Domingo, 18 de agosto de 2019

Religión en Libertad

En el prólogo de la «Autobiografía» explica por qué venció sus reticencias

«La espiritualidad de Marcelo Van nos fascina»: así aceptó el cardenal Van Thuân postular su causa

El cardenal Van Thuân, testigo de una Iglesia de mártires y confesores, categoría esta última en la que podrían entrar tanto él mismo como el hermano Marcelo Van.
El cardenal Van Thuân, testigo de una Iglesia de mártires y confesores, categoría esta última en la que podrían entrar tanto él mismo como el hermano Marcelo Van.

ReL

El cardenal Francisco Javier Nguyen Van Thuân (1928-2002) fue detenido por el gobierno comunista vietnamita apenas tres meses después de ser nombrado obispo coadjutor de Saigón por Pablo VI, en 1975. Estuvo 13 años en prisión, en unas duras condiciones que sobrellevó con fe y alegría, logrando incluso la conversión de algunos de sus carceleros. En 1998 entró en la Curia vaticana como presidente del Pontificio Consejo Justicia y Paz, y al año siguiente puso en marcha el Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia. Fue elevado a la púrpura año y medio antes de morir. Su fama de santidad ha permitido abrir su proceso de beatificación, y bajo su nombre actúan iniciativas como el Observatorio Internacional Cardenal Van Thuân sobre la Doctrina Social de la Iglesia.

Una célebre imagen del cardenal Van Thuân en prisión.

Con su prestigio, el cardenal Van Thuân se convirtió en el principal respaldo mundial a la devoción al religioso redentorista Marcelo Van (1928-1959), fallecido de tuberculosis en un campo de concentración comunista, tras cuatro años de internamiento, a cuya figura ha consagrado ReL diversos artículos.

El hermano Marcelo Van, de quien en ReL hemos presentado los elementos fundamentales de su biografía, su influencia teológica y espiritual, el poder de su intercesión (en una entrevista con el actual postulador) y el episodio que le rescató de su personal noche oscura.

¿Por qué aceptó el cardenal Van Thuân responsabilidad de investigar a su compatriota y coetáneo? ¿Cuáles fueron los primeros pasos de la devoción al "hermanito", como se le conocía como modelo de vida de la infancia espiritual, en la estirpe de Santa Teresita de Lisieux? ¿Tiene fundamento dicha devoción?

A estas preguntas respondió el prelado vietnamita en el prólogo a la Autobiografía de Marcelo Van, que acaba de publicarse en español, y del que publicamos a continuación algunos extractos por cortesía de la editorial Amis de Van (los ladillos son de ReL).

Pincha aquí para adquirir ahora la Autobiografía de Marcelo Van.

Extractos del prólogo del cardenal Van Thuân a la Autobiografía de Marcelo Van

Hay un proverbio vietnamita que dice: “El Cielo te envía lo que quieres evitar”. Reconozco que admiro a los expertos que trabajan para examinar las Causas de los santos: es un trabajo que exige ser concienzudo, incluso minucioso, científico. Analizar los escritos, buscar a los testigos, verificar, discernir... Los admiro, pero temo ese trabajo. ¡Y de repente se me pide ser postulador de la Causa de Marcelo Van!

Almas gemelas

Yo era escéptico. No quise aceptar la propuesta porque estaba muy ocupado. Además, es delicado, dadas las circunstancias que estamos viviendo. Hay que buscar la verdad, evitar las divisiones, esforzarse por construir la comunión. Rezar, trabajar, esperar, únicamente por la gloria de Dios y el servicio de las almas.

Empecé a leer los documentos, a buscar a las personas que trabajan en esta Causa con ardor. Poco a poco, fui entrando más profundamente en la vida de Marcelo Van.

Me encantan los designios insondables del Señor, que permitió que fuera hecho prisionero al norte de Vietnam, a 1700 kilómetros de mi diócesis, desde diciembre de 1976 hasta noviembre de 1988, y que pasara tres años exiliado. Pude visitar los lugares donde Marcelo Van nació y pasó su vida religiosa. Encontré las personas que lo han conocido; he escuchado a la gente humilde relatar la miseria, la guerra, las pruebas que sufrieron. Todo eso me ayudó a comprender mejor los escritos de Marcelo Van y el contexto en el que se desarrolló toda la vida de ese hermanito redentorista.

Me di cuenta, en un primer momento, de que Marcelo Van tiene la misma edad que yo: nació el 15 de marzo y yo el 17 de abril, en 1928. Como yo, tenía poca salud, y sobre todo pasó años en la cárcel. Todos estos rasgos y muchos otros nos acercan a los dos y nos facilitan un mejor conocimiento mutuo de nuestros sufrimientos, penas y esperanzas.

