Martes, 18 de junio de 2024

Religión en Libertad

Urbi et Orbi: Francisco citó a Nicaragua al orar por quienes no pueden profesar libremente su fe

Francisco imparte la bendición Urbi et Orbi en el Domingo de Pascua.
Francisco imparte la bendición Urbi et Orbi en el Domingo de Pascua.

G. de A.

Aproximadamente 45.000 fieles asistieron este domingo a la misa de Pascua y a la bendición Urbi et Orbi en la Plaza de San Pedro, que presentó un lleno bastante notable en comparación con lo que ha venido siendo tónica habitual en los últimos meses.

La Plaza de San Pedro y la Via Conciliazione, llenas de fieles.

La ceremonia comenzó con el Resurrexit, rito en el cual dos diáconos abrieron un antiguo icono que representa a Cristo para que Francisco lo inciensase. Seguidamente, el Papa llevó a cabo el rito de aspersión de los fieles con agua bendita.

El icono que presidió la misa de Pascua.

Después de las lecturas se cantó la secuencia de Pascua y el Evangelio fue proclamado en latín y en griego. Dado que Francisco había predicado en la Vigilia Pascual y dirigiría al mundo el tradicional mensaje de Pascua, no hubo homilía, sustituida por unos minutos de silencio. Las lecturas se hicieron en español y en francés, y las oraciones de los fieles fueron leídas en chino, alemán, inglés, árabe y ucraniano. 

Finalizada la misa, se cantó el Regina Coeli, oración que en tiempo pascual sustituye al tradicional Ángelus.

Luego Francisco recorrió la Plaza de San Pedro en papamóvil, sentado y bendiciendo a la multitud, hasta acercarse las doce horas, en las que estaba prevista la tradicional bendición Urbi et Orbi, con la que se podía ganar indulgencia plenaria.

Francisco recorrió la Plaza de San Pedro bendiciendo a los fieles.

El acto de la bendición fue solemnizado por la formación de la Guardia Suiza y por la banda de música de la Gendarmería Vaticana y de los Carabineros italianos, que tocaron los respectivos himnos antes de que el Papa se dirigiese a la multitud.

La Guardia Suiza veló por la seguridad y honores de la celebración pascual.

Como es costumbre, Francisco citó en su mensaje de Pascua diversos lugares del mundo donde hay conflictos, mencionando expresamente a Ucrania, Siria, Jerusalén, Líbano, Túnez, Haiti, Etiopía, Sudán del Sur, República Democrática del Congo, Burkina Faso, Malí,  Mozambique, Nigeria y Myanmar.

Recordó igualmente "a las comunidades cristianas que hoy celebran la Pascua en circunstancias  particulares, como en Nicaragua y en Eritrea" y pidió a Dios por "todos aquellos a quienes se les impide profesar libre y públicamente su fe". 

Francisco, en el balcón de la Basílica de San Pedro desde donde impartió la bendición Urbi et Orbi.

"Inspira, Señor, a los responsables de las naciones", añadió, "para que ningún hombre o mujer sea discriminado y  pisoteado en su dignidad; para que en el pleno respeto de los derechos humanos y de la democracia  se sanen esas heridas sociales, se busque siempre y solamente el bien común de los ciudadanos, se garantice la seguridad y las condiciones necesarias para el diálogo y la convivencia pacífica". 

Un momento del mensaje papal.

Francisco, que estuvo de pie para escuchar los himnos, saludar a los fieles e impartir la bendición estando de pie, leyó el mensaje sentado. Comenzó su mensaje de Pascua proclamando que con la Resurrección "en Jesús se realizó el paso decisivo de la humanidad: de la muerte a la vida, del pecado a la gracia, del miedo a la confianza, de la desolación a la comunión".

Él es "Señor del tiempo y de la historia", es "el Viviente" que "está con nosotros para siempre": "Sí, hermanos y  hermanas, en Pascua el destino del mundo cambió", es "el día más  importante y hermoso de la historia".

En la línea de lo que había dicho en la Vigilia Pascual, Francisco recordó que la Pascua puso en movimiento a los discípulos, impulsados por la "esperanza" por una "alegría incontenible", como la de San Pedro al lanzarse al agua desde la barca para llegar cuanto antes a la orilla y encontrar a Jesús Resucitado: "En Pascua el andar se acelera y se vuelve una carrera, porque la humanidad ve la meta de su camino, el sentido de su destino, Jesucristo, y está llamada a ir de prisa hacia Él, esperanza del mundo".

"Apresurémonos también nosotros", exhortó Francisco, "a crecer en un camino de confianza recíproca: confianza  entre las personas, entre los pueblos y las naciones. Dejémonos sorprender por el gozoso anuncio de  la Pascua, por la luz que ilumina las tinieblas y las oscuridades que se ciernen tantas veces sobre el  mundo".

Comentarios
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda