Domingo, 16 de junio de 2019

Religión en Libertad

Del sufrimiento de los avestruces y Dios


Ignacio Larrañaga, en su libro "Del Sufrimiento a la Paz", afirma: "Solo hay dos cosas que son comunes a todos los seres humanos: que van a sufrir y que van a morir". Este mensaje puede resultar apocalíptico para algunos y todo un "marrón" para muchos, pero es 100% verdad.

por Gonzalo de Alvear

Opinión

El maestro de espiritualidad Ignacio Larrañaga, en su libro Del Sufrimiento a la Paz, afirma: “Solo hay dos cosas que son comunes a todos los seres humanos: que van a sufrir y que van a morir”. Este mensaje puede resultar apocalíptico para algunos y todo un “marrón” para muchos, pero es 100% verdad.
 
Sabiéndolo de antemano, es de suponer que en todas las escuelas del mundo se enseña a los niños, desde su más tierna infancia, a aceptar esta verdad, a abrazarla y a aprender a vivir sabiamente con ella. Y también sería natural que en las familias se hablara del sufrimiento y la muerte como algo natural y que si alguno de los miembros sufriera, esto no produjera escándalo de ningún tipo y se aplicaran sobre el sufriente las técnicas milenarias aprendidas para analizarlo, gestionarlo y minimizar sus consecuencias.
 
Pues no, señores. Nada de esto ocurre y mucho menos hoy, donde buscamos desesperadamente la felicidad de nuestros hijos y de nosotros, intentando vivir en el País de Nunca Jamás, negando aquello que no se puede negar y ocultando nuestras cabezas bajo tierra como si fuéramos avestruces.
 
Y pasa lo que pasa. Que las cosas demasiadas veces vienen torcidas y no salen como nos gustaría, que nos quedamos sin curro, que nos sentimos poco queridos, que nuestros hijos no nos hacen caso; que personas que queremos nos tratan mal (o al menos eso creemos)… que enfermamos… y morimos. Y nos damos cuenta con el tiempo de que el sufrimiento es inevitable y de que Larrañaga era muy sabio.
 
Hoy ha comenzado  la Cuaresma. Cuarenta días en los que recordamos la Pasión y Muerte de Jesús. También recordamos lo que somos, seres muy limitados pero hijos muy amados. Y recordamos algo fascinante, algo que sólo podía venir de Dios: la invitación a poner nuestros sufrimientos a los pies de la Cruz para que Jesús los transforme en una oración corredentora, la oración más hermosa, la más eficaz.
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Miles de personas han leído esta misma noticia. Sólo con tu ayuda podremos seguir adelante

DONA AHORA