Domingo, 05 de febrero de 2023

Religión en Libertad

«Una Iglesia pura para los puros es sólo el renacimiento de la herejía cátara»

El Papa felicita la Navidad a la Curia, pide perdón... y avisa de la tentación de «sentirse seguros»

Curia
El Papa ante la Curia Romana: "Discúlpenme, hermanos y hermanas, si a veces digo cosas que pueden sonar duras y fuertes, no es porque no crea en el valor de la dulzura y la ternura, sino porque es bueno reservar las caricias para los cansados ​​y oprimidos, a veces un consuelo es sólo engaño del demonio y no don del Espíritu".

J. Cadarso

El Papa se reunió este jueves 22 de diciembre con la Curia Romana para felicitarle la Navidad. Durante su discurso, el Santo Padre comentó que "la verdadera herejía no consiste sólo en predicar otro Evangelio sino también en dejar de traducirlo a las lenguas y modos corrientes. Así mismo, Francisco pidió perdón a los presentes por utilizar a veces palabras duras para llamarles a la conversión y a no dejarse "engañar por el demonio". 

"La humildad del hijo de Dios que entra en nuestra condición humana es para nosotros una escuela de adhesión a la realidad. Así como elige la pobreza, que no es simplemente la ausencia de bienes, sino la esencialidad, así cada uno de nosotros está llamado a volver a lo esencial de nuestra vida, a tirar todo lo superfluo y que puede convertirse en un obstáculo para la vida. Este camino a la santidad no debe ser negociado", empezó diciendo el Papa.

Poner en práctica el bien

Para Francisco, ahora que finaliza el año, es importante ser agradecidos. "Sólo cuando somos conscientes del bien que el Señor ha hecho por nosotros somos capaces también de dar nombre al mal que hemos experimentado o sufrido. Ser conscientes de nuestra pobreza, sin ser también conscientes del amor de Dios, nos aplastaría. En este sentido, la actitud interior a la que debemos dar más importancia es la gratitud", relató.

El Papa llamó una vez más a la conversión. "Muchas cosas han pasado en este último año, y ante todo queremos dar gracias al Señor por todos los beneficios que nos ha concedido. Pero entre todos estos beneficios esperamos que también esté nuestra conversión. Lo peor que nos puede pasar es pensar que ya no necesitamos conversión, tanto a nivel personal como comunitario", señaló.

En este sentido, Francisco resaltó en qué consiste volverse a Dios. "Convertirse es aprender cada vez más a tomar en serio el mensaje del Evangelio y tratar de ponerlo en práctica en nuestra vida. No es simplemente alejarse del mal, es poner en práctica todo el bien posible. Ante el Evangelio permanecemos siempre como niños necesitados de aprendizaje. Asumir que hemos aprendido todo nos hace caer en el orgullo espiritual", afirmó.

El Santo Padre hizo memoria de los grandes acontecimientos de este año y recordó el sexagésimo aniversario del Concilio Vaticano II. "¿Qué fue el Concilio sino una gran oportunidad de conversión para toda la Iglesia? Decía San Juan XXIII: 'No es el Evangelio el que cambia, somos nosotros los que comenzamos a comprenderlo mejor'. La conversión que nos regaló el Concilio fue un intento de comprender mejor el Evangelio, de hacerlo actual, vivo, operativo en este momento histórico", comentó.

papacuria

El Papa animó a no cerrarse en sí mismos. "Lo opuesto a la conversión es el fijismo, es decir, la convicción oculta de no necesitar más comprensión del Evangelio. Es el error de querer cristalizar el mensaje de Jesús en una única forma que sea siempre válida. La forma, por otro lado, siempre debe poder cambiar para que la sustancia siempre sea la misma. La verdadera herejía no consiste sólo en predicar otro Evangelio (cf. Gal 1, 9), como nos recuerda Pablo, sino también en dejar de traducirlo a las lenguas y modos corrientes, como hizo el Apóstol de los gentiles. Preservar significa mantener vivo y no aprisionar el mensaje de Cristo", afirmó.

No dejarse aprisionar

Por ello, es importante desterrar el orgullo. "Nuestro primer gran problema es confiar demasiado en nosotros mismos, en nuestras estrategias, en nuestros programas. Es el espíritu pelagiano del que he hablado varias veces. Entonces algunos fracasos son una gracia, porque nos recuerdan que no debemos confiar en nosotros mismos, sino sólo en el Señor. Algunas caídas, incluso como Iglesia, son un gran llamado a volver a poner a Cristo en el centro. Porque 'el que no está conmigo, está contra mí, y el que no recoge conmigo, desparrama' (Lc 11,23). Es así de simple", recuerda.

Francisco anima también a estar vigilantes. "Denunciar el mal es muy poco, incluso el que se cuela entre nosotros. Lo que uno tiene que hacer es decidirse por una conversión frente a él. La simple denuncia puede darnos la ilusión de haber resuelto el problema, pero en realidad lo que importa es hacer cambios que nos pongan en condiciones de no dejarnos aprisionar por la lógica del mal, que muchas veces es una lógica mundana. En este sentido, una de las virtudes más útiles para practicar es la de la vigilancia", propone.

En este sentido recuerda los peligros a los que se ve sometida la propia Iglesia. "A todos nos habrá pasado perdernos como esa ovejita o alejarnos de Dios como el hijo menor (...). Pero la gran atención que debemos prestar en este momento de nuestra existencia se debe a que formalmente nuestra vida actual está en casa, dentro de los muros de la institución, al servicio de la Santa Sede, en el corazón mismo de la vida eclesial. Por eso mismo podríamos caer en la tentación de pensar que estamos seguros, que estamos mejor, que ya no tenemos que convertirnos", explica.

Francisco pidió perdón por algunas de sus palabras. "Corremos más peligro que todos los demás, porque somos socavados por el 'diablo cortés', que no viene haciendo ruido sino trayendo flores. Discúlpenme, hermanos y hermanas, si a veces digo cosas que pueden sonar duras y fuertes, no es porque no crea en el valor de la dulzura y la ternura, sino porque es bueno reservar las caricias para los cansados ​​y oprimidos, a veces un consuelo es sólo un engaño del demonio y no don del Espíritu", comenta.

Aquí puedes ver el encuentro del Papa con la Curia Romana.

Para concluir el Papa recuerda que hay que comprender al otro. "Misericordia es aceptar que el otro también puede tener sus límites. Una vez más, es justo admitir que las personas y las instituciones, precisamente por ser humanas, también son limitadas. Una Iglesia pura para los puros es sólo el renacimiento de la herejía cátara. Si no fuera así, el Evangelio, y la Biblia en general, no nos habrían hablado de las limitaciones y defectos de muchos a los que hoy reconocemos santos", afirma.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda