Domingo, 14 de agosto de 2022

Religión en Libertad

«Mi abuelo me habló del odio y la guerra del 14»: el Papa sobre la guerra, la fe y los ancianos

Un momento de la audiencia pública del Papa Francisco de este miércoles 23 de marzo
Un momento de la audiencia pública del Papa Francisco de este miércoles 23 de marzo

ReL

El Papa Francisco ha dedicado su catequesis de este miércoles a seguir desarrollando unas enseñanzas sobre la importancia de aprender de los abuelos, pero en los mensajes adicionales tras la catequesis se refirió de distintas formas a la guerra de Ucrania.

Mencionó en italiano las noticias que llegan "sobre los desplazados o los que huyen, sobre los muertos, sobre los heridos y los numerosos soldados caídos de ambos bandos. Pidamos al Señor de la vida que nos libere de esta muerte de la guerra: con la guerra se pierde todo, todo. No hay victoria en una guerra: todo está derrotado. Que el Señor envíe su Espíritu para hacernos comprender que la guerra es una derrota de la humanidad", exhortó.

También pidió orar “para que los gobernantes entiendan que comprar armas y fabricar armas no es la solución al problema”, que la solución es más bien “"trabajar juntos por la paz y, como dice la Biblia, hacer con las armas instrumentos para la paz”.

Sobre la importancia de escuchar a los abuelos, recordó una experiencia propia. "Puedo dar un testimonio personal. Aprendí el odio y la ira en la guerra que mi abuelo hizo en el Piave, en el 14 [la Primera Guerra Mundial] y me transmitió esta ira en la guerra. Porque me habló de los sufrimientos de una guerra. Y esto no se aprende ni en los libros ni en ningún otro… se aprende así, pasándoselo de abuelos a nietos", detalló.

Ayunos, oración y la intercesión de Fátima

En su mensaje a peregrinos de lengua polaca animó a perseverar en la oración y ayunos de Cuaresma y a pedir a Dios "la paz, trastornada desde la guerra en curso en Ucrania ". “En Polonia sois testigos de ello acogiendo a los refugiados y escuchando sus historias”, señaló.

También recordó que este viernes, en la Anunciación del Señor, durante la liturgia penitencial en San Pedro del Vaticano orará a María para "levantar el corazón" de los que están "afligidos por la crueldad de la guerra". Al mismo tiempo, en Fátima, el cardenal Konrad Krajewski realizará la misma oración. A los peregrinos de lengua portuguesa, el Papa les invitó a unirse a él y a los obispos ese día para pedir "con confianza al Señor, por intercesión de Nuestra Señora de Fátima, el don de la paz".

***

Catequesis “El permiso y la herencia: memoria y testimonio” (texto completo, traducido del italiano por VaticanNews)

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días! En la Biblia, el pasaje de la muerte del viejo Moisés está precedido por su testamento espiritual, llamado “Cántico de Moisés”. Este Cántico es en primer lugar una bellísima confesión de fe: “Porque voy a aclamar el nombre de Yahveh; ¡ensalzad a nuestro Dios! Él es la Roca, su obra es consumada, pues todos sus caminos son justicia. Es Dios de lealtad, no de perfidia, es justo y recto”(Dt 32,3-4).

Pero también es memoria de la historia vivida con Dios, de las aventuras del pueblo que se ha formado a partir de la fe en el Dios de Abraham, Isaac y Jacob. Y por tanto Moisés recuerda también las amarguras y las desilusiones del mismo Dios: Su fidelidad puesta continuamente a prueba por la infidelidad de su pueblo.

Cuando Moisés pronuncia esta confesión de fe está en el umbral de la tierra prometida, y también de su despedida de la vida. Tenía ciento veinte años, señala la narración, pero “no se había apagado su ojo” (Dt 34,7). La vitalidad de su mirada es un don valioso: le consiente transmitir la herencia de su larga experiencia de vida y de fe, con la lucidez necesaria.

Una vejez a la cual le es concedida esta lucidez es un don valioso para la próxima generación. La escucha personal y directa del pasaje de la historia de fe vivida, con todos sus altibajos, es insustituible.

Leerla en los libros, verla en las películas, consultarla en internet, aunque sea útil, nunca será lo mismo. A las nuevas generaciones les falta mucho hoy, y cada vez más, esta transmisión, ¡que es la auténtica tradición!

La narración directa, de persona a persona, tiene tonos y modos de comunicación que ningún otro medio puede sustituir. Un anciano que ha vivido mucho, y obtiene el don de un lúcido y apasionado testimonio de su historia, es una bendición insustituible. ¿Somos capaces de reconocer y de honrar este don? ¿La transmisión de la fe – y del sentido de la vida – sigue hoy este camino?

