Viernes, 22 de octubre de 2021

Religión en Libertad

«¿Por qué no tú?», le preguntó Jesús: «¿Yo?», era sordo desde niño y ahora es también sacerdote

El padre Min Seo Park, sacerdote sordo
El padre Min Seo Park se quedó sordo a los dos años debido a una enfermedad que padeció / Andrew Biraj, Catholic Standard

ReL

El padre Min Seo Park es uno de las dos docenas de sacerdotes sordos que se estima que hay en todo el mundo.  Sordo debido a una enfermedad que sufrió con 2 años, el nuevo capellán de la Iglesia Católica para Sordos de San Francisco de Asís en Landover Hills, Maryland, espera transmitir la idea de que la sordera debe tratarse como una cultura.

Desde que regresó a los Estados Unidos desde Corea del Sur, su país natal, a finales de enero, el Padre Park, de 52 años, ha asumido tres ministerios. Además de servir en la parroquia San Francisco de Asís, el sacerdote también es el capellán de la comunidad católica en la Universidad de Gallaudet y proporciona ministerio pastoral a la población sorda de la Arquidiócesis de Washington en general.

Los desafíos parecen estar dentro de las capacidades de un sacerdote que domina cuatro idiomas: lenguaje de señas coreano y lenguaje de señas americano, conocido como ASL, así como coreano e inglés escritos.

En una entrevista con el Catholic News contó su historia de crecer sordo, su camino al sacerdocio y su eventual regreso a la capital de la nación. Llegó a los Estados Unidos por primera vez en 1994 para estudiar el lenguaje de signos americano e inglés en el Instituto de Idioma Inglés de la Universidad de Gallaudet, antes de comenzar su licenciatura allí un año después. Gallaudet es la única institución de educación superior del mundo donde todos los estudiantes viven y aprenden en ASL e inglés.

Una vocación unida a la sordera

En Corea del Sur, creció asistiendo a escuelas para sordos. No criado como católico, fue con compañeros de escuela a iglesias protestantes. Finalmente, un profesor de arte sordo le mostró una parroquia católica donde se unió a un estudio bíblico con otras personas sordas. Se hizo católico a los 17 años. Sin embargo, con pocos sacerdotes en Corea que usaran el lenguaje de señas, él y otros católicos sordos encontraron frustrante practicar la fe.

“Los católicos sordos y yo no entendíamos claramente lo que decían los sacerdotes”, explicó. “Algunos de ellos no estaban contentos y finalmente se convirtieron a iglesias protestantes”, cuenta.

Eso le abrió el camino a una vocación. “Cuando estaba rezando solo frente a Jesucristo en la cruz en la capilla, le pregunté si podía enviar a un sacerdote para sordos que supiera el lenguaje de señas”, contó el padre Park. “Sin embargo, de repente sentí que Jesús me dijo: '¿Por qué no tú?' Dije: '¿Yo?' Así es como comencé a considerar la vocación sacerdotal”.

Un sacerdote que sabía el lenguaje de señas lo ayudó a conectarse con el padre dominico Thomas Coughlin, el primer sacerdote sordo ordenado en los Estados Unidos, quien le habló de Gallaudet. Después de graduarse en 1999 tras estudiar Matemáticas y Filosofía, el padre Coughlin lo animó a estudiar Teología en el Seminario St. John en Nueva York.

Al principio, tenía que leer cada conferencia a medida que se transcribía y le costaba mantenerse al día con el trabajo de clase. Poco después, el seminario proporcionó interpretación en lenguaje de señas, lo que facilitó el seguimiento. Completó su maestría en Teología en 2004 y regresó a Seúl.

Allí, comenzó sus estudios de Teología para la Arquidiócesis de Seúl y fue ordenado sacerdote en 2007. Dijo que mientras celebraba su primera misa firmada después de la ordenación vio a la gente muy alegre.

“Algunas personas sordas que no sabían bien la escritura coreana y no podían comunicarse con sacerdotes que no lo hablaban no se habían confesado durante muchos años, como unos 20 años”, dijo.

Con él, “se sintieron confiados y cómodos al confesarse en lenguaje de señas. Estaba feliz de haber perdonado sus pecados a través del sacramento de la confesión”.

“Las personas sordas fueron testigos de mi ordenación al sacerdocio y se dieron cuenta de que las personas sordas también eran hijos de Dios. Se sintieron alegres y felices de escuchar la palabra de Dios, el Evangelio proclamado por mí, un sacerdote sordo”, agregó.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda