Miércoles, 20 de noviembre de 2019

Religión en Libertad

La envidia


En­tre las prin­ci­pa­les ma­ni­fes­ta­cio­nes del en­vi­dio­so está la crí­ti­ca, la mur­mu­ra­ción, la in­ju­ria, la di­fa­ma­ción, la ven­gan­za y el re­cha­zo de las per­so­nas en­vi­dia­das.

El Ca­te­cis­mo de la Igle­sia Ca­tó­li­ca afir­ma que la en­vi­dia es la tris­te­za que se ex­pe­ri­men­ta ante el bien del pró­ji­mo y el de­seo des­or­de­na­do de apro­piár­se­lo. Los psi­coa­na­lis­tas sue­len de­cir que el en­vi­dio­so es un ser in­sa­tis­fe­cho, pues ex­pe­ri­men­ta en lo más pro­fun­do de su co­ra­zón el ren­cor y los ce­los ha­cia las per­so­nas que po­seen algo que él desea­ría te­ner pero que no tie­ne o no pue­de desa­rro­llar.

Las per­so­nas en­vi­dio­sas, en vez de acep­tar con paz las pro­pias li­mi­ta­cio­nes y ca­ren­cias, ma­ni­fies­tan sen­ti­mien­tos de odio en sus pa­la­bras y com­por­ta­mien­tos. En al­gu­nos ca­sos, in­clu­so desea­rían des­truir o eli­mi­nar a to­dos aque­llos que, con su es­ti­lo de vida y con sus ac­tua­cio­nes, les re­cuer­dan sus li­mi­ta­cio­nes y ca­ren­cias. Por eso, po­dría­mos afir­mar que la en­vi­dia es una ma­ni­fes­ta­ción de la de­bi­li­dad de la per­so­na en to­dos los sen­ti­dos.

En­tre las prin­ci­pa­les ma­ni­fes­ta­cio­nes del en­vi­dio­so está la crí­ti­ca, la mur­mu­ra­ción, la in­ju­ria, la di­fa­ma­ción, la ven­gan­za y el re­cha­zo de las per­so­nas en­vi­dia­das. En al­gún caso, como se­ña­la el li­bro del Gé­ne­sis, quien se deja do­mi­nar por la en­vi­dia pue­de lle­gar in­clu­so a eli­mi­nar a su pro­pio her­mano de san­gre al cons­ta­tar que es va­lo­ra­do por su con­duc­ta o tie­ne éxi­to en sus ac­ti­vi­da­des pro­fe­sio­na­les.

El pe­ca­do de la en­vi­dia, con­si­de­ra­do por San Agus­tín como “el pe­ca­do dia­bó­li­co por ex­ce­len­cia”, tie­ne sus raí­ces en el or­gu­llo y en la so­ber­bia. La per­so­na so­ber­bia y or­gu­llo­sa se con­si­de­ra a sí mis­ma su­pe­rior a los de­más se­res hu­ma­nos y, en oca­sio­nes, in­clu­so pre­ten­de ocu­par el lu­gar re­ser­va­do a Dios para po­der de este modo de­ci­dir so­bre el bien y el mal. En este pe­ca­do in­cu­rrie­ron Adán y Eva al con­sen­tir a la ten­ta­ción del ma­ligno en vez de obe­de­cer a Dios (Gen 3, 1-7).

El dé­ci­mo man­da­mien­to de la Ley de Dios nos exi­ge a los cris­tia­nos que des­te­rre­mos la en­vi­dia de nues­tro co­ra­zón, pues si nos de­ja­mos do­mi­nar por ella po­de­mos lle­gar a rea­li­zar las más gra­ves fe­cho­rías. En cual­quier caso, la en­vi­dia nos im­pi­de amar a Dios so­bre to­das las co­sas, aco­ger el man­da­mien­to del amor y con­cre­tar este amor en las re­la­cio­nes con nues­tros se­me­jan­tes. Con la ayu­da de la gra­cia di­vi­na, he­mos de lu­char con­tra la en­vi­dia prac­ti­can­do la be­ne­vo­len­cia, la hu­mil­dad y el aban­dono en las ma­nos del Pa­dre ce­les­tial.

En nues­tros días, no re­sul­ta di­fí­cil des­cu­brir sen­ti­mien­tos de en­vi­dia en las re­la­cio­nes fa­mi­lia­res, so­cia­les y po­lí­ti­cas. Esta cons­ta­ta­ción de­be­ría ayu­dar­nos a to­dos a ha­cer un exa­men de con­cien­cia para ana­li­zar la mo­ti­va­ción de nues­tros com­por­ta­mien­tos y para pe­dir­le al Se­ñor que nos con­ce­da la gra­cia de ale­grar­nos en todo mo­men­to por el bien de nues­tros her­ma­nos y a no juz­gar a na­die por sus com­por­ta­mien­tos.

Cuan­do so­mos ca­pa­ces de dis­fru­tar de los bue­nos mo­men­tos de la vida de nues­tros her­ma­nos y co­la­bo­ra­mos con los ta­len­tos re­ci­bi­dos de Dios a la con­se­cu­ción de su fe­li­ci­dad, es­ta­mos cre­cien­do como per­so­nas y como hi­jos de Dios, que quie­re que to­dos los hom­bres se sal­ven y que hace sa­lir el solo so­bre jus­tos y pe­ca­do­res.
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Miles de personas se perderán esta noticia si tu no nos ayudas

DONA AHORA