Vínculo familiar

Paso a paso, me remonto a la fuente. En 1925, en la época de monseñor Eugenio José Allys, vicario apostólico de Huê, antigua ciudad imperial, llegó el Padre Eugenio Larouche, fundador de los Redentoristas en Vietnam. Él y sus hermanos vivieron en una de las casas del señor Sac, cuñado de mi abuelo, a cinco minutos de mi casa natal. Esto explica por qué siempre conservé una gran simpatía y un afecto fiel a los padres Redentoristas. Cuando Marcelo Van habla del Padre Dionne, del Padre Paquette, del Padre Louis Roy, del Padre José Bich, me parece revivir una historia tan cercana como ayer.

(...)

Por qué todo empieza en Canadá

En primer lugar, me pregunté por qué el proceso de beatificación comenzó en Canadá, prosiguió después en Ars, en lugar de en Vietnam, en su diócesis de origen, Bac Ninh, en el norte de este país.

Hay que remontarse de nuevo a la fuente: en 1954, después de la división de Vietnam en dos partes, a partir del paralelo 17, la familia de Marcelo Van dejó el norte para ir a vivir al sur de Vietnam, en la diócesis de Xuan Loc. Hace 25 años, monseñor Domingo Nguyen Van Lang, uno de mis viejos amigos que conocí en la Universidad de Roma en 1956, fue nombrado obispo de esta diócesis. Este Lang, cuando era seminarista, conoció al pequeño Van y lo llevó al tren para ir a hacer su prueba con el párroco de Quang Uyên. Siendo obispo, monseñor Lang se interesó por la Causa de aquel que provenía de su misma diócesis, y cuya familia había vivido en su diócesis actual.

Dadas las dificultades entre los años 1975 a 1988, monseñor Lang pidió el traspaso de la Causa a Quebec, lo que monseñor Charles Valois aceptó, al considerar que un cierto número de miembros de la familia de Marcelo Van vivían exiliados en su diócesis de San Jerónimo, como su hermanita Tê, con las hermanas Redentoristas de Santa Teresa. Otra razón muy válida para este traspaso es que los antiguos superiores Redentoristas de Marcelo Van, tanto vietnamitas como canadienses, antiguos misioneros en Vietnam, y particularmente el Padre Boucher (su director espiritual), se hallaban en Canadá, lo que facilitaba enormemente la recogida de la información requerida.

Ars, siguiente estación

El Padre Boucher se fue a la casa del Padre celestial tras haber cumplido su misión. En principio, las informaciones necesarias se recogieron en Canadá. Entonces, la asociación Los Amigos de Van juzgó más oportuno transferir el trabajo a Europa, con el consejo y el acuerdo de monseñor Valois. Monseñor Guy Bagnard (obispo de la diócesis de Ars) aceptó este nuevo traslado. Cada vez, los trámites fueron sometidos a Roma, aprobados por las autoridades de la Congregación por la Causa de los Santos.

El traslado de la Causa de Marcelo Van a Europa era necesario, porque convenía no estar demasiado alejada de Roma, donde se desarrollaba el proceso canónico y donde se halla también la Casa Madre de los Redentoristas. La Causa pasó entonces a Ars, ya que monseñor Bagnard tuvo la amabilidad y la valentía de acceder a la petición de la asociación Los Amigos de Van. Marcelo Van es un gran amigo de Francia, tiene una devoción muy especial a Santa Teresita del Niño Jesús, y su espiritualidad constituye un excelente mensaje para los seminaristas de Ars.

¿Son fiables sus escritos? El padre Boucher, su director espiritual

Los documentos, he aquí un problema: Al principio, compartí la opinión de numerosas personas: yo era escéptico. ¿Qué puede escribir un muchacho débil, pobre, sin estudios secundarios? Más aún, ¿qué pensar de su espiritualidad, de su intimidad con Jesús, con María y con Teresa de Lisieux? ¿Podíamos confiar en estos documentos?

Encontré diferentes personas, sacerdotes, fieles, jóvenes, vietnamitas, canadienses y franceses, maravillados con los escritos de Marcelo Van. Personalmente, me he tomado la molestia de leerlos, y mis ideas preconcebidas desaparecieron poco a poco.

Marcelo Van junto a su director espiritual, el padre Antonio Boucher, en una imagen tomada en Hanoi en 1947.

No es de despreciar el hecho de que el Padre Boucher le pidiera escribir su experiencia; eso prueba que actuó tras un largo discernimiento. Si alguien se pone a leer las 326 cartas que Marcelo dejó después de su muerte, dirigidas a numerosos destinatarios, le podría ocurrir lo que me dijo una vez un general francés jubilado: “Encontré estos documentos en el ordenador, y tuve que interrumpir muchas veces mi trabajo para rezar”. Hay otro testimonio más vivo: en una ocasión vi un videocasete. Era una entrevista que el Padre Boucher, jubilado en Canadá, había ofrecido a unos amigos vietnamitas que habían viajado para verlo. El Padre Boucher les relató la historia de Marcelo Van: a veces estallaba de risa hablando de su simplicidad, a veces derramaba lágrimas de ternura hablando de las pruebas físicas y morales del pequeño Van. ¡Es fascinante! Y diez días más tarde, el Padre Boucher falleció repentinamente de un ataque cardíaco.

Testigos de su prisión y muerte

Y no es todo. Tenéis entre manos las 326 cartas de Marcelo Van. Pero de su vida en Vietnam, de su encarcelamiento, ¿ha dejado alguna huella? ¿Quién lo conoció? Ciertamente no es fácil saberlo, dadas las vicisitudes tan especiales por las que tuvo que pasar. Pero gracias a Dios, todos estos testigos prestaron juramento con la mano sobre el Evangelio contando las diversas peripecias de su vida.

Por ejemplo, describieron como se había escapado de la cárcel disfrazado de mujer, con el único objetivo de poder traer a la cárcel la Santa Eucaristía. Lo detuvieron y lo llevaron de nuevo a la cárcel, donde lo castigaron severamente, como estaba previsto en tales circunstancias. Estos testigos también hablaron de su muerte, ocurrida el 10 de julio de 1959, a los 31 años de edad, en el campo de reeducación Nº 2, en Yen Binh, a donde había sido trasladado en el mes de agosto de 1957. Aportaron detalles. Era medio día, todos los prisioneros estaban en el comedor, los amigos del Hermano Marcelo se habían dado cuenta de que estaba en sus últimos momentos. Se precipitaron al comedor para ir a buscar al Padre José Vinh, Vicario general de Hanoi, quien acudió para asistirlo. Marcelo regresó con su Señor. Falleció de agotamiento y enfermedad tras cuatro años, dos meses y tres días de cárcel. Han pasado cuarenta años. Pero muchos testigos están aún vivos para contarnos la verdad. (...)

El vínculo con Santa Teresita

Prefiero dejarles descubrir personalmente, a través de las páginas que van a leer, el misterio de la gracia, del amor de Dios actuando en un alma muy humilde, muy pequeña, para hacer de él su instrumento en la transmisión de su mensaje, el mensaje del Evangelio y de la Esperanza.

(...)

Ambas Iglesias [la de Francia y la de Vietnam] no están unidas por vínculos políticos, diplomáticos, culturales o económicos, sino por vínculos que superan todo: los de la fe compartida entre nuestros dos países. Estos vínculos están sellados con la sangre de nuestros mártires, sacerdotes, religiosos y laicos. Marcelo Van siempre rezó y esperó que estos vínculos de fe progresaran y se desarrollaran cada vez más, para que se cumpliese la misión que Teresa del Niño Jesús había recibido al ser designada para ir al Carmelo de Hanoi. Su débil salud se lo impidió, pero su corazón está en Vietnam. Marcelo Van, su “hermanito”, recibió como misión seguir con ella la evangelización de Vietnam, para llevar el Evangelio, no únicamente a los cristianos, para hacerlos más perfectos y santificarlos, sino a todos, en especial a los no católicos, e incluso a los comunistas.

Importancia de los escritos de Van

La publicación de los escritos de Van nos recuerda que en nuestra época seguimos vivimos la Pasión y Resurrección de Cristo. Vemos en el exterior y el interior mismo de la Iglesia, multitud de desafíos, tentaciones, pruebas, crisis, persecuciones, vicios, descristianización, indiferencia. Felizmente, Dios nunca abandona a la Iglesia, porque en cada época la sigue guiando a través del Magisterio, ciertamente, también a través de las grandes instituciones, y en muchas ocasiones gracias también a los testimonios de los humildes.

(...)

Dios nos ha enviado un pequeño religioso vietnamita, llegado del extremo del mundo, para llevar su mensaje al mundo entero: un camino sencillo, humilde, evangélico, un camino de servicio a la Iglesia, en la comunidad. Y los santos marcan su tiempo. Teresa marca su tiempo. Van marca su tiempo.

La espiritualidad de Van nos fascina. Por mi parte, he grabado una frase en mi memoria para siempre: “He aquí, ahora, la última palabra que dejo a las almas: les dejo mi amor. Con este amor, por pequeño que sea, espero saciar a aquellas almas que quieren hacerse pequeñísimas para venir a Jesús. Eso es lo que quisiera describir, pero con mi poco talento me faltan las palabras para hacerlo”.

(...)

Él lo eligió en su simplicidad, en su humildad, quiero decir, en su humillación. Tanto la pasión de su padre por el juego y el alcohol, como las inundaciones, redujeron a toda la familia a la pobreza. Con diez años Marcelo Van llega a convertirse en un “esclavo” en la casa parroquial de Huu-Bàng (1938). En julio del 1944, después de que los redentoristas rechazaran su admisión, considerándolo «demasiado débil y pequeño», es admitido como ayudante del jardinero, gracias a una carta de su buena madre dirigida al Padre Létourneau. Pero, todavía no se encuentra en la comunidad.

(...)

Marcelo Van era un genuino hijo de Vietnam, un niño piadoso de su familia, un sincero amigo de Francia, pero el punto culminante de su vida es su mensaje del amor. «Mi única ocupación es amar... Cualquiera que sea mi vida, no hago otra cosa sino amar...».

Pincha aquí para adquirir ahora la Autobiografía de Marcelo Van.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Por favor ayúdanos a poder seguir adelante

DONA AHORA