En nuestra cultura, tan “políticamente correcta”, este camino resulta obstaculizado de varias formas: en la familia, en la sociedad, en la misma comunidad cristiana. Alguno impone incluso abolir la enseñanza de la historia, como una información superflua sobre mundos que ya no son actuales, que quita recursos al conocimiento del presente.

A la transmisión de la fe, por otro lado, a menudo le falta la pasión propia de una “historia vivida”. ¿Y entonces difícilmente puede atraer a elegir el amor para siempre, la fidelidad a la palabra dada, la perseverancia en la entrega, la compasión por los rostros heridos y abatidos? Ciertamente, las historias de la vida deben ser transformadas en testimonio, y el testimonio debe ser leal.

No es ciertamente leal la ideología que doblega la historia a los propios esquemas; no es leal la propaganda, que adapta la historia a la promoción del propio grupo; no es leal hacer de la historia un tribunal en el que se condena todo el pasado y se desalienta todo futuro.

Los mismos Evangelios cuentan honestamente la historia bendecida de Jesús sin esconder los errores, las incomprensiones e incluso las traiciones de los discípulos. Esto es testimonio.

Este es el don de la memoria que los “ancianos” de la Iglesia transmiten, desde el inicio, pasándolo “de mano en mano” a la próxima generación. Nos hará bien preguntarnos: ¿cuánto valoramos esta forma de transmitir la fe, de pasar el testigo entre los ancianos de la comunidad y los jóvenes que se abren al futuro?

A veces reflexiono sobre esta extraña anomalía. El catecismo de la iniciación cristiana hoy hace referencia generosamente a la Palabra de Dios y transmite información precisa sobre los dogmas, sobre la moral de la fe y los sacramentos. A menudo falta, sin embargo, un conocimiento de la Iglesia que nazca de la escucha y del testimonio de la historia real de la fe y de la vida de la comunidad eclesial, desde el inicio hasta nuestros días.

De niños se aprende la Palabra de Dios en las aulas del catecismo; pero la Iglesia se “aprende”, de jóvenes, en las aulas escolares y en los medios de comunicación de la información global.

La narración de la historia de fe debería ser como el Cántico de Moisés, como el testimonio de los Evangelios y de los Hechos de los Apóstoles. Es decir, una historia capaz de recordar con emoción la bendición de Dios y con lealtad nuestras faltas.

Sería bonito que desde el principio en los itinerarios de catequesis existiera también la costumbre de escuchar, de la experiencia vivida de los ancianos, la lúcida confesión de las bendiciones recibidas por Dios, que debemos custodiar, y el leal testimonio de nuestras faltas de fidelidad, que debemos reparar y corregir. Los ancianos entran en la tierra prometida, que Dios desea para toda generación, cuando ofrecen a los jóvenes la bella iniciación de su testimonio. Entonces, guiados por el Señor Jesús, ancianos y jóvenes entran juntos en su Reino de vida y de amor.

***

Palabras del Papa pronunciadas en español (resumen de la catequesis)

Reflexionamos hoy sobre la memoria y el testimonio que transmiten los ancianos, y nos centramos particularmente en la historia de Moisés. En los días previos a su muerte, Moisés pronunció su testamento espiritual, que es una hermosa confesión de fe. Sus palabras no sólo testimonian el amor y la fidelidad de Dios, sino también las infidelidades de su pueblo. Esta transmisión de la fe y del sentido de la vida —que se hace a partir de las propias experiencias, sin ocultar las luces y las sombras— es la tradición, que pasa de generación en generación.

También el Evangelio nos da testimonio de la historia de Jesús y de las experiencias de los discípulos. Lo hace con honestidad, sin esconder las fragilidades e incluso las traiciones de los seguidores de Jesús. Esto nos lleva a preguntarnos: ¿cómo transmitimos la fe a las futuras generaciones?, ¿damos testimonio gozoso de la presencia de Dios en nuestra vida, sabiendo reconocer, al mismo tiempo, nuestras faltas de coherencia?

Saludo cordialmente a los fieles de lengua española, de modo particular al grupo de peregrinos colombianos “Por los caminos de María”. Siguiendo el ejemplo de Moisés, y de la Virgen María, pidamos al Señor que nuestra vida sea un cántico de alabanza por las maravillas que hace en nosotros. Y que este magníficat sea testimonio alegre y memoria agradecida que transmita a las nuevas generaciones la antorcha de la fe. Que Dios los bendiga. Muchas gracias.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda