser cristianos auténticos, que tenemos que estar en primera fila, en primera línea de batalla, entregar nuestra vida por Nuestro Señor Jesucristo porque aquí estamos de paso y la auténtica vida está en el cielo. ¡Gloria a Dios!”, concluyó antes de irse a abrazar con el cardenal Omella. 

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda