Jueves, 22 de octubre de 2020

Religión en Libertad

Con el pecado ni se pacta ni se dialoga


Con el pecado ni se pacta ni se dialoga, sino que se le rechaza. Y digo esto porque hay momentos en los que se quiere llegar a las medias verdades dialogadas que son las mayores mentiras y todo por querer complacer al auditorio.

El relativismo se manifiesta como el hilo conductor de un pensamiento débil y de una descomposición tal en la que ‘todo vale’ con tal que sea una percepción sentimentalista y afectista. Lo peor del relativismo es que trastoca la verdad con la mentira, lo auténtico con la falta de calidad y la virtud con el vicio. Ya el mismo San Juan Pablo II lo decía con firmeza y claridad: “El gran problema del futuro será el relativismo”. Más de una vez lo pude escuchar en sus homilías y discursos: “No es malo el deseo de vivir mejor, pero es equivocado el estilo de vida que se presume como mejor, cuando está orientado a tener y no a ser, y que quiere tener más no para ser más, sino para consumir la existencia en un goce que se propone como fin en sí mismo” (Centesimus annus, 3).

Con el pecado ni se pacta, ni se dialoga puesto que es de justicia eliminar el mal y favorecer el bien. Cualquier ambigüedad es un crimen psicológico y espiritual. A veces se ha confundido el diálogo con la cesión de la verdad para que el interlocutor no se ofenda y esto, en definitiva, es adorar a la mentira.

El pecado es negar con la vida el amor que hemos recibido de Dios. El pecado se ausenta de Dios porque lo margina. Dios está siempre con los brazos abiertos. Recordamos lo que sucedió con el hijo pródigo. “En la respuesta a la llamada de Dios, implícita en el ser de las cosas, es donde el hombre se hace consciente de su trascendente dignidad. Todo hombre ha de dar esta respuesta, en la que consiste el culmen de su humanidad y que ningún mecanismo social o sujeto colectivo puede sustituir. La negación de Dios priva de su fundamento a la persona y, consiguientemente, la induce a organizar el orden social prescindiendo de la dignidad y responsabilidad de la persona” (Juan Pablo II, Centesimus annus, 14). Si algo conviene aplaudir al hijo pródigo es que no tuvo vergüenza en volver a su casa donde el padre le esperaba. Se deshizo de sus complejos y se lanzó a la mayor y mejor aventura.

Dialogar con el pecado es dejarse llevar por el instigador que es el Maligno: “El diablo es un mal pagador, ¡no paga bien! ¡Es un estafador! Te promete todo y te deja sin nada. El diablo es astuto: no se puede dialogar con él. Siempre pone un cebo que son las tentaciones, todos lo sabemos porque todos las padecemos. Tentaciones de vanidad, de soberbia, de codicia, de lujuria, de avaricia, de pereza” (Francisco, Homilía en Santa Marta-Vaticano-, 10 de febrero del 2017).

Con la tentación no se dialoga porque para liberarse de ella, ante todo, lo que ha de hacerse es rechazarla y no darle ninguna tregua. De ahí que cuando hoy tanto se habla de diálogo conviene saber al interlocutor a quien tiene uno delante de sí y todo lo más, si es un auténtico diálogo, ir por el camino de la conversión como hizo Jesucristo con la adúltera. “Tampoco yo te condeno; vete y a partir de ahora no peques más” (Jn 8, 11). Jesucristo ni es legalista, ni es permisivo, sino que conjuga la verdad, la justicia, el amor y la misericordia. “Conviene avisar que nunca de tal manera nos transportemos en mirar la divina misericordia, que no nos acordemos de la justicia; ni de tal manera miremos la justicia, que no nos acordemos de la misericordia; porque ni la esperanza carezca de temor, ni el temor de la esperanza” (Fray Luis de Granada, Vida de Jesús 13).

La educación en la vida de fe ha de tantearse siempre y hemos de pensar si sabemos estar en el lugar que nos corresponde, sin miedos y sin traumas, puesto que es fácil caer en la trampa del simpatizar tanto con la otra persona o ambiente que se llegue a caer en el legalismo o en la permisividad. Y ante la propuesta engañosa de “estamos en otros tiempos”, “hoy han cambiado los parámetros sociales y psicológicos”, “conviene ser más flexibles”, “la Iglesia debe cambiar en sus ideas y posturas”… la trampa es segura y de ella se ha de salir, o mejor, procurar estar atentos y dar el paso de escapar. Con el pecado, ni pacto, ni diálogo; con el pecador, verdad y misericordia.

Publicado en Iglesia Navarra.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Esta noticia sólo la podemos hacer con tu ayuda

DONA AHORA