Viernes, 28 de enero de 2022

Religión en Libertad

La belleza de la Gruta Ave Maria

El benedictino Joseph Zoettl creó un parque temático católico de ensueño

Trabajó durante treinta años en la abadía de San Bernardo, en Alabama, haciendo célebre sus miniaturas.

ReL

Joseph Zoettl.
Joseph Zoettl.
El hermano Joseph Zoettl nació en Landshut (Baviera, Alemania) en 1878 y estuvo a punto de morir al año siguiente por una dura epidemia de gripe que azotó Europa. Ese mal le hizo más fuerte, y bien que lo iba a necesitar. Cuando tenía catorce años, un hermano benedictino pasó por su pueblo buscando candidatos para irse a Estados Unidos. Joseph (Michael se llamaba entonces, antes de entrar en religión) trabajaba con su padre en una fábrica de cerveza, y no se lo pensó dos veces. Para sorpresa familiar decidió unirse a los monjes y el 27 de enero de 1892 partió de allí, para no volver nunca.

Se instaló en Alabama y ya apenas la abandonó. Contribuyó a fundar la abadía de San Bernardo, en Cullman, donde en 1897 hizo sus votos. Fue toda su vida portero en distintas casas y monasterios de la orden, y en 1911 regresó a la abadía de San Bernardo. Durante los primeros años trabajaba diecisiete horas al día, siempre tranquilo y apacible, cubriendo todas las necesidades que sólo un "manitas" como él podía cubrir.

Tan "manitas" era (y tanto se aburría con la rutina de su tarea, confesó), que un día de 1918 se le ocurrió hacer con cemento una miniatura de una iglesia, y luego una réplica de la Jerusalén evangélica. Eran de tal calidad, que se convirtieron en una fuente de ingresos para el monasterio, porque los visitantes nunca dejaban de llevarse alguna de sus obras talladas, ya fuese un edificio o un santo o una Virgen.

Y finalmente, tras haber fabricando en torno a cinco mil, en 1932 comenzó a hacer realidad un sueño aún más ambicioso. Convertir tres hectáreas que rodean la abadía en una especie de parque temático católico, donde comenzó a construir réplicas (a tamaño menor, pero en ocasiones bastante grande) de las iglesias y basílicas más famosas del mundo, integradas en la naturaleza. Entre ellas, la Plaza de San Pedro en el Vaticano. Las construía tanto con materiales nobles como el mármol, como con cemento o loza de baño o cualquier material de los que la gente del lugar -e incluso de fuera de Estados Unidos-, conocedora de su habilidad, le hacía llegar: azulejos, metales, incluso bisutería.

Llegó a fabricar 125 en los treinta años siguientes, hasta su muerte el 15 de octubre de 1961. La última la había rematado tres años antes, ya octogenario, y fue una copia de la basílica de Lourdes.

El lugar, conocido Ave Maria Grotto (grotto es gruta, pero también miniatura o pequeña imagen devocional) es un importante destino turístico, y un recordatorio de las bellezas arquitectónicas con las que el hombre ha querido honrar a Dios en el templo, así como recreaciones de escenas bíblicas como el arca de Noé o la Torre de Babel.

Una vida sencilla de un hermano lego inflamado de amor a Dios dejó al final una sofisticada muestra de arte religioso: su legado para la historia.

Así es Ave Maria Grotto
 
